Uno de los hechos es que el mercado del software de integración está caracterizado por la competencia de muy pocos jugadores, lo que puede favorecer este crecimiento. Otra característica es que la nube tampoco parece infiltrarse mucho en este tipo de soluciones. Las compañías se encuentran con los problemas derivados de la dificultad de unificación y gestión conjunta de todos los sistemas y datos tecnológicos. En la actualidad, podría resultar muy complicado tener una visión global y unitaria de la actividad empresarial que informe sobre su rendimiento o sobre los procesos. Unos procesos que, por incompatibilidades tecnológicas no pueden hablar entre si. Ya sea en el mundo de los datos o en el de las aplicaciones son comunes a todas las empresas los problemas de conectividad e interacción.

Publicidad

Las tendencias en la tecnología de software y la complejidad de los entornos de TI traen consigo una demanda creciente del mercado de consultoría TI y de la integración de sistemas. Todas las compañías se enfrentan a la misma situación: el mercado ha cambiado, la competencia es más fuerte, y la presión sobre los costes va en aumento. Con estas condiciones generales, las estructuras de TI también están cambiando. El mercado siempre se comporta de forma pragmática respondiendo, tarde o temprano, a la realidad, a la hora de resolver sus problemas. Si hablamos de sistemas de información, hoy podemos afirmar que el criterio de “modernización por evolución” en términos globales. contra “modernización por sustitución”, está ocupando el sitio que se le esperaba. Para conseguir esto, “sólo ha sido necesario esperar a los resultados reales de muchos de los grandes proyectos de inversión que, movidos por las modas de poner delante “productos específicos” o por el poder de las “Marcas”, no habían tenido en cuenta, con la seriedad suficiente, factores tan fundamentales como la relación costes/prestaciones, el retorno de la inversión y mucho menos el coste de explotación. Hoy, por culpa de la crisis o, mejor, “gracias a ella”, en lo que se refiere a software de aplicaciones, definición de procesos, gestión de  información, muchos se están viendo obligados a optimizar sus recursos económicos, lo que les obliga a dar un paso más allá del “Power Point” al tomar decisiones de gasto. Esto les aportará grandes beneficios en la siguiente etapa, y mucho de ello será posible gracias a la decisión de implementar soluciones de integración que permitan aprovechar mucho de lo que existe actualmente.

En términos genéricos la situación económica afecta al mercado de software de integración igual que al resto del mercado del software: los presupuestos de inversión se han recortado y la toma de decisiones de compra se alarga en el tiempo, entre otras acciones.  Pero quienes tienen claros los beneficios del software de integración han visto en él una la vía para alcanzar los objetivos y prestaciones de las tecnologías de información que demanda su organización, salvando las actuales restricciones de inversión a las que están sometidos.

Tal y como asegura Jordi Calvera Sagué, director general de InterSystems “la integración optimiza los procesos de negocio y aumenta la eficiencia. Esto se traduce en un ahorro de costes y en un retorno de la inversión mucho más rápido, porque aprovecha los datos y funcionalidades de las aplicaciones ya adquiridas e implementadas. La inversión suele ser mucho menor que la requerida cuando se sustituye lo existente por nuevas aplicaciones  y, en muchos casos, se consiguen mejores resultados”. No obstante, la tendencia es que cada vez más las empresas empiezan a ver la importancia de la integración de la información para el negocio, así como la necesidad de tener una estrategia al respecto. Y este interés ha despertado al mercado. Ahora bien, la crisis económica y el recorte de presupuestos han provocado que las empresas demanden soluciones de integración que se ajusten a su actual situación presupuestaria, lo que ha motivado un aumento significativo de la oferta de soluciones de integración de información bajo un modelo de pago por uso, que es mucho más flexible


Modo SaaS


Ante la situación económica, el modo SaaS se está imponiendo en determinadas aplicaciones y soluciones. Pero, ¿también ocurre con el software de integración? El modelo de software como servicio parece que va a ir imponiéndose también en este tipo de herramientas. La principal ventaja: el ahorro de costes y el tener acceso a una tecnología, que en caso de ser propiedad del cliente, supondría tener que afrontar un importante desembolso económico. De todas formas las empresas con este tipo de soluciones todavía no se atreven a apostar por este modelo en un terreno tan complejo como el del software de integración. Según señala Joaquín Lacambra, director de Websphere de IBM, “el SaaS tiene un tipo de gestión simplificada y de costes que evidentemente tiene su interés en tiempos de crisis. Las inversiones se transfieren en gastos de manera provisional. Coexistirá el modelo de SaaS junto con el de adquisición de licencias hasta que el ciclo vuelva a repetirse, pero ambos serán importantes”.

