José Joaquín Flechoso Cibercotizante

Cuando el talento encuentra talento, el talento crece. Cuando el talento no encuentra alimento, el talento se oculta…… o se va. Cada vez es más evidente que la gente no quiere regalar talento si no es reconocido

Cada generación tiene algo que decir en cuanto al formato del talento que produce y esto nos lleva a preguntarnos ¿Coincide la oferta con la demanda? Pues…. No del todo.

También hablamos de captación de talento por parte de las empresas, pero antes de determinar qué talento necesita una empresa, tiene que conocerse a sí misma, es decir: tomar consciencia de su verdadera cultura, de sus mecánicas, su desarrollo y también de sus límites. Sólo cuando tome consciencia de su ser, podrá entender lo que necesita.

Hoy en día el talento no se mueve exclusivamente por seguridad en el empleo, pues ante todo busca oportunidades de aprendizaje y de desarrollo en empresas con una reputación contrastada. Hace años, uno de los principales factores para cambiar o quedarse en el trabajo era la relación con el superior. Hoy día, este factor es casi irrelevante.

Antes de determinar qué talento necesita una empresa, tiene que conocerse a sí misma

La estabilidad en el trabajo ya no es un hecho capital. Datos aportados por LinkedIn dicen que más del 50% de los profesionales registrados en la red social, están abiertos a cambiar de trabajo y sólo el 15% tiene poco o ningún interés en cambiar.

Las nuevas generaciones quieren empresas cuya estrategia y objetivos empresariales estén en sintonía con su desarrollo profesional. Su compromiso y motivación será posible mientras converja con su proyecto personal y sus valores. En las competencias trasversales, los expertos en RR.HH. otorgan valoraciones más altas a los jóvenes cuando conceptualizan el talento. Los headhunters del futuro actuarán como un trader pero en lugar de valores bursátiles o energía lo harán operando con talento.

>