Clubhouse ha ganado una gran popularidad, y es que, la aplicación ya cuenta con 10 millones de seguidores y con un valor económico de mil millones de dólares, lo que la sitúa a la altura de compañías como Uber o Airbnb.

A pesar de sus niveles de crecimiento, también lo hacen las dudas sobre su seguridad y privacidad, tanto en el proceso de inscripción como en la cuestión de la protección de contenido.

“Clubhouse está experimentando un crecimiento exponencial, que ha superado las expectativas de la empresa cuando aún está en fase beta, lo que ha magnificado los problemas de privacidad y seguridad que, de otro modo, probablemente se habrían solucionado durante la fase de prelanzamiento de la aplicación”, afirma Eusebio Nieva, director técnico de Check Point para España y Portugal.

Posibles problemas de seguridad de Clubhouse 

Se ha comprobado que el servidor que le proporciona la estructura back-end a la aplicación es chino, y las conversaciones se transmiten a un servidor que las deja potencialmente expuestas ante el Gobierno del país asiático. Otra de las estafas alrededor de la aplicación es la venta de invitaciones que, muchas veces, se facilitan a otras apps que roban los datos de los usuarios.

Clubhouse permite a muchas personas mantener conversaciones a través de audios, lo que hace que dichas conversaciones se eliminen al finalizar y, además, no permita la grabación de las mismas. A pesar de ello, en febrero de 2021, un usuario consiguió subir conversaciones de Clubhouse a una página web de terceros.

Estos son los consejos para evitar filtraciones de datos 

Consejos para evitar la filtración de nuestros datos en este tipo de aplicaciones:

  • Instalar sólo aplicaciones de fuentes de confianza: como las tiendas de apps oficiales (hay que recordar que actualmente Clubhouse sólo está disponible en la App Store de Apple).

En febrero de 2021, un usuario consiguió subir conversaciones de Clubhouse a una página web de terceros

  • Examinar cuidadosamente los permisos que se le concede a la aplicación para acceder a los contactos y a los datos de su dispositivo: es importante no hacer clic en “Aceptar todo”.
  • Desconfiar de las recomendaciones o invitaciones de una aplicación, incluso de alguien que se cree conocido.
  • Considerar la posibilidad de desplegar una solución de seguridad móvil en el dispositivo para protegerlo contra descargas potencialmente maliciosas.