Estas son las cinco razones para trabajar en una startup si eres desarrollador de software. Si actualmente te encuentras en búsqueda activa de empleo, un buen punto de inicio es preguntarte cómo es la empresa en la que te gustaría trabajar, ¿en una multinacional, en una PYME, como autónomo?

Si te interesa la tecnología o quieres implicarte en alguna de sus áreas, es muy probable que hayas considerado trabajar en una startup en algún momento de tu carrera. Este tipo de empresas jóvenes cuentan con gran potencial en lo que se refiere a innovación tecnológica.

Actualmente, cada vez son más los proyectos de emprendedores que logran consolidarse como empresas y la mayoría buscan colaboradores en sus inicios. Y es que el entusiasmo, la energía y la motivación para sacar adelante el proyecto son las principales características de los integrantes de una startup.

Por eso, empezar a trabajar en una de ellas desde sus primeros días puede ser una gran oportunidad para muchos profesionales.

Cinco razones para trabajar en una startup si eres desarrollador de software

Más libertad y menos “burocracia” en las decisiones: lo bueno de formar parte de una startup es que está todo por hacer y tu aportación como profesional será clave para seguir creciendo. Esto puede ser sinónimo de trabajar con libertad, creando desde cero. Por ende, es probable que se espere que tengas una fuerte capacidad de intuición e iniciativa para tomar decisiones por tu cuenta.

No eres un número más: las startups están formadas por equipos cohesionados, los miembros se conocen entre sí y es probable que trabajes mano a mano con tu jefe. Los límites entre las funciones están poco definidos, la jerarquía es más sencilla, se incentiva a los integrantes a hacer algo más que las tareas adjudicadas a cada trabajo y a liderar sus propios proyectos.

Mayor crecimiento profesional: una startup es el lugar ideal para el desarrollo y el crecimiento personal. Si formas parte de una, tendrás la oportunidad de impulsar tu carrera profesional tan rápido como crezca la empresa. Su modelo de trabajo facilita que los empleados ganen experiencia en menos tiempo y esto les permite ascender dentro de la organización. Así, te convertirás en un solucionador de problemas pragmático con una amplia gama de habilidades.

Aquí puedes valorar cinco razones por las que sería una buena opción trabajar en una startup si eres desarrollador de software

Amplia red de contactos: como los grupos de trabajo en una startup son reducidos, es probable que tengas que mantener contacto directo con los clientes. Esto te permitirá tener una amplia red de contactos en el mercado, conocer sus necesidades de primera mano y desarrollar soluciones relacionadas con aquellos productos/servicios que sean del agrado del cliente.

Innovación constante: en una startup los procesos de crecimiento e innovación van de la mano. Una vez que te embarques en el proyecto, estarás a la vanguardia sobre los últimos conceptos de innovación tecnológica, y serás tú mismo quien proponga nuevos métodos y nuevas herramientas de trabajo.

Si te consideras creativo, autónomo y quieres trabajar en un entorno innovador y dinámico, entonces una startup es el lugar perfecto para ti. Anímate y aplica a un puesto en una. Si tienes suerte, la experiencia de aprendizaje será única y muy valiosa en todos los niveles.

Autor: Rémi Lanvin, Engineer Manager, Personio