asistentes de voz

Los asistentes de voz han llegado para quedarse, y eso lo vemos en el exponencial desarrollo que han experimentado en los últimos tiempos; y aunque su origen está como aplicación en móviles, lo cierto es que ya podemos encontrarlos en las smart tv, wearables e incluso altavoces del hogar. Pero también están llegando con fuerza a las aplicaciones profesionales, donde sin duda, serán protagonistas en años venideros.

Los expertos señalan que los dispositivos con esta herramienta crecen muy rápidamente, ya que cada vez más usuarios demandan estas aplicaciones, e incluso esperan, según un estudio reciente, que para 2024 existan unos ocho mil cuatrocientos millones de dispositivos con asistentes de voz, es decir, muchos más que humanos en todo el planeta. Ahora bien, la rentabilidad de los mismos para la industria, sigue siendo un tema a estudiar y analizar por el sector.

Los expertos estiman que Europa tendrá para 2022 muchos más dispositivos con asistentes de voz que toda Norte América

Los hábitos de consumo están tras la explosión o revolución de esta herramienta que ya trasciende a los dispositivos móviles, y está triunfando como decimos, en televisiones, altavoces y muy especialmente en los coches, en los que se cree alcanzarán una dimensión muy importante, de cara a un futuro cercano. Los proveedores tendrán que fijar la atención y esfuerzos en este particular, ya que de eso dependerá el éxito de nuevos lanzamientos de productos.

Los expertos estiman que Europa tendrá para 2022 muchos más dispositivos con asistentes de voz que toda Norte América, incluso teniendo el doble de población. Igualmente auguran que su presencia en las oficinas es cuestión de tiempo, así como en todo el ámbito profesional, donde veremos poco a poco, como nacen nuevos dispositivos creados y pensados exclusivamente para propósitos concretos, la existencia del Cortana de Windows es un claro ejemplo de hacia dónde vamos.

El mundo esta interconectado, y si la sociedad cambia, las empresas lo hacen con ella, por lo que hay que estar en constante movimiento con el progreso o avance, para no sólo no quedarse por detrás, también para entender cuáles son las nuevas necesidades y tendencias, pudiendo así ofrecer a los clientes lo que realmente necesitan y buscan en cada época