Por su parte el responsable de Intersystems cree que “hay muchas capas para el aprovisionamiento en la nube y van en aumento; al mismo tiempo van siendo paquetizados como servicios completos. Además del Software como Servicio (SaaS), Plataforma como Servicio (PaaS), Datos como un Servicio (DaaS) se tendrán servicios más discretos, como la recuperación ante desastres a través de un servicio de backup en la nube. El  Business Analytics es, quizás, una de las funciones más interesantes, con acceso dinámico a más bases de datos públicas y privadas, que serán cargadas, procesadas y, a continuación, descargadas. Este enfoque virtual “caja negra” combina el tradicional análisis cuantitativo de los datos estructurados con el de los no estructurados, ofreciendo  una nueva generación de “Smart Computing”. Un ejemplo de esto son Apple SIRI e InterSystems Active Analytics usando DeepSee e iKnow”.

Así que la adopción del modelo SaaS para algunas aplicaciones, por parte de una organización, la lleva a nuevos retos a la hora de hablar de integración, porque sigue existiendo la necesidad de integrarlas con las que ya utiliza.

Es un problema mucho más complejo que la integración de aplicaciones  internas. Internamente se pueden establecer estándares y normas, el significado, su formato y cómo se envían. Pero cuando se trata de aplicaciones externas tiene que encajar con lo que ofrece cada uno de los proveedores SaaS con quienes se tengan aplicaciones. Eso hace que la empresa deba mantener automatizados sus procesos de negocio mediante un conjunto mucho más heterogéneo de tecnologías y proveedores, haciendo más necesaria la utilización de un software de integración.

Tal y como señala Manuel del Pino, Manager Pre-venta de Information Builders, “el Software as a Service (SaaS) está creciendo, y ello es debido en buena parte a que es una excelente herramienta de acceso al BI para las PYMES, que constituyen la mayor parte del tejido empresarial en España. Ésta es una modalidad de comercialización de software mediante la cual el cliente alquila el producto y de forma paralela contrata los servicios adyacentes a ese software; de esta manera, la PYME puede disponer de un software de alta calidad sin necesidad de aumentar la plantilla ni hacer un gran desembolso”.


Y la nube, ¿qué?


La puesta en marcha del concepto Cloud Computing por sí mismo, no debe afectar a estas herramientas absolutamente en nada. Se trata de un nuevo modelo de negocio que utiliza la red para la prestación de servicios de uso de aplicaciones en remoto. Cloud Computing debe requerir, por ejemplo, niveles altos de identificación de usuarios, protección de datos, seguridad transaccional, alta disponibilidad y un rendimiento adecuado para no ser rechazado por el usuario. Pero todos estos factores son, igualmente, requerimientos “de facto” en todas las soluciones empresariales, Cloud Computing o no, que requiriendo cumplir criterios de interoperabilidad se implementen sobre plataformas de integración. El modelo de cloud computing es ahora mismo una opción de tecnología viable que puede mejorar los resultados finales de la empresa: les permite centrarse en su negocio principal, reaccionar más rápido a las condiciones del mercado, ganar acceso a las últimas tecnologías, e incrementar su capacidad para ser más flexibles. Y lo que es más importante, esta nueva tecnología puede suponer unos ahorros de costes de un 20% en inversiones en recursos tecnológicos. Y al final, con el modelo cloud se obtienen las mismas ventajas en cuanto a disponibilidad y calidad de la información de la empresa, a la vez que se reducen los costes de infraestructuras en TI. Las nuevas soluciones van a ir más marcadas por las necesidades de las empresas en cuanto a integración de la información que por el modelo sobre el que se les ofrezca dicha solución. Es decir, que el motor de la evolución de las nuevas soluciones radicará en el esfuerzo de los proveedores por innovar y mejorar las plataformas y funciones de integración de la información, para asegurar que los clientes reciben información fiable, coherente, puntual y completa, y así puedan controlar su calidad durante todo el ciclo de vida. Esto no impide que, por otro lado, y paralelamente podamos ofrecer como alternativa la posibilidad de acceder a esa plataforma y funciones en la nube por sus ventajas económicas y medioambientales, entre otras”. Desde la multinacional Sybase se muestran convencidos de que “sin lugar a dudas la integración de datos continuará explorando “la nube” y las ventajas que esta ofrece. Por otro lado, existe una tendencia creciente en los volúmenes de datos que las empresas gestionan y una necesidad de adaptarse a la nueva normativa que regula el tratamiento de la información, lo que nos lleva a pensar que las herramientas de integración seguirán siendo un “must have” para las organizaciones. Un ejemplo, el de Information Builders. Para su portavoz, “no hay ninguna duda de que la presencia del Cloud Computing en el sector corporativo está creciendo, y va a seguir creciendo en los próximos años. Por eso el Information Builders hemos desarrollado una estrategia para adaptar a este entorno todos nuestros productos, tanto los de la línea de Business Intelligence como los de Integración, mejorando y ampliando sus capacidades en factores como la escalabilidad, la facilidad de administración y la seguridad. La idea es que nuestros clientes puedan desarrollar soluciones basadas en cloud de una forma rápida y eficiente”. Por su parte, en Intersystems se asegura que InterSystems se pueden implementar soluciones en la nube, pero se requiere un mayor grado de automatización. “Por eso hemos desarrollado, conjuntamente  con RightScale Amazon EC2, una serie de scripts para su despliegue, lo que permite a nuestros clientes la auto implantación respondiendo a 20 preguntas y un único clic. Igual que en la implantación se requiere mayor grado de automatización, también es necesario mejorar las capacidades de configuración y perfilado de las soluciones. Muchas no han sido concebidas para correr en la nube, lo que genera mucho residuo en el tráfico de datos, en los ciclos de procesamiento y en el almacenamiento. Los mecanismos de subsanación de fallos también requieren mejorar. La relativa inexperiencia de los despliegues actuales hace que, cuando fallan, sea más difícil de resolver, como sucedió a inicios de 2011 con los problemas de RIM, Amazon y Microsoft”, asegura Jordi Calvera.

