De un tiempo a esta parte, Canon está realizando un importante esfuerzo en toda su línea de sistema de impresión, algo que se ha traducido en la presentación de toda una serie de nuevos modelos con los que, bien ha entrado en algunos mercados considerados como estratégicos, o bien ha conseguido reforzar determinados entornos.
Este es el caso de esta LBP 5960, una impresora específicamente enfocada hacia un segmento corporativo, pequeñas y medianas empresas, grupos de trabajo, etc.

La principal características de este dispositivo es que se trata de una impresora láser color capaz de trabajar sobre papeles hasta A3, aunque sus dimensiones y peso son claramente inferiores a lo que podemos encontrar dentro de esta gama en otros fabricantes. Esto es un punto a favor teniendo en cuenta los problemas de espacio que actualmente existen en este tipo de entonos.
Por otra parte estamos ante una impresora tremendamente robusta, capaz de satisfacer las demandas de rendimiento de este tipo de entornos a través de un motor de impresión que puede trabajar a una velocidad de hasta 30 ppm tanto en monocromo como en color, con un tiempo de 7,5 segundos para la primera impresión en monocromo, alrededor de 9 segundos en color.
((Este modelo se caracteriza por una velocidad de 30 ppm y una resolución de 1.200 ppp))
La calidad en el trabajo queda también garantizada por la resolución que es capaz de aportar (hasta 1200 ppp), más que suficiente como para cubrir las necesidades de, por ejemplo, agencias de diseño con especiales necesidades de impresión a color.
En cuanto a su diseño exterior, aparte de su tamaño debemos también destacar la organización elegida para los consumibles, separando el depósito de tóner del tambor, y el modo en el que se realiza el intercambio de estos. En la zona superior, en uno de los laterales, aparece una pequeña cubierta para ofrecer acceso a los depósitos de tóner. Este novedoso sistema aporta un elevado nivel de sencillez a la hora de manipular los cartuchos, pudiendo realizar esta función cualquier usuario sin necesidad de especiales conocimientos.

En la zona frontal del dispositivo nos encontramos con la bandeja de entrada, con capacidad para 230 hojas, y una adicional multifunción (90 hojas) desde la que podremos utilizar papeles especiales hasta un grosor máximo de 220 g/m2. Esta capacidad de entrada podrá verse ampliada hasta un máximo de 1970 hojas a través de hasta 3 bandejas de 550 hojas. También, en este sentido, debemos destacar el soporte de serie para la impresión a doble cara (dúplex) automático.
Otro de los puntos diferenciadores que presenta este dispositivo es el cúmulo de funcionalidades disponibles desde su servidor web integrado. A parte de realizar la gestión y administración remota del dispositivo, ofrece posibilidades como la de llevar un completo registro de los trabajos de impresión realizados, incluyendo nombre del usuario y del documento, número de páginas o incluso la hora y día en la que se ha realizado.
((A través de esta LBP 5960, Canon se dirige con mucho acierto hacia los usuarios con especiales requerimientos de calidad y velocidad con una impresora láser color A3.))
Otras posibilidades son las de reiniciar o poner fuera de línea el dispositivo de forma remota, llevar a cabo calibraciones y limpiezas de cinta desde este interfaz, o poner en marcha procesos de seguridad en la impresión a través del filtrado de IPs o incluso direcciones MAC.