La explosión del mercado de los portátiles es una realidad. Los usuarios cada vez optan más por este tipo de “paquetización” a la hora de adquirir un ordenador personal, tanto en el ámbito de la empresa como en el doméstico.
Esta masiva tendencia ha dado como resultado la aparición de una oferta realmente amplia, y también la necesidad de algunas marcas de diferenciarse claramente con respecto a su competencia. Desde su aparición en el mercado de los portátiles, la línea VAIO de Sony ha sabido dejar patentes una serie de rangos de distinción basados en la calidad de los componentes y en un diseño innovador.

Como uno de los últimos representantes de esta tendencia, hemos tenido acceso a su modelo TZ11XN, un portátil de última generación especialmente diseñado para usuarios que transportan el portátil con asiduidad o bien lo utilizan normalmente fuera del ambiente de trabajo habitual. Aunque resulta ideal para estos usuarios “móviles”, bien es cierto que en su diseño se ha pensado también en aquellos que buscan un dispositivo elitista en todos los sentidos, también en el precio.
De este modo, el diseño exterior de este dispositivo es uno de sus rasgos de distinción. Gracias a algunos detalles como el material del que están compuestos tanto la cubierta de la pantalla como el chasis (fibra de carbono), podemos contar con un exterior robusto manteniendo un peso inferior a los 1,2 Kg (incluyendo la batería).
[(Gracias a su chásis en fibra de carbono, el Sony Vaio VGN- TZ11XN resulta muy resistente y pesa menos de 1,2 Kg)]
Además, teniendo en cuenta que en la carcasa se incluye también una grabadora DVD integrada, a diferencia de la mayoría de sus competidores que normalmente incluyen este elemento de forma externa, conectado a través de USB o FireWire. Esta reducción de volúmenes se ve también reflejada, por ejemplo, en el adaptador de corriente, que ocupa un volumen sensiblemente inferior a lo habitual.
Al abrir la compuerta superior nos encontramos con un buen número de detalles, como la cámara webcam Motion Eye que aparece integrada en la zona superior de la pantalla, algo que llama aún más la atención si tenemos en cuenta que esta cubierta tiene un grosor de tan solo 4 mm.

Esta cámara ofrece una más que correcta calidad de captura para aplicaciones de videoconferencia (640 x 480 en captura fija y 320 x 240 en MPEG-1). En cuanto a la pantalla, presenta un tamaño de 11,1” de diagonal y es de tipo WXGA para permitirnos trabajar con una resolución de 1.366 x 768 puntos. Su excelente calidad de visualización queda garantizada por el uso de la tecnología LCD X-Black.
Además, aunque contamos no con mucho espacio para albergar el teclado, el que hay se ha aprovechado muy bien consiguiendo un más que correcto índice de comodidad a la hora de trabajar con él. Otro elemento que debemos destacar es el lector de huellas dactilares situado por debajo del Touchpad, que se combina con un hardware de encriptación TPM (Trusted Platform Module) con el objetivo de proteger la información almacenada.
[(Este VAIO VGN-TZ11XN de Sony es un equipo específicamente enfocado para usuarios con especiales requerimientos en cuanto a movilidad, aunque también para los que buscan un equipo con rasgos diferenciadores.)]
El conjunto se completa con una configuración técnica que garantiza un excelente nivel de prestaciones en todos los sentidos, con un procesador Intel Core2 Duo ULV (Ultra Low Voltage) U750, 2 Gb de memoria SDRAM de tipo DDR2, o un disco duro de 1,8” y 100 Gb de capacidad. Otros detalles que podemos destacar son su Sensor-G que separa automáticamente los cabezales del disco en caso de impacto o su función Instant On para reproducir CDs y DVDs de audio sin necesidad de iniciar Windows.