Todos los consultados para la elaboración de este reportaje consideran que Cloud va a ser determinante en el futuro del software de integración. No obstante algunos creen que el aspecto de la seguridad puede echar el freno a este avance. Tal es el caso de Martin Carvallo, Director General de Qmatic que considera que “Hasta que no haya un mayor grado de seguridad y confianza en la protección de los datos que se manipulan en la nube, existirán mayores reticencias por parte de las empresas, y específicamente de los departamentos TIC de las empresas a este tipo de soluciones. Es más probable que se desarrollen nubes privadas bien protegidas en vez de la creación de una nube única”.


Lo que quiere la empresa


En principio, las empresas, o sus interlocutores, son muy capaces de describir cuáles son sus problemas y/o las iniciativas que quieren poner en marcha. Pero a la hora de decidir qué soluciones y/o tecnologías son mejores para solventarlos, y/o ayudarles a ponerlas en marcha, requieren ayuda por parte del proveedor en muchos casos. Para el director general de Intersystems, “no es realista pensar que la empresa tiene especialistas en todo y menos cuando se trata de software de integración; necesitan que se les muestre cómo una tecnología concreta puede satisfacer su necesidad. Con este propósito InterSystems ofrece la posibilidad de realizar pruebas de concepto en las que demostramos cómo somos capaces de resolver su problemática específica con Ensemble. Así, la empresa obtiene una idea mucho más clara del grado de facilidad o dificultad con que podrá alcanzar sus objetivos de integración”. Por su parte, el responsable de Information Builders asegura que “Las empresas actualmente solicitan mejorar sus procesos de integración, pero no centrándose en la puro acceso, transformación o carga de la información, sino en que la calidad de esta información sea la mejor posible. Dada la gran cantidad de datos y los errores que pueden contener y afectar al negocio, las empresas están centrado sus esfuerzos en mejorar la calidad de la información, evitando de ese modo que los procesos de negocio se resientan por tener malos datos con los que trabajar”.

Pero la realidad es que las empresas adquieren este tipo de herramientas puesto que aporta numerosas ventajas. Y es que puede asegurarse que las herramientas de integración se pueden considerar como un imperativo para cualquier organización que aspire a sobrevivir en el siglo XXI. Por ejemplo, y tal y como asegura el director general de Intersystems, “en una herramienta como Ensemble la integración de datos no deja de ser uno de los componentes básicos. Cuando hablamos de integración nos referimos a la coordinación de datos, a la orquestación de los procesos de negocio, al BAM-Business Activity Monitoring y al desarrollo de aplicaciones compuestas. Si nos restringimos a la coordinación de datos, más allá de su integración, hablamos de mover datos transaccionales entre aplicaciones para proporcionar consistencia, y mantenerlos actualizados y sincronizados en todas ellas. Transforma los datos específicos de una aplicación en un recurso de información compartido, reduciendo los costes y los errores asociados con introducir y mantener una información consistente en sistemas dispares, y sincronizándolos en todo momento. El resultado es una calidad de datos mejorada y un aumento de la productividad, garantizando el acceso a datos consistentes en todas las aplicaciones y en todo momento”


Tendencias


La plataforma de integración está adquiriendo cada vez más relevancia en los sistemas de información de la empresa. Ya no solo nos conformamos con extraer y cargar información de diferentes fuentes sino que podemos aplicar procesos de análisis y calidad, crear estándares corporativos e incluso disponer de funcionalidades tan interesantes como la trazabilidad de la información (conocer todas las etapas por las que fluye la información, desde nuestros transaccionales hasta nuestras herramientas de B.I.). Para Jordi Calvera de Intersystems, Una tendencia inmediata es el Complex Event  Processing. Hemos capturado datos y los hemos procesado para luego lanzar consultas contra ellos, a menudo desde silos de aplicaciones departamentales. Es necesario ejecutar ya esas consultas y pasar los datos obtenidos acerca de los procesos que modelan la experiencia del cliente, de principio a fin.Un ejemplo podría ser una aplicación de gestión de solicitudes de hipoteca, capaz de comprobar los riesgos de crédito del cliente, según las disposiciones reglamentarias y legislativas vigentes; al mismo tiempo debe ser capaz de  provisionar los fondos necesarios, para tener  un proceso más riguroso y auditado, y ejecutarse en tiempo real, mientras el solicitante está al teléfono.El volumen de datos aumentará llevándonos a la necesidad de más automatización, escalabilidad y fiabilidad de las plataformas de integración. Simultáneamente los datos incrementaran su complejidad: datos de vídeo, datos no estructurados, sensores, etc., generando una mayor exigencia en su capacidad de inserción y manejo. Ensemble ha demostrado su efectividad en estos entornos”.

