metaverso

Me encontraba saliendo de la bajada de una montaña y después flotando sobre un cañón profundo, sacudido por un segundo por el mismo vértigo que sentí la primera vez que di un paseo en helicóptero. Había entrado en un espacio en el metaverso, y estaba lleno de magia: lugares a los que ir, cosas que hacer y aprender, y personas con las que interactuar. Escéptico al principio, me conquistó nada más empezar. Podía experimentar los viajes y el entretenimiento como si estuviera allí, moviéndome a través del espacio y el tiempo, todo esto posible gracias a mis gafas de realidad virtual y la aplicación que estaba usando con él. Con mi primer avatar, el ego alternativo que me sustituyó en este metaverso supuso un desafío diferente. Tuve que elegir el aspecto que quería en este extraño espacio nuevo que no ocupaba ningún lugar físico, y estoy seguro de que le dediqué más tiempo que el que necesito para hacer la maleta de un viaje largo de trabajo.

El metaverso es un descriptor de los muchos espacios virtuales en tiempo real basados en Internet que se pueden utilizar para el trabajo y las experiencias sociales, a menudo utilizando avatares. Esto puede parecer al principio como un concepto extraído de películas de ciencia ficción, pero la tecnología es real y las empresas ya están empezando a dar sus primeros pasos virtuales en este entorno virtual. Lo que podía ser una auténtica fantasía hace unos años se está convirtiendo rápidamente en la realidad virtual de hoy.

Los números también lo respaldan. El metaverso ha sido valorado como una oportunidad de mercado de 800 mil millones de dólares por Bloomberg y, aunque otros podrían no estar de acuerdo con la estimación exacta, compañías como JP Morgan y PWC planean atender a los clientes que han invertido en propiedades inmobiliarias virtuales utilizando esta tecnología. Esto ha llevado a otros a considerar qué oportunidades podría proporcionar el metaverso para sus operaciones.

El metaverso es un descriptor de los muchos espacios virtuales en tiempo real basados en Internet

Las empresas ya están habilitando aplicaciones de realidad virtual para que los clientes puedan navegar a través de sus espacios virtuales “físicos” y aprender más sobre sus servicios u ofertas. Los profesionales sanitarios pueden ver imágenes en 3D del cuerpo humano para facilitar los diagnósticos y tratamientos. Los socorristas pueden realizar ejercicios en entornos simulados para estar preparados para manejar los desafíos de triaje y contención en tiempo real. La lista de posibles casos de uso es casi infinita, al igual que la oportunidad que supone a corto plazo.

Pero, las grandes oportunidades generalmente vienen con riesgos asociados, algo aplicable también para al metaverso: el gobierno del Reino Unido ya ha destacado la importancia de la ciberseguridad y la gobernanza en este entorno en el Proyecto de Ley de Seguridad en Línea de este año. Por lo tanto, si bien es inspirador ver tanto interés en las posibilidades que generará del metaverso, las empresas también deben considerar cómo pueden garantizar la seguridad y la privacidad en sus empresas virtuales.

Regulación y gobernanza

En una economía abstracta, donde las experiencias en este nuevo entorno virtual crean oportunidades para que las personas se desenvuelvan a través de varios canales en Internet, un sistema de regulación y gobernanza con intermediarios reconocidos es esencial para garantizar la supervisión y generar confianza. Por ejemplo, las transacciones financieras realizadas a través de avatares inteligentes generarán datos, por lo que surgen preguntas sobre cómo deben procesarse y regularse esos datos y qué contratos deben existir para garantizar la privacidad.

La información derivada de sus activos e interacciones digitales, ya sean técnicas o sociológicas, debe ser regulada, y los usuarios deben estar protegidos del uso malicioso o manipulador de sus datos. Un método para hacer esto es a través del acceso a los datos y la transparencia de uso. Esto es teóricamente posible mediante el uso de registros inmutables para capturar el acceso y la utilización de datos que, cuando se descentralizan (como en blockchain) podrían proporcionar un acceso democratizado para monitorizar y gobernar el comportamiento de aquellos que desean usar los datos. Además, el concepto de propiedad y monetización en un espacio como el metaverso se puede democratizar a través de capacidades como los tokens no fungibles (NFT) utilizados en una cadena de bloques.

