Según la última encuesta a los CIOs realizada por Gartner (2019 CIO Survey), durante los últimos cuatro años el porcentaje de empresas que ha implementado Inteligencia Artificial en sus organizaciones ha crecido un 270%. Una cifra que se ha triplicado en tan sólo el último año. Lo que supone sin duda un crecimiento espectacular.

Publicidad

De hecho, los analistas de la compañía destacan que hablar de implementaciones de IA hace unos cuatro años era un tema poco frecuente (por aquel entonces, tan sólo un 10% lo había hecho o lo tenía planificado). Pero ya en 2019, la cifra ha crecido hasta el 37%. Total, que si tu rol es de CIO y tu organización no utiliza todavía las tecnologías vinculadas a la IA, ten por seguro que la probabilidad de que tu competencia te haya adelantado es realmente elevada.

La razón por la que se ha pasado de un 25 a un 37% en tan sólo un año está en la madurez de estas tecnologías. Si bien es cierto que todavía estamos lejos de que puedan hacerse cargo de tareas complejas, ya vamos viendo cómo poco a poco se toman las riendas en tareas rutinarias, liberando a los usuarios de éstas para que se puedan centrar en proporcionar valor añadido a sus organizaciones.

Es precisamente la automatización de procesos la más beneficiada de la IA

En este mismo contexto, IDC Research España nos indica en sus predicciones IT 2019 que para 2024 el 50% de las tareas repetitivas serán automatizadas, y el 20% de los trabajadores especializados tendrán un asistente digital colaborativo.

Es precisamente la automatización de procesos la más beneficiada de la IA. Según la encuesta de Gartner, un 52% de las telcos han desplegado ya chatbots en su relación con los clientes (aquí tenemos el reciente caso de Aura de Telefónica), y un 38% de los proveedores del sector salud ya confían en los diagnósticos asistidos por ordenador. En banca por ejemplo se emplean en la detección del fraude y en el análisis del riesgo. Esos son detalles “privados” que raramente conoceremos de manera pública con mayor detalle.

Precisamente Gartner nos decía en marzo del año pasado que para 2020 más del 50% de las medianas y grandes organizaciones contarán con chatbots, y es gracias a la habilidad para implementar el reconocimiento del lenguaje natural. Un servicio que se ofrece ya a los desarrolladores desde las plataformas de los principales players del mercado del XaaS. Al final, es la nube la que está potenciando toda esta innovación, al no ser necesarias inversiones costosas ni en infraestructuras ni en desarrollos propios.

Ahora el problema está en la captura y retención del talento asociado a la Inteligencia Artificial. O se invierte en formación, se contrata o subcontrata. Los perfiles deben estar respaldados por conocimientos tanto en estadística como en gestión de datos, según nos indica Gartner.

Estas disciplinas son precisamente de las capacidades digitales más demandadas actualmente: Big Data, análisis predictivo y modelado de datos, machine learning e Inteligencia artificial.

Y atención, concluyo indicando que según IDC en sus previsiones de IA para Europa, para 2022 el 75% de las operaciones de TI serán suplantadas por Inteligencia Artificial, lo que supondrá un ahorro de más del 25% en el OPEX. Creo que va siendo hora de que tomemos en serio la adopción de la IA. No pensando tanto en Skynet y su brazo armado, Terminator, sino en los pequeños avances que hoy por hoy nos van haciendo la vida más cómoda, y nos espolean para que nuestras preocupaciones y responsabilidades evolucionen.