Por otro lado, la información, adicionalmente, deberá poder ser compartida durante periodos de tiempo más largos. Por ejemplo, en genómica la visión longitudinal del historial de salud del paciente se extiende a toda su vida, la de sus hijos e incluso la de sus nietos, lo que representa un gran número de años. Durante esos años la institución, las aplicaciones y las plataformas TI requerirán cambiar. Por tanto, los procesos de integración deben lograr que los datos sean auto-descriptivos e independientes de las plataformas que los generaron y de las que los consumen. La integración debe ser cada vez más configurable y extensible, por parte del usuario. Esto se logra a través de los modelos publicación y suscripción.

Además, las soluciones de integración requieren ser plataformas integradas en sí mismas, con capacidad de integración de datos y, también, con motores de reglas, de transformación, orquestación y análisis de negocio,  porque los problemas de integración suelen darse en el proceso (ontología y taxonomía), datos (con la necesidad de mediación) y los flujos de trabajo (que requieren de intervención humana).

El futuro de las plataformas de integración pasa por incluir la visión de negocio en la arquitectura TI lo que permitirá una comunicación efectiva entre negocio e tecnología, alineando objetivos y reduciendo los tiempos de desarrollo.

A modo de resumen podríamos decir que la tendencia en el mercado de la integración estará en la existencia de una plataforma completa que permita:


– Analizar y descubrir el estado de los datos

– Asegurar la calidad de la información

– La gestión, transformación y análisis de la información en tiempo real.

Esta plataforma deberá tener un repositorio común de metadatos, capaz de ser el hilo conductor y navegador de la información, tanto a nivel técnico como de negocio.


Problemas


Uno de los problemas de este tipo de soluciones es que mucho software de integración requiere que las empresas cambien sus procesos de negocio para adaptarse al modelo arquitectónico de la solución de integración, lo que perjudica el desarrollo de este mercado. Pero como señala el director general de Intersystems, “entendemos que el software de integración ha de ser un facilitador para que la empresa adopte e implemente los procesos de negocio que requiere para optimizar su gestión. Debe romper la barrera que existe cuando el proceso se inicia y ejecuta en una aplicación, sigue en otra y termina en una tercera. Cada una de las aplicaciones gestiona la parte del proceso que le corresponde, pero ¿qué pasa con la ligazón de estos subprocesos? ¿y si una regla de negocio implica subprocesos de diferentes aplicaciones? Este es el tipo de problemas que ha de resolver la componente de BPM de bajo nivel del software de integración, y esto es lo que hace Ensemble. Si la empresa ha tenido que adaptarse a algo, ha sido a las restricciones de los subprocesos de cada una de las aplicaciones integradas, ya que su abanico de posibilidades es finito y no siempre contemplan el que a la empresa le gustaría. En algún caso ha sido el software de integración el que ha actuado como facilitador, añadiendo nuevas reglas de negocio no contempladas por las propias aplicaciones integradas”. En la misma línea se sitúa el portavoz de Information Builders que afirma que “nuestra visión de cómo solucionar estos problemas es mucho más abierta que otras. Nuestro enfoque es totalmente contrario a esto, nosotros nos adaptamos a los procesos de negocio, no imponemos ningún tipo de cambio en las organizaciones”. Por su parte, en este sentido el portavoz de Qmatic señala que “Hay que alcanzar un equilibrio. Si la tecnología fuerza un cambio radical en los procesos de negocio de la empresa, entonces estará prescindiendo de puntos diferenciadores y de ventajas competitivas en el mercado. Esto en el caso de que hablemos de una empresa bien gestionada”.


Para concluir


Aunque las empresas son conscientes de que necesitan soluciones de integración, la gran mayoría no sabe por dónde “tirar”. Lo primero que hay que asegurar es qué pretendemos integrar: si datos o aplicaciones. Para integrar datos únicamente se necesitan capacidades de generación y gestión de bases de datos federadas. En estos casos, si se trata de volúmenes de cierta dimensión con un número de usuarios importante, nuestra recomendación es requerir a los posibles proveedores que realicen pruebas de concepto utilizando los datos y volúmenes reales, y medir las diferencias entre unos y otros respecto a tiempos de desarrollo, tiempos de explotación, sencillez o complejidad de administración y gestión.

