corea del sur covid-19 coronavirus

La crisis del coronavirus está afectando a España de forma seria y se espera que se produzca un importante repunte en los próximos días. A estas alturas nuestro país contabiliza más de 9.900 infectados y 340 muertes.

Publicidad

Estamos habituados a escuchar cómo han luchado en China contra el Covid-19 y cómo sus estrictas medidas están reduciendo de forma drástica el número de infectados. Sin embargo, es Corea del Sur un ejemplo más llamativoen la lucha contra el virus. El país asiático actualmente tiene 7.869 infectados y 66 decesos. Es decir, una tasa de mortalidad del 0,77%, bastante inferior a la de España (2,41%), Italia (6,63%) e incluso China (4,5%). ¿Qué es lo que sucede en la otra punta del mundo?

Corea del Sur tiene 7.869 infectados y 66 decesos. Es decir, una tasa de mortalidad por Covid-19 del 0,77%, bastante inferior a la de España, Italia e incluso China

La tecnología puede tener alguna de estas respuestas. Los principales usos tienen que ver con los teléfonos móviles y las apps. Una de ellas es Corona 100m. Mediante el empleo de datos públicos del gobierno, los usuarios pueden ver lo cerca que se encuentran de un lugar donde ha estado alguien que ha sido confirmado como positivo de Covid-19. La app también muestra la fecha en que se confirmó la enfermedad de un paciente, los datos demográficos del paciente y parte de su historial de localización. La aplicación además alerta si se acerca a menos de 100 m de un lugar visitado por alguien que haya dado positivo en el test del Covid-19.

En un país en el que el uso del móvil es masivo, al igual que España, cualquier app que sea útil puede ser una herramienta imprescindible. Por ejemplo, en nuestro país muchas de las quejas provienen de que los diferentes números de atención a los pacientes están saturados. En Corea del Sur lo han solucionado con una aplicación que permite a los usuarios consultar con los médicos sobre sus síntomas. De esta forma se evita que la gente sature centros médicos y hospitales y puede obtener consejos e información de casi 120 médicos en apenas 30 minutos.

La reacción del Gobierno

Evidentemente, sólo con apps, móviles y tecnologías no se puede reducir el número de contagios. El Gobierno de Corea del Sur también ha impuesto estrictas cuarentenas, muchas de ellas en su domicilio para no saturar los hospitales. Para estos pacientes, el Ministerio del Interior y Seguridad ha desarrollado una aplicación que permite a aquellas personas a las que se les ha ordenado no salir de su casa tener contacto con los trabajadores sociales e informar sobre su progreso. Además utiliza el GPS para rastrear su ubicación con lo que se aseguran de que no están rompiendo la cuarentena domiciliaria.

Otra, también desarrollada por el Gobierno surcoreano, está dirigida a aquellas personas que se encuentran en autocuarentena. El objetivo es tener controlados a todos aquellos que han tenido un contacto con alguna persona que ha sido confirmada como positiva y así evitar a los denominados como superpropagadores. Mediante el empleo de técnicas de geolocalización y posicionamemiento, los centros médicos reciben la orden de imponer la autocuarentena a todos aquellos que hayan tenido un contacto de al menos dos metros con una persona infectada. El sistema informa al centro de salud que a su vez se pone en contacto con la persona para que no abandonen bajo ningún concepto su casa y se les instruye a mantener una estricta separación de otras personas, incluyendo a los miembros de la familia. A aquellos que se encuentran en cuarentena se les asigna un oficial de casos del gobierno local, que se presenta dos veces al día por teléfono para seguir el desarrollo de cualquier síntoma, y se despliegan equipos móviles de pruebas para recoger muestras si el paciente empeora. En el supuesto de que abanodonaran su área de cuarentena designada, se enviará una alerta tanto al sujeto como al oficial del caso.

Tests rápidos

Pero, sin duda, donde más avances ha hecho Corea del Sur es en el que se refiere a las pruebas de detección. Los surcoreanos son capaces de realizar alrededor de 10.000 tests diarios y confirmar los casos positivos en sólo 10 minutos. Y de entre esas pruebas destacan las que se hacen a los coches. De igual manera que sucede con un control de alcoholemia, en Corea del Sur un conductor se puede encontrar con un control sanitario. En este caso, personal médico, equipado con ropa de protección y gafas protectoras, revisa al conductor para ver si puede tener fiebre o dificultades respiratorias, todo ello sin tener que tocarle en ningún momento. En caso de sospecha se le realiza una prueba que apenas dura 10 minutos con lo que se evitan los tests lentos y hay menos riesgo de infección al permanecer el conductor todo el tiempo en el vehículo.