tecnologia perceptiva
tecnologia perceptiva

Hace unos días, Intel celebró la octava edición del Intel Trends Day, un foro de debate organizado por Intel Corporation en el que se analiza la influencia de la tecnología en diferentes ámbitos de creación. Esta octava edición giró en torno a las tecnologías perceptivas, que están revolucionando la manera en que los usuarios interactúan con sus dispositivos electrónicos. El desarrollo de las tecnologías de reconocimiento de voz, gestos y movimientos están llevando la informática personal a una dimensión hasta ahora desconocida, planteando una nueva y rompedora manera de interactuar con nuestros ordenadores o móviles. Se puede decir que es el primer paso hacia la era de la integración de la que se viene hablando los últimos años. Maneras más naturales de interactuar con los dispositivos que resultan en una relación y un uso más natural, fluido y eficiente de la tecnología.

Estas nuevas tecnologías prometen, además, revolucionar la forma en que entendemos la informática: olvidarnos del teclado o el ratón, escanear cualquier objeto desde nuestro ordenador o usar nuestra propia cara como contraseña son algunas de las grandes oportunidades que están planteando estas nuevas tecnologías, pero la revolución no ha hecho más que empezar.

Intel reunió a cinco expertos y profesionales para analizar esta nueva tendencia y las oportunidades y retos que plantea:

– Eduardo Arcos – CEO y fundador de Hipertextual, uno de los principales portales sobre actualidad tecnológica y ciencia en España y Latinoamérica, que redefinió la forma de crear y consumir la actualidad tecnológica. Gracias a su larga experiencia, Eduardo es un perfecto conocedor de las últimas tendencias tecnológicas con especial foco en el mercado de consumo.

– Alejandro Campoy –Alejandro es el responsable de contenido de Cortana, el asistente personal intelignete de Windows 10, para Europa y América Latina. Junto a su equipo, se enfrenta al reto de dotar a Cortana de una personalidad cercana y amigable para el usuario.

– Xavier Robledo – Junto a Gabriela Rodríguez, Xavier es el creador de Fábrica de Texturas, un proyecto que se basa en el “hazlo tú mismo” y que busca experimentar con técnicas artísticas para hacerlas más accesibles y actuales. Fábrica de Texturas ha participado en el proyecto de HP (en colaboración con Yorokobu) en el que se ha invitado a creadores y colectivos españoles a explorar las posibilidades del equipo HP Sprout, equipado con tecnología Intel RealSense.

– Álvaro García – Apasionado de la tecnología, Álvaro es director de comunicación de Intel en España. Álvaro ha sido partícipe de los revolucionarios avances llevados a cabo por la compañía y que han redefinido una y otra vez la informática personal y profesional.

La conversación estuvo moderada por el periodista y divulgador científico Antonio Martínez Ron. Durante los últimos 10 años, Antonio ha trabajado por llevar los últimos avances de la ciencia a millones de lectores a través de multitud medios y blogs. Actualmente es redactor jefe de la sección de ciencia de vozpopuli.com y colaborador del programa Órbita Laika de TVE.

Debido a la relativa novedad de este fenómeno, el punto de partida del debate fue una necesaria aclaración del concepto de tecnologías perceptivas, ¿qué entendemos por tecnologías perceptivas? Como bien indica Eduardo Arcos “es difícil ponerle un nombre a algo que al final alberga tantas cosas”. Y es que, al tratarse de un terreno tan amplio, cuesta poner barreras a la infinidad de posibilidades que traen consigo. Arcos aclara: “Más que una palabra que lo describa, se hablaría de una tendencia a lograr que la tecnología simplemente funcione. La tecnología siempre ha sido un humano interactuando con una máquina, pero siempre le has tenido que decir tú qué hacer. A medida que esa máquina tiene ya un contexto de ti, empieza a entenderte cada vez mejor y, por lo tanto, esas barreras de aprendizaje empiezan a caer y se vuelve invisible. La tecnología empieza a ser invisible y las personas empiezan a interactuar de una forma natural”.