Existe la tendencia a creer que mucho software de integración requiere que las empresas cambien sus procesos de negocio para adaptarse al modelo arquitectónico de la solución de integración, lo que perjudica el desarrollo de este mercado. Sin embargo, los conceptos de sustitución utilizados en los últimos 10 años y los proyectos de reingeniería drástica han generado muchos costes que, con demasiada frecuencia, han sido muy difíciles de justificar. Si, de entrada, un software de integración requiere la sustitución de lo que hay, o bien no es un software de integración sino uno de sustitución, o bien la empresa está en tal desastre que no se puede decir que tenga realmente implementado ningún tipo de proceso. Los sistemas existentes que sean útiles, y una gran parte de ellos generalmente lo son, tienen que poder seguir funcionando. No hay razón para tirar el valor de esta inversión anterior. La capacidad de desarrollar servicios Web o aplicaciones compuestas en un nuevo concepto de arquitectura SOA que permite “añadir funcionalidad nueva inter-aplicaciones”, junto a la definición de nuevos procesos de negocio suplementarios, deben permitir diseñar un proyecto que contemple un periodo de medio o largo plazo de transición, que permita sustituir las aplicaciones ya existentes, de manera progresiva y según su obsolescencia, por aplicaciones conectables de nueva generación que nacen ya incorporadas al nuevo entorno SOA. SOA es la respuesta a los problemas de integración que tienen las empresas hoy en día. Las Arquitecturas Orientadas a Servicios no se limitan a simplificar el proceso de modernización, sino que puede conseguir que este proceso y la reutilización de los activos de otros sistemas alcancen un nuevo valor para la organización.

Para Jordi Calvera Sagué, director general de InterSystems, “Uno de los principales dinamizadores que impulsan a adoptar SOA es la posibilidad de reutilizar los activos existentes. La mayoría de los responsables de Tecnologías de la Información (TI) están entusiasmados ante la posibilidad de reutilizar las actuales aplicaciones y datos para desarrollar y ofrecer nuevas soluciones a los usuarios del negocio. Y, para la mayoría de las organizaciones, las denominadas aplicaciones heredadas concentran una considerable inversión en tiempo, dinero y propiedad intelectual a largo plazo. El descubrimiento de vías que permitan reutilizar y aprovechar estos activos puede ser la clave que necesitan las organizaciones para incrementar la eficiencia de los procesos de negocio, extraer y presentar la información e incluso retirar los sistemas redundantes.  La combinación de SOA con procesos de modernización de sistemas heredados prepara el terreno para este valioso tipo de reutilización. La duplicación de datos y de la lógica del negocio que se produce dentro de los departamentos y entre ellos es un tema clave para muchas compañías. Aunque pocas empresas lo admitirían públicamente, la conclusión a la que, como era de esperar, han llegado muchas organizaciones, es que existen distintas versiones de los datos y lógica del negocio en diferentes aplicaciones. Cualquiera que haya intentado actualizar sus datos personales y dirección en su sucursal bancaria, confiando en hacer el procedimiento una sola vez, habrá experimentado los efectos de este persistente problema”.

Existen muchas razones que explican esta situación: una comunicación deficiente, escasa tecnología para aprovechar los actuales sistemas y los silos de información de las organizaciones son algunos de los “sospechosos habituales” que están en el origen de esta duplicación. Los departamentos de TI que consigan eliminar el problema de la duplicación, pueden conseguir un considerable ahorro en mantenimiento y desarrollo. Un ahorro que puede traducirse en un beneficio real para los usuarios del negocio, ya que estos departamentos pueden orientar sus esfuerzos hacia el desarrollo de nuevas soluciones. La combinación de modernización de sistemas heredados y SOA ofrece una posibilidad de hacer frente, por fin, a este permanente desafío.


El sector salud debe priorizar la interoperabilidad

Roberto Molero, Responsable de Sanidad InterSystems Iberia


La implantación de la interoperabilidad entre los centros sanitarios (ambulatorios, centros especializados y hospitales, entre otros) es aún insuficiente y debe impulsarse intensamente por las organizaciones, ya sean públicas o privadas, en beneficio de la sostenibilidad de la atención, una mejor gestión de los recursos y el cuidado al paciente.

Los profesionales de la salud necesitan contar con toda la información clínica de los pacientes, para poder realizar su labor.  Los gestores de los Sistemas de Salud (pública y privada) han de disponer de toda la información administrativa y de gestión, en tiempo real, para conseguir una mayor eficiencia del Sistema. Por último, debe garantizarse al ciudadano que su historial clínico (HCE) esté disponible cuando lo requiera de forma completa, normalizada y entendible por los profesionales de la salud que le presten asistencia.

Aunque estas necesidades son evidentes, la gestión de los sistemas aún está muy desagregada entre diferentes áreas, tanto geográficas como institucionales: en países, regiones, empresas privadas, organizaciones públicas, mutualidades, aseguradoras, Comunidades Autónomas, revisiones de empresa, etc. Es decir, los datos de cada paciente se encuentran dispersos, desagregados y, en muchos casos, no informatizados.

Este es un caso claro en la sanidad privada. En España se han realizado importantes inversiones en la sanidad pública, pero cada vez es más habitual que los ciudadanos acudan a la iniciativa privada, que carece de sistemas de integración o de la posibilidad de interoperar, excepto en el caso de grupos hospitalarios de relevancia.

Adicionalmente, a pesar de las grandes inversiones que se han realizado en los sistemas TI, éstos aún tienen dificultades para interoperar, lo que repercute en ciudadanos y profesionales, que afrontan dificultades para acceder a los datos clínicos propios o de pacientes.

