alta cualificación profesionales TIC trabajo flexible compromiso de los empleados empleo tic

Los expertos señalan que España no cuenta con mucho personal con capacidades elevadas a nivel digital, lo que implica un problema para las empresas a la hora de seguir creciendo. Una apuesta firme por personal de alta cualificación digital podría reportar hasta trescientos sesenta millones a la economía general del país.

Nadie duda que el futuro de la empresa y la gestión en general pasa por la implementación de tecnologías muy sofisticadas y concretas, que necesitan de un personal cualificado y capaz de sacar su máximo rendimiento. Pero la realidad es que en nuestro país, esto es todavía una asignatura pendiente.

Estudios recientes hablan del impacto que tendría la apuesta por crear talento en tecnología digital para la economía general, ya que supondrían más de un quince por ciento de nuevos puestos, que las empresas necesitan urgentemente, para atender la creciente demanda de sistemas de trabajo digitales.

Una apuesta firme por personal de alta cualificación digital podría reportar hasta trescientos sesenta millones a la economía general del país

Los organismos públicos y las empresas privadas están cada vez más necesitadas de especialistas en tecnologías de la información y la comunicación, ya que su presencia y trabajo en las empresas supone un aporte capital en el nuevo escenario que ha llegado para quedarse en todos los sectores.

Lo cierto es que cada año se ofertan una media de ciento sesenta mil trabajos cualificados en tecnología en España, pero sólo unos veinticinco mil pueden ser cubiertos por personal a la altura de los puestos. Por lo que muchos creen necesario una campaña en la que los jóvenes entiendan las salidas laborales que supone estudiar carreras relacionadas con las tecnologías.

Igualmente esta situación se agravará, casi con total seguridad, ya que las empresas de toda Europa, y el mundo en general, han dado un giro de timón, motivado por la pandemia de el Covid-19, y las nuevas necesidades que han emergido durante la crisis para atender los trabajos y evolución de la industria. Lo que requiere una mayor demanda de personal cualificado.

Y aunque en España un 4% de graduados en carreras tecnológicas ya se han incorporado a puestos de trabajo muy especializados, todavía falta mucho recorrido para atender las necesidades reales de las empresas en este sentido, y para lo que es necesario un gran pacto entre los sectores industriales y los gobiernos, para intentar fomentar vocaciones tecnológicas y digitales entre nuestros jóvenes, de cara a un futuro que ya toca a la puerta.