asamblea de extremadura

La presencialidad, era casi obligatoria hasta que apareció en escena el coronavirus. A partir de ese momento, las empresas y organismos públicos comenzaron a apostar por las TIC para seguir manteniendo el mismo nivel de productividad y eficiencia que se tenía previamente.

Muchas de las empresas lo hicieron prácticamente al instante, pero ¿qué sucede con las Administraciones Públicas? Y más concretamente, ¿qué ocurre en los diferentes parlamentos de nuestro país donde estar presente en el escaño es casi obligatorio? Un buen ejemplo podría ser la Asamblea de Extremadura ya que actualmente se encuentra en condiciones para poder adaptarse a la nueva realidad.

La presidencia del parlamento extremeño, decidió implementar una solución que resolviera este problema y que dotara a la Asamblea de Extremadura de las herramientas necesarias que permitieran la realización de reuniones electrónicas y que se sustentaran sobre los pilares de eficiencia, eficacia y transparencia.

Entre otros objetivos que mejorarán la eficiencia, se debía tener en cuenta la gestión de los órganos que componen la Asamblea de Extremadura, así como la gestión integral de la tramitación de los expedientes electrónicos, de las sesiones, de los asistentes y por supuesto, del orden del día. Por su parte, para garantizar la eficacia del sistema, se debía contar con la presencia de aspectos como la asistencia con voz y voto a las distintas sesiones, tanto de manera presencial como remota; acceso a todos y cada uno de los documentos incluidos en el orden del día, la gestión de dispositivos y perfiles, el establecimiento de mecanismos de agrupación de los asuntos susceptibles de votación; la posibilidad de que las votaciones telemáticas se realizaran en tiempo real; la gestión de los tiempos de intervención y finalmente, la generación de informes de votación y asistencia y la autenticación mediante firma digital.

La solución

El departamento TIC de la Asamblea de Extremadura, comenzó a trabajar en el desarrollo de una plataforma que diera solución a la problemática. Ésta, emplea dos tecnologías que se diferencian en la funcionalidad que aporta cada una de ellas. Lo explica Mariano Marín, Jefe de la Unidad de Desarrollo y Mantenimiento de Aplicaciones Informáticas de la Asamblea de Extremadura, que junto con Manuel Molina, Jefe del Departamento de Servicios Telemáticos, han sido los responsables del desarrollo y organización del proyecto respectivamente: “Por un lado, nos hallamos ante un desarrollo típico al que ya estábamos acostumbrados (PHP, SGBD MySQL, Apache, etcétera). Su utilización nos permite implementar la base de la aplicación (por ejemplo, la autenticación, la gestión de perfiles, expedientes, asistentes, pintar la interfaz, etcétera). Por otro lado, necesitábamos de un mecanismo que facilitara la interacción entre los distintos dispositivos conectados a cada reunión”.

El departamento TIC de la Asamblea de Extremadura, comenzó a trabajar en el desarrollo de una plataforma que diera solución a la problemática

El principal problema con el que se encuentran los parlamentos como el extremeño, es que actualmente, los sistemas de voto telemático o bien se ven supeditados a realizar sus votaciones de manera previa a la celebración de la reunión, lo que limita la tipología de los expedientes susceptibles de ser votados por estos medios y evita la posibilidad de poder cambiar el sentido del voto, o bien no disponen de toda la documentación y el acceso al debate durante la celebración de éste.

Sustituir impulsos

Y es que, el funcionamiento del voto electrónico es bastante rudimentario, aunque eficiente: en realidad, cuando alguien vota, se produce un impulso eléctrico que es recogido por un dispositivo hardware. Posteriormente un sistema informático es el encargado de verificar que se ha producido ese impulso eléctrico y determina si se produjo el voto y el sentido del mismo. Así que, tal y como afirma Marín, “la solución pasa por disponer de un sistema de comunicación a bajo nivel entre los distintos dispositivos conectados a la reunión que permita, por ejemplo, forzar determinados comportamientos en ellos, en respuesta a las acciones realizadas por un usuario o a determinados eventos que se produzcan. Con esto se consigue que, desde el dispositivo de la persona que preside la reunión, se pueda ordenar al resto de dispositivos que muestren la ventana de votación o la oculten, en caso de cancelarla. De igual manera, cada dispositivo informa a la presidencia del sentido del voto pulsado por el resto de usuarios”.

En principio, sustituir un sistema de comunicación basado en impulsos eléctricos mediante técnicas de programación, puede parecer complicado, pero, como afirma Marín, “la realidad es que lo hacemos de manera habitual cada vez que utilizamos sistemas de mensajería instantánea. Así que en realidad, utilizando la misma base tecnológica que se utiliza en conocidas aplicaciones como WhatsApp o Telegram, hemos integrado los dispositivos conectados a la reunión, con el fin de que intercambien determinados mensajes en respuesta a acciones de los usuarios o eventos que se produzcan. De esta forma se logra una reducción en los tiempos de respuesta y se optimiza el funcionamiento desde un entorno controlado y unificado”.

Para el desarrollo de la plataforma, todas las tecnologías que se emplearon y que permitieron su posterior implementación, están basadas en herramientas Open Source y entre ellas destaca PHP como preprocesador de hipertexto, JavaScript, jQuery y Node.js. Todas ellas, se sustentaron en un servidor web Apache, un servidor Node.js. Y un sistema gestor de bases de datos MySQL que posibilitaron el despliegue.