La solución se encuentra en disponer de una RedIS (Red de Interoperabilidad Sanitaria) para el intercambio de información clínica y administrativa, que conecte los sistemas TI que ya existen, sin que sea necesario modificarlos. Esto es posible acudiendo a la tecnología adecuada para ello, que existe en el mercado y está siendo utilizada en diversos sistemas en todo el mundo.

Una RedIS debe cumplir una serie de características concretas: su despliegue debe ser rápido e integrar cualquier origen de datos. Ha de ser escalable para crecer en la medida en que se incorporen nuevos actores sectoriales, y debe disponer de un amplio catálogo de servicios y aplicaciones, para lo ha de estar basada en la arquitectura SOA. La seguridad es un factor crítico de esta red, que debe cumplir la LOPD rigurosamente y proteger los datos de los ciudadanos. Lo idóneo es que una RedIS unifique la sanidad pública y la privada y, por último, que utilice todos los estándares para dar acceso a nuevas redes integradas que deban interoperar con ella progresivamente.

Desde un punto de vista funcional, como mínimo debe contar con servicios de identificación, capaces de garantizar que el paciente o el profesional que accede es quien dice ser; un servicio de datos capaz de intercambiar información; sistemas para garantizar que el acceso a la información y la transmisión de datos son seguros y trazables; servicios de consentimiento a disposición del ciudadano, para que determine qué datos son interoperables o no. Y, por último, servicios de terminología que den acceso a un nivel superior de interoperabilidad: la interoperabilidad semántica, que haga posible que cualquier médico, en cualquier país, pueda conocer los hechos de un acto médico realizado en otro estado.

Existen dos buenos ejemplos de RedIS en Estados Unidos y en Europa. La primera es la Statewide Health Information Network for New York (SHIN-NY) establecida por proveedores privados de servicios sanitarios, que atienden a una población de referencia de alrededor de 9 millones de pacientes.

El caso europeo tiene lugar en Suecia, que atiende a una población de 9 millones de personas, en 12 regiones sanitarias. El proyecto National Patient Overview (NPO) está haciendo posible que la interoperabilidad entre organizaciones regionales y locales, públicas y privadas, se esté convirtiendo en una realidad.



El cambio requiere agilidad y por tanto integración de TI

Miguel Recio, director técnico de Websphere en IBM SPGI


La economía está forzando a las empresas a reducir costes, mejorar la eficiencia y responder con más agilidad a las demandas de la línea de negocio. Como resultado, el mercado de software de integración está creciendo a raíz de que provee las herramientas necesarias para  llevar a cabo la promesa SOA (Service Oriented Architecture) que incluye la agilidad de negocio, la reducción de los gastos de integración, la reducción de los gastos de desarrollo y las mejoras en tiempo de entrega de nuevas funcionalidades a las distintas líneas de negocio.


La velocidad de cambio es cada vez más rápida. Sólo dos de las diez empresas más grandes del mundo en el año 2000 siguen categorizadas como tales. Los diez puesto de trabajo de más demanda en 2009 no existían en 2004. El cambio es vertiginoso, y la única manera de poder absorber estos cambios es con mayor agilidad en los negocios.


Las empresas, a través de sus CEOs y CIOs piden agilidad de negocio, reducción de costes de integración, reducción de costes de desarrollo y simplificación. Esto solo se puede lograr implementando una arquitectura basada en el modelo SOA que es una orientación a Servicios. SOA ha demostrado que la iniciativa de integración es una necesidad táctica y estratégica para el futuro de cualquier empresa sea del tamaño que sea.


En los próximos años, las empresas continuarán necesitando soluciones de conectividad para adaptarse rápidamente a los cambios de negocio y para reducir sus gastos. La arquitectura basada en servicios continuará evolucionando para adoptar nuevos patrones, estándares y metodologías que permitan dar agilidad a los negocios y reducir los gastos de implementación y desarrollo de la tecnología.


Las herramientas de software de integración, un bus de servicios a nivel de empresa, combinado con un registro central de servicios continuará siendo la base como infraestructura para lograr la transformación positiva a nivel de empresa. La mensajería continuará siendo el cimiento para la conectividad. El procesamiento de servicios web, transacciones, mensajes y ficheros debe ir incluido como parte integral de la implementación de los servicios SOA.


La integración de datos aporta  fiabilidad de la información vía la eliminación de duplicación de datos, visión única de un cliente y seguridad consistente y auditable. Asimismo, ofrece:


  • Entrega asegurada de transacciones, mensajes y ficheros. No es necesario escribir código para compensar cuando hay fallos ya que el sistema provee transaccionalidad y garantiza la integridad de la información.


  • Escalabilidad para absorber crecimiento orgánico, o por adquisición, o también olas de tráfico de transacciones (por ejemplo en las Navidades en Retal).


  • Alta Disponibilidad para proveer servicios a la línea de negocios sin interrupción. La información no se pierde, no se duplica y los servicios están siempre disponibles.


  • Reducción de tiempo de implementación, costo de desarrollo y de integración.


