Dentro de los sistemas NAS basados en múltiples discos, el AllNet 6400 es uno de los más compactos, además de aportar un más que atractivo diseño. El AllNet 6400 dispone de cuatro ranuras frontales para acoger discos duros SATA y admite capacidades desde 80 a 400 Gb en cada uno. La unidad analizada contaba con la capacidad mínima, tres discos de 80 Gb, lo que hace posible usar RAID de tipo 0,1 y 5. En el sistema analizado la configuración era de tipo lineal, sumando simplemente capacidades, lo que daba un sistema de almacenamiento de 320 Gb.
Este equipos NAS admite funcionamiento en modos RAID 0, 1, 5 y JBDO (lineal). El modo de operación se ajusta en el arranque inicial, o posteriormente en el panel de control, aunque ello supone, evidentemente, destruir la información almacenada. El ajuste de los modos RAID es notablemente sencillo y permite cualquiera de los ajustes clásicos, asignando manual incluso cuál de los discos actúa como reserva.
Los ajustes permiten crear usuario y grupos, así como asignar carpetas, tanto para sistema Windows como Apple, y ajustar los permisos individuales de los usuarios (lectura, escritura, acceso prohibido) sobre las carpetas.
La circuitería interna está creada alrededor de un procesador Intel, IOP, con 256 Mb de memoria RAM y 16 Mb de memoria Flash para almacenar los datos relativos a la configuración y cuenta con dos interfaces de red Ethernet Gigabyte comandado por un Intel 82541. Cada interfaz de red es configurado en una dirección IP diferente, lo que permite que el NAS sea aplicable a dos redes diferentes, con capacidad en cada una de aplicar el NAS como servidor DCHP.
Por el contrario este servidor de almacenamiento carece de alguna conexión adicional de tipo USB para que sirva también como servidor de impresión, o acoplar algún periférico compartido, como una grabadora DVD.

En cuanto a las prestaciones avanzadas hay que resaltar que tiene capacidad para intercambio de discos en caliente, sin detener el NAS, e incluso, según la modalidad RAID activa sin interrumpir el servicio de almacenamiento. De forma similar, el sistema admite la inserción de un nuevo disco dentro del un sistema RAID y el dispositivo rehace automáticamente los datos.
Entre los detalles distintivos, además de su atractiva y elegante carcasa, está que cada disco cuenta con su propia llave de bloqueo, asegurando así cada elemento de forma individual. El sistema frontal de los discos facilita el cambio de cualquiera de ellos. Cada disco lleva un par de indicadores, alimentación y acceso, para facilitar su control, junto con una serie de indicadores del sistema, para comprobar visualmente su estado operativo.
El único aspecto desfavorable se refiere a la documentación, que está en alemán, lo que dificulta algo las tareas de puesta de marcha. Y que carece de software adicional para copia de backup.