VASS ha presentado en una rueda de prensa virtual su estudio ‘Empleabilidad y Talento Digital 2020’ elaborado en colaboración con la Universidad Autónoma de Madrid, en el cual expone la creciente falta de perfiles y competencias digitales en España.

Los servicios digitales muestran una fuga de actividad cercana a los 315M de euros anuales, y una merma de 110M de euros de recaudación fiscal al año y de un 12,5% menos de nuevas contrataciones, que equivaldría a un mínimo de 3.600 vacantes por año.

“El hecho de no poder contratar implica perder oportunidades de crear empleo y, por tanto, oportunidades de negocio que acaban afectando a la economía nacional”, afirma Antonio Rueda, director de la Fundación VASS, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid

Participantes de la presentación

El estudio ha sido presentado por el director de la Fundación de la Universidad Autónoma de Madrid D. Fidel Rodríguez Batalla; presidente de la Fundación VASS, D. Fco. Javier Latasa en su apertura; la directora del ONTSI, Dña. Lucía Velasco.

La presidenta de AEC, Dña. Elena Salgado; la directora de Talento de Vodafone, Dña. Rebeca Navarro y el subdirector en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la Universidad de Sevilla y coautor del estudio, D. Pablo Trinidad.

Empleabilidad y Talento Digital 2020

El estudio revela que el auge del comercio electrónico en las empresas está un 30% por encima del promedio comunitario y ha crecido un 125% desde 2011, con un salto muy significativo en 2020, por la restricción de movimientos durante el confinamiento.

Y es que, la UE estima que el 45% de los empleos en 2022 estarán relacionados con el ámbito digital y, sólo LinkedIn, contabilizaba a finales de 2020 más de 285.000 vacantes para puestos tecnológicos en Europa.

III edición del estudio ‘Empleabilidad y Talento Digital 2020´

Otra de las conclusiones afirma que, pese a ser España el país de la UE donde más ha crecido la base de empresas que contratan especialistas TIC, un 117% entre 2012 y 2020, el número de egresados universitarios en estas ramas se ha reducido un 23,2%.

Entre 2011 y 2019, España es, tras Italia, el país de la UE donde menos ha crecido esta base de perfiles técnicos. Las disciplinas STEM tienen un muy discreto peso entre el alumnado puesto que poco más de uno de cada cinco pertenecen a estas disciplinas.

Competencias de talento digital

A nivel global, la brecha entre el nivel de talento que las empresas requieren y el que presentan los jóvenes informáticos de la educación superior alcanza un 46,8%, y confirma que el déficit no ha dejado de crecer desde 2018.

Las competencias comportamentales o soft skills, tienen una brecha menor que alcanza el 40,5%, a pesar de que la pandemia ha ensanchado esa diferencia en más de cinco puntos respecto a la anterior edición. Con elación a las competencias técnicas o hard skills.

Los retos para frenar el déficit

El cada vez más amplio gap de talento tiene este año una mayor trascendencia por el protagonismo que ha cobrado la transformación digital como eje de la recuperación económica del país tras la llegada del Covid-19.

En esa línea, y como primer reto, se señala que la universidad necesita poner en marcha herramientas de flexibilidad administrativa para evolucionar sus planes de estudio y mejorar su capacidad presupuestaria.

Otro de los desafíos que plantea este informe es la posición de la mujer en el sector TIC. En términos generales, suponen el 46% de la fuerza laboral en España, pero en el sector TIC apenas llegan al 32%.

Por último, el papel que desempeña la Administración Pública es esencial como impulsor del cambio. Así lo indica el Plan de Acción del Pilar Europeo de Derechos Sociales, con el que la UE quiere fomentar las competencias digitales avanzadas con el objetivo de pasar de los 7,8 millones de especialistas TIC actuales a los 20 millones.