A quién va dirigido


El tamaño de la empresa no es factor en la decisión. Los beneficios son los mismos en cuanto a la agilidad a nivel de negocios, y la reducción de costos de integración y de desarrollo de nuevas soluciones. El software de integración trae consigo gobernabilidad, estándares y metodologías que aportan el desarrollo de nuevas soluciones, reduciendo el tiempo que toma ese desarrollo y los costos asociados.

Empresas que han adoptado una arquitectura basada en servicios (SOA) tienen retornos en la bolsa de valores de hasta un 40% mayor a las que no han adoptado SOA. El ROI es hasta 45% más alto utilizando metodología de integración basada en SOA. El crecimiento de una empresa que adopta SOA es hasta un 10% más rápido, según estadísticas de 2010 Convergence Index, BTM Institute.

 

Importancia de los estándares


Día a día las empresas intercambian información con terceros. Cuando una compañía es pequeña puede tener sus propios estándares, interfaces, formatos, protocolos y reglas para efectuar negocios. Cuando se establecen estándares, que incluyen protocolos comunes, interfaces y formatos, la industria puede evolucionar adoptando los estándares que incluyen las características comunes y puede innovar sobre ellas. Estándares permiten que empresas puedan crecer sin que cada una de ellas tenga que hacer una implementación empezando de cero. Los estándares permiten innovación combinada con interoperabilidad, lo cual repercute en más opciones para los consumidores. Asimismo, la tecnología se puede desarrollar de forma más rápida y los usuarios obtienen beneficios.


Desde el punto de vista de negocios los estándares globales expanden los mercados, lo cual puede aumentar los retornos. La implementación de una arquitectura SOA permite el análisis y la optimización de los procesos de negocios. Se puede capturar, documentar, simular un proceso de negocios que incluye interacciones automatizadas combinadas con interacciones humanas. El análisis permite descubrir los cuellos de botella, las ineficiencias y permite el optimizar el proceso en forma iterativa para mejorar el nivel de servicio a las líneas de negocio con beneficio directo a los consumidores.


Qué hay que exigir a una herramienta de integración


Seleccionar una plataforma o un software de integración no es tarea fácil. Para ello es imprescindible entender cuáles son sus principales funciones y saber cómo rentabilizarlas. Existen siete funciones que son de vital importancia y que deben ser cubiertas por un software de integración para poder abordar un proyecto con éxito:


Conectabilidad.

La capacidad de conexión es la función primaria de toda plataforma de integración puesto que ofrece un canal de comunicación entre la plataforma y cada una de las aplicaciones que se están integrando. Muchas plataformas de integración realizan esta tarea mediante “adaptadores”, que no son otra cosa que líneas de código previamente escritas, capaces de hablar los protocolos nativos de fuentes, conectándolas con la plataforma. Estos adaptadores tienen como principal objetivo acelerar el proceso de integración, y también reducir los costes asociados a la creación código para cada conexión que se realice.

Así, al elegir una plataforma de integración es necesario comprobar el número y el tipo de adaptadores que incluye, y si esa plataforma puede conectar todas las aplicaciones ya existentes. De igual modo, es importante comprobar que disponemos de las herramientas necesarias para crear nosotros mismos los adaptadores necesarios en cada caso, y si son fáciles de crear y utilizar.

Este último aspecto puede llegar a ser vital porque es casi seguro que tendremos que integrar alguna aplicación específica que nos obligue a desarrollar un adaptador a medida.


Abstracción


La abstracción es la segunda de las funciones básicas de cualquier plataforma de integración. Se trata del proceso de representar los datos y funcionalidades de las aplicaciones existentes en un formato unificado. Este formato unificado elimina la necesidad de conocer todos los protocolos, datos o modelos de programación que utiliza cada una de las aplicaciones que estamos integrando. Algunos de los mecanismos de abstracción más utilizados son:

–         J2EE. Es extremadamente útil cuando se trabaja con aplicaciones y lógica de negocio, pero no lo es tanto cuando se trata de datos.

–         XML y servicios Web. Nos permiten trabajar cómodamente con aplicaciones asociadas que ya tengan servicios Web activos. Para aplicaciones que no tengan tal funcionalidad implementada (antiguas o a medida) deberemos hacer implementaciones a medida o de terceros para hacerlas compatibles con los servicios Web.

–         “Formas canónicas”. Están basadas en la representación estandarizada de datos o funciones mediante tecnología de Orientación a Objetos. Es posible que necesitemos transformar previamente en la Plataforma de Integración aquellos datos y funciones que queremos abstraer. Este mecanismo es muy flexible y potente si, además, logramos que estas formas canónicas puedan exponerse o proyectarse como clases estándar Java, .NET, Servicios Web, C++, etc.

Es tremendamente importante que la plataforma de integración disponga de una abstracción flexible: que permita representar datos y funcionalidades y de cualquier aplicación a integrar; que la abstracción se consiga sin tener que modificar las aplicaciones integradas; que sea independiente de las tecnologías usadas para el desarrollo de las aplicaciones existentes (.Net, J2EE, Relacional, C++,…) pero que a su vez se pueda proyectar a cualquiera de estas tecnologías en forma nativa.


