En la edición 2016 de los tradicionales premios Byte TI, destacamos sobre todos, el de Personalidad del Año, que en esta ocasión ha recaído en María José Talavera, directora general de VMware. Un premio muy exclusivo que otorgamos no solo a aquellos directivos que consiguen unos buenos resultados para su empresa –que también coincide en la persona que nos ocupa- sino que tenemos en cuenta también su trayectoria y proyección en nuestra industria. Esta joven veterana, exigente, con una visión global del mercado privilegiada, reúne todas esas características que le hacen ser una líder respetada. Se le añaden conocimientos sobrados de los complejos sistemas que tiene que vender, además del acierto en la gestión económica de su propia empresa. Para mí, solo tiene un defecto: tal vez se excede en el entusiasmo y dedicación que pone a su labor, porque este tipo de multinacionales no suelen tener en consideración lo que sus directivos se esfuerzan por ellas.

Publicidad

Nuestro segundo premio en relevancia, el de Mejor Director de Marketing, no hemos tenido más remedio que repartirlo en esta ocasión. Sin muchas dudas, pensamos que la mejor labor en esta materia durante el pasado año fue la que se hizo en HP con motivo de su conversión en dos corporaciones independientes. Una tarea complicada, ingente, bien planificada y con unos excelentes resultados. Sin quitar mérito a HP Inc, y como quiera que ya el año pasado premiamos al gran Salvador Cayón, en la parte de HP Enterprise han sido tres profesionales las encargadas de poner al día, con indudable éxito, la nueva imagen de HP: se trata de Isabel Benavente, Catalina Roa y Mónica García Manzanares. Cada una en su división, han demostrado que, con inteligencia, preparación, dosis extra de imaginación y, sobre todo, con mucho trabajo, se consiguen las metas exigidas. Cuando la consultora de turno, en unos años, se vuelva a forrar por recomendar que sería mejor volver a unir lo que ahora se ha separado, estas tres experimentadas figuras sabrán hacer el trabajo adecuadamente.

Cerrando el capítulo de los galardones a personas, que no productos o empresas, tengo que destacar al Mejor Director de Comunicación, que se lo hemos adjudicado a Fabián Gradolp, como máximo responsable en esa área en Oracle. Los que llevamos tiempo en este sector conocemos bien a Fabián y sabemos de su extraordinaria facilidad para adaptarse a la idiosincrasia de todas las empresas, que son varias, en las que ha trabajado. En los últimos años, Oracle ha tenido la gran suerte de contar con este experto en Comunicación, que domina como pocos su complicado  entorno. Es de resaltar cómo controla todos y cada uno de los numerosos y complejos productos que ha parido Larry Elisson, a la vez de contar con una excelente relación con todos los medios de comunicación.

El  resto de premios los pueden consultar en páginas interiores: van dirigidos a productos y empresas de los que hemos tenido ocasión de escribir, analizar y publicar en alguno de los números de Byte TI en el pasado año. Seguro que habrá otros con méritos suficientes para ser destacados, pero los ahora premiados tienen todas las bendiciones de nuestra redacción. ¡Enhorabuena a todos!

 

Seguimos sin Gobierno y, por consiguiente, sin política conocida para nuestra política industrial en nuevas tecnologías. Una pena porque, a estas alturas, el año está perdido. Como nos sobra de todo, nos podemos permitir este lujo: ¡madre mía!