Como bien explica Álvaro García, se trata de que la tecnología entienda y aprenda del usuario, no a la inversa. Un buen ejemplo de esto es la tecnología Intel® RealSense™, que ha posibilitado desarrollar cámaras que captan imágenes en tres dimensiones del usuario y permiten que la máquina interactúe con él, distinga las facciones de su cara, sepa si sonríe, si tiene los ojos abiertos o cerrados, incluso distinguir las falanges de sus dedos. Están surgiendo infinidad de usos para esta tecnología que van desde la diversión, con juegos o aplicaciones para cocinar, hasta la seguridad, a través del reconocimiento facial.

Xavier Robledo, con su Fábrica de Texturas, ha podido explorar las posibilidades y oportunidades de la tecnología Intel RealSense integrada en HP Sprout, el interesante equipo de HP que integra escáner y proyector 3D. “Este proyecto nos hizo plantearnos cómo encajar toda la tecnología de HP Sprout en nuestro taller de artesanía y, en este punto, nos dimos cuenta de que este equipo nos daba la posibilidad de unir la mesa de trabajo de nuestro taller con el escritorio del ordenador. Hace más fácil que todo interactúe. El poder tener un espacio de trabajo que reconoce tus movimientos y tus trazos y automáticamente los vuelve a proyectar simplifica enormemente la entrada y salida de información. Fue muy útil e interesante la rapidez y la agilidad para probar ideas conforme aparecían y comprobar lo resultados reales antes de descartarlas”.

Pero desde la Fábrica de Texturas van un paso más allá, “no es solo la interacción que el ordenador puede tener con las personas, es también la interacción con los objetos. No solo detecta mis movimientos, sino todo lo que colocamos al alcance de su escáner. Empieza a desdibujarse la línea que separaba la producción del trabajo digital. La producción y el diseño están cada vez más cerca”, afirma Robledo.

Otro ejemplo real de tecnologías perceptivas que ya se encuentran en el mercado es Cortana, el asistente personal desarrollado por Microsoft, que permite al usuario la interacción por voz a su dispositivo móvil u ordenador. Para Alejandro Campoy, hay dos conceptos clave en torno a la tecnología del reconocimiento de voz: transparencia y libertad. Campoy añade “tiene que ser fácil para la gente usar Cortana, y evitar ese momento incómodo en el que pueden sentirse en cierto modo ridículos. Cada vez hay más métodos de input de la información y hay que asegurarse que sea fácil. Además, también es importante que el usuario pueda encontrar una información coherente independientemente del dispositivo, que esa información me vaya siguiendo independientemente del dispositivo”.

Estas tecnologías están suponiendo un punto de inflexión en la relación del usuario con la tecnología. Eduardo Arcos aporta en este punto: “lo apasionante de estas nuevas interfaces es que no tienen límites. En una interfaz gráfica, tenemos muy claro que los límites los marca la ventana o la pantalla. Pero con estas innovaciones, no queda muy clara la percepción de dónde está el límite”. Arcos concluye: “En el momento en el que pierdes estos límites, tu percepción de la tecnología cambia”.

Pero ¿cuál es el futuro de estas tecnologías perceptivas? ¿Y a qué retos se enfrentan? A este respecto, todos los participantes coinciden en la necesidad de crear un contexto. Los humanos actuamos siempre en base a un contexto. Desde la situación meteorológica a sentimientos y emociones, este contexto dota de significado a las situaciones a las que cualquier persona se enfrenta en su día a día. “Todas estas tecnologías seguirán evolucionando y perfeccionándose en los próximos años, esta revolución no ha hecho más empezar”, apunta Álvaro García. “En un futuro, por ejemplo, los despertadores podrán cambiar la hora a la que te despiertas en base a posibles imprevistos, para que no llegues tarde a una reunión”, sigue. Por su parte, Arcos defiende que pasaremos menos tiempo mirando las pantallas: “están surgiendo nuevas formas, interfaces menos físicas que nos harán no tener que mirar tanto una pantalla, como la del Smartphone”.

Nos encontramos, sin duda, ante el comienzo de una revolución que promete transformar la tecnología de interacción tal y como la conocemos. Un cambio radical que nos mueve de un mundo de pantallas y periféricos a una era de experiencias integradas.

>