Si una cosa tenemos clara, tras los años de incertidumbre que hemos vivido, es que la digitalización no es una opción y debe convertirse en una prioridad para personas y organizaciones, públicas y privadas. En este tiempo, las empresas de todos los sectores han continuado acelerando sus procesos de transformación digital, una tendencia que había comenzado ya hace unos años, pero que desde la irrupción de la Covid-19 se ha incrementado drásticamente.

Hay una necesidad creciente de tecnologías digitales que, además, con la democratización del teletrabajo, demanda cambios sustanciales en el diseño tecnológico de las empresas. Hoy, es absolutamente necesario integrar las aplicaciones de negocio en entornos de trabajo colaborativos, que garanticen el desempeño de las funciones y el éxito de las organizaciones desde cualquier lugar. De acuerdo con Boston Consulting Group, el 65% de las empresas españolas optan por un modelo de dos o tres días de teletrabajo a la semana, mientras que el 25% apuesta por ir sólo un día por semana a la oficina.

Es evidente que las empresas se deben plantear cómo es su relación con la tecnología que, si bien ya venía jugando un papel cada vez más destacado en las estrategias empresariales, ahora se ha convertido en su eje central. Un mundo en el que se requiere una interacción constante entre miembros de un equipo o entre marcas y clientes está construido sobre una potente base de innovación.

Salesforce, con su enfoque cloud only, ha sido capaz de ofrecer herramientas accesibles desde cualquier lugar, simplemente contando con una conexión a Internet. Esta estrategia, junto a una apuesta decidida por la innovación, les ha permitido anticiparse al nuevo escenario ofreciendo al mercado una sede digital que centraliza todas las relaciones que, de una u otra forma, afectan a un negocio.

Para lograrlo, han integrado con Slack las soluciones de Salesforce que ya llevaban años revolucionando la forma en que las empresas se relacionan con sus clientes. De esta forma, la digitalización pasa al siguiente nivel, creando una única plataforma en la que se pueden integrar todas las aplicaciones empresariales para hacer más fácil la cooperación.

Slack First Customer 360: la sede digital para el nuevo modelo de trabajo híbrido

Slack First Customer 360

Bajo esta premisa, han construido Slack-First Customer 360, la plataforma donde se unifican distintos servicios y que sirve de punto de encuentro para que todos los miembros de una organización compartan datos, información, documentos y mensajes de forma instantánea, y colaboren en las tareas para lograr flujos de trabajo más ágiles.

Asimismo, el resto de las nubes de Salesforce se integran en este nuevo ecosistema, dando lugar a herramientas como Slack-First Sales, Slack-First Marketing o Slack-First Commerce, con soluciones específicas para las distintas áreas de negocio. Todo esto, junto con otra gran aliada, la IA, permiten agilizar los procesos y automatizar tareas que hace años requerían grandes inversiones de tiempo y recursos.

En un mundo en el que el trabajo ya no es un lugar al que ir sino algo que hacemos, la colaboración adquiere una nueva dimensión. Si bien, hasta hace unos años este concepto se limitaba a la utilización de carpetas compartidas, las nuevas circunstancias hacen que la

interacción deba ser fluida y constante. Los equipos deben poder ver la información de clientes, partners o proveedores en tiempo real para ser capaces de tomar decisiones en el mismo momento.

La tecnología ha sido clave para que las empresas puedan adaptarse a los nuevos tiempos con éxito. En Salesforce han sido capaces de adelantarse a sus necesidades gracias a la innovación, que es parte de su ADN. Ahora que la tecnología es clave en la estrategia de crecimiento de las empresas, su aspiración es convertirse en el partner que ayude a negocios de todo tipo a afrontar los retos que trae consigo el trabajo híbrido.