Coordinación


En un sistema integrado, la información circula entre aplicaciones distintas bajo la apariencia de mensajes. La coordinación, tercera de las funciones de una plataforma de integración, es la capacidad para administrar el flujo de mensajes. Muchas plataformas de integración incluyen brokers de mensajería que garantizan el envío, la transformación de los datos y el enrutado inteligente de mensajes.

En este caso, el rendimiento y fiabilidad del motor de mensajería de la plataforma son cruciales, ya que afectará directamente a la escalabilidad y robustez del nuevo sistema. La capacidad del broker de mensajes también es una característica a tener muy en cuenta puesto que de él depende la elección de la ruta más adecuada según el contenido del mensaje, la disponibilidad de las herramientas de transformación, el almacenamiento de los mensajes.


Almacenamiento


La integración genera un gran volumen de datos (metadatos, mensajes, información del estado de procesos de larga duración, índices de bases de datos federadas, etc.).

Por tanto, la plataforma de integración necesita un mecanismo para almacenar, recuperar y analizar dichos datos. Desafortunadamente, muchas de estas plataformas sólo disponen de unas capacidades de almacenamiento muy rudimentarias. En estos casos, para conseguir una mayor capacidad de almacenamiento es necesario que la empresa adquiera y posteriormente integre una nueva base de datos externa, con los consiguientes costes adicionales, y con una mayor complejidad en todo el proyecto.

Por tanto es imprescindible conocer de antemano si vamos a disponer de una capacidad de almacenamiento suficiente no sólo para toda la información que se genera al cruzar aplicaciones, datos que utilizará frecuentemente la plataforma sino también para soportar nuevas aplicaciones compuestas (aunque se creen en entornos dispersos) y asegurar el rendimiento de los sistemas: ¿Podremos almacenar todo la información gestionada en la plataforma de integración (incluida la gran cantidad de mensajes que se generan) sin que haya merma en el rendimiento?.


Orquestación


Por Orquestación identificamos la capacidad de la plataforma de integración para modelar y automatizar los procesos de negocio. El motor de orquestación es capaz de interpretar estos modelos de procesos y ejecutarlos.

En la actualidad, muchas incluyen herramientas gráficas propias para modelar los procesos de negocio, pero son pocas las que son capaces de generar código XML estándar a partir de los diagramas que definen los procesos y, así, interoperar con herramientas de modelado de terceros.

En la elección de nuestra plataforma de integración deberemos considerar la flexibilidad que proporciona su capacidad de orquestación. Nos referimos a disponer de una herramienta gráfica de modelado; interoperar con productos BPM de terceros; soportar el diseño de procesos directamente con código y que lenguaje de script utiliza; soportar gestión de workflow con interacción humana; disponer de un motor de reglas que puedan ser fácilmente definidas por personal que no sean programadores para cambiar el flujo de ejecución del proceso.


Desarrollo


Cuando hablamos de integración, el desarrollo se refiere a la creación de los últimos elementos que hemos de desarrollar en un proyecto de integración: aplicaciones y portales que utilicen elementos integrados y nuevos procesos de negocio.

Estas aplicaciones compuestas utilizan todas las características de una plataforma de integración, y ofrecen a la empresa una nueva lógica de negocio y un interfaz de usuario para todos los servicios abstraídos y los procesos previamente comentados.

Uno de los factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una plataforma de integración es que tenga las mismas características que desearíamos que tuviese un entorno de desarrollo rápido: sencillez de utilización, capacidad para modelar nuevos procesos de negocio, y creación de nuevos componentes utilizando el mismo entorno de desarrollo (por ejemplo, adaptadores, transformaciones, mensajes, monitorización de actividad de negocio, etc.).


Gestión


Por lo que hemos presentado, es fácil entender que los sistemas integrados están entre los difíciles de gestionar. Por ello, es vital que la plataforma de integración ofrezca una buena capacidad de gestión, ya sea cuando nos encontremos todavía en la fase de desarrollo de nuestro nuevo sistema integrado, o cuando éste haya entrado en producción.

Además, sería más que recomendable que la plataforma de integración pudiese almacenar cada mensaje que circula por el sistema, ya que gracias al análisis de esta información nos será mucho más sencillo identificar y corregir cualquier problema.

Por todo ello, cuando estemos eligiendo una plataforma de integración, también tendremos que valorar la sencillez y el alcance de sus herramientas de gestión. Algunas de las preguntas que debemos hacernos son: ¿Almacena esta plataforma suficientes mensajes como para poder realizar un diagnóstico completo ante cualquier fallo? ¿Podemos analizar estos datos en tiempo real? ¿Existe la posibilidad de ampliar estas herramientas de gestión? Y en caso de que lo necesitemos, ¿soportará la plataforma la utilización de herramientas de gestión (por ejemplo, SNMP) de cualquier otra compañía? Y por último, ¿podremos rastrear cualquier mensaje que se haya generado en cualquier proceso de negocio?