Los modelos en concreto son Lumia 610, 710 y 900. Es decir, que sólo se queda “fuera” de la hornada el que fue su primer modelo, Lumia 800. El día exacto de la llegada de las actualizaciones no se ha hecho público, pero como es costumbre el propio teléfono avisará de su disponibilidad en cuanto Nokia lo active para ser descargado.

De todas formas, existen pequeñas filtraciones respecto a las mejoras que tendrá cada terminal (esto no quiere decir que sean las únicas):

  • Lumia 900 versión 2175.2101.8779.12201: se mejora el sensor de proximidad y, además, la luz de la pantalla es mucho más óptima en condiciones de poca luz.
  • Lumia 710 versión 1600.3031.8779.12180: ahora es posible compartir la conexión WiFi y, además, el modo silencio de las llamadas entrantes se activa al colocar el teléfono boca abajo.
  • Lumia 610 versión 1066.0000.8779.12201: mejoras en el sensor de proximidad y se aumenta el volumen de las alarmas sonoras mientras se está hablando.



Mejoras interesantes en todos los casos, que a los usuarios les permitirá disponer de un teléfono mejor, que es de lo que se trata. Lo que es de desear es que la espera para la llegada de la actualización no sea muy larga.