Fernando Jofre telefónica

La consultora IDC estima que en este 2016 que acabamos de estrenar nada menos que 3.200 millones de personas –es decir, el 44% de la población mundial- tendrá acceso a Internet. Y de esta cifra, más de 2.000 millones va a utilizar dispositivos móviles para hacerlo.

El crecimiento en el acceso a Internet está teniendo lugar en todo el mundo, pero algunos países lo están experimentando de una forma particularmente rápida. Concretamente China, India e Indonesia lideran el camino y representarán casi la mitad de las ganancias en el acceso a nivel mundial a lo largo de los próximos cinco años. La combinación de dispositivos y redes inalámbricas de menor coste están haciendo más fácil la accesibilidad en países con poblaciones que no podían permitírselo hasta la fecha.

El ritmo previsto de crecimiento de internautas móviles está en un 2% anual hasta el año 2020, a no ser que cuajen nuevos métodos de acceso, entre los que caben mencionar las iniciativas de Google, SpaceX y Facebook, destinadas a brindar acceso a los otros 4.000 millones de personas a través de aviones de gran altitud, globos y satélites.

En los próximos cinco años el crecimiento global en el número de personas que acceden a Internet exclusivamente a través de dispositivos móviles crecerá en más de un 25% anual, a la vez que el tiempo que pasamos con ellos sigue creciendo.

Este cambio en la forma en la que accedemos a Internet está alimentando el crecimiento explosivo en áreas como el comercio y la publicidad móviles, y es algo que nuestras empresas deben tener muy muy en cuenta. Y el dato de cierre de 2015 es apabullante: según IDC en el 2015 se gastaron en línea más de 100.000 millones de dólares en cada una de las siguientes categorías: viajes, libros, CD y DVD, descarga de aplicaciones y formación online. Una pasada la verdad.

Nuestras empresas deben ponerse las pilas, atender a este público móvil sin perder oportunidades por el camino, conocerles de la mejor manera posible para dirigir los mensajes adecuados al público adecuado. Un esfuerzo que debe hacerse sin demora. En este sentido, según las conclusiones de un informe publicado por SAP y Oxford Economics hace pocos días, tan solo el 37% de las compañías de retail sabe extraer el valor de los datos para definir su estrategia de cliente, quedando patente que la integración online de los canales es un punto clave en la experiencia de compra. Las empresas deben desarrollar una estrategia digital integrada, creando con ella una visión completa del cliente. Es casi obligatorio dar un servicio de calidad a los consumidores en cualquier escenario y en cualquier situación.

Como no nos pongamos las pilas, nos quedaremos fuera y la venta la harán los que están al otro lado de nuestras fronteras. Ojo, que en Internet las fronteras no existen