Preocupaciones de seguridad

La proliferación de datos generados por el metaverso amplifica los riesgos asociados como las filtraciones de datos y los ataques de ciberseguridad. Y debido a que está realizando transacciones en un entorno virtual, existen riesgos potencialmente mayores de robo de identidad y suplantación de identidad. Preocupaciones legítimas que incluyen tokens no fungibles falsificados y avatares falsos, que podrían revelar información confidencial y permitir el acceso no deseado a carteras de criptomonedas y estafas de blockchain de organizaciones financieras falsas.

Además de las preocupaciones relacionadas con la gobernanza descritas anteriormente, algunas de las principales amenazas de seguridad están asociadas con la identidad, los datos y la privacidad. Los robos de identidad, como los ataques de suplantación de identidad, la identidad no autorizada y robada, y la vinculación de interoperabilidad no autorizada, pueden ocurrir en un metaverso. Las amenazas relacionadas con los datos son muy similares a las que existen hoy en día, como la manipulación de datos, la suplantación de identidad, la inyección de datos falsos, etc. Garantizar la privacidad es aún más importante en un metaverso porque el comportamiento del usuario se puede capturar a un nivel más detallado que en el mundo físico. Además de los tipos de ataques de malware que vemos en la Web 2.0, hay más posibilidades de “ataques Sybill” donde una identidad (hacker) puede pretender ser muchas identidades al mismo tiempo.

Mientras que un metaverso trata sobre nuestra experiencia con el Internet del futuro, la Web 3.0 trata sobre cómo se construirá el futuro de Internet

Ante todas estas cuestiones, es importante desarrollar una mentalidad de “seguridad y privacidad de base”, ya que el número de interacciones y la proliferación de datos relacionada deben protegerse adecuadamente. Además, los algoritmos que impulsan las experiencias del metaverso están en constante desarrollo, lo que crea una complejidad adicional que deberá ser monitorizada y protegida. La tarea de proteger los activos, los datos y las personas de una empresa es enorme y deberá ser compartida por aquellos que trabajan en tecnologías que respaldan las experiencias en este entorno y los usuarios, así como por los organismos gubernamentales que proporcionan regulación sobre el flujo de datos entre ellos.

Formar a los empleados

Mientras que un metaverso trata sobre nuestra experiencia con el Internet del futuro, la Web 3.0 trata sobre cómo se construirá el futuro de Internet. Las empresas que construyen con Web 3.0 deben asegurarse de que sus empleados tengan las habilidades y herramientas para identificar amenazas, internas y externas, y tomar las medidas adecuadas para reducir los riesgos de seguridad. En el pasado, innumerables empresas perdieron la confianza del consumidor debido a la falta de seguridad y prácticas seguras en las aplicaciones Web 2.0. Todos los empleados deben estar formados y equipados con la información correcta para ayudar a garantizar la seguridad personal y empresarial y evitar la proliferación de datos y brechas. Las organizaciones necesitan implementar un enfoque educativo al comienzo de su viaje hacia la construcción con la Web 3.0 y la creación de paradigmas de interacción en un metaverso.

 Por qué importan las experiencias en el metaverso

El mundo está acosado por una serie de problemas aparentemente intratables, como el cambio climático, las desigualdades económicas y la amenaza actual que representa la pandemia. Las experiencias en el metaverso crean un entorno que puede ayudar a las empresas, los gobiernos y los emprendedores sociales a abordar estos temas principales a través de la inmersión y la colaboración mejorada. Sin embargo, existe una necesidad generalizada de formación y consultoría, especialmente a medida que la innovación continúa adelantándose a la regulación.

La Web 3.0 ya se está utilizando para habilitar muchos de los nuevos paradigmas de interacción en el metaverso para clientes, inversores y empleados, mientras que los gobiernos podrán usarla para comunicarse mejor con sus ciudadanos. Pero las preocupaciones persistentes y legítimas sobre la gobernanza y la seguridad están frenando el progreso. Asociarse con organizaciones que tienen las herramientas, la experiencia y los conocimientos puede facilitar su viaje para crear de manera segura interacciones en el metaverso que resuelvan problemas empresariales, sociales y medioambientales apremiantes.

Nicole Reineke, Vicepresidenta de Innovación, Iron Mountain

>