evolución del almacenamiento. almacenamiento flash almacenamiento cloud

El almacenamiento es uno de los elementos indispensables dentro de las tendencias tecnológicas. Su evolución y los cambios que ha experimentado en los últimos años ha sido espectacular.

Publicidad

Si hay un elemento que ha cambiado en los últimos años ese ha sido el del almacenamiento y el responsable de ese cambio ha sido, sin ninguna duda, la nube. No se entiende la situación actual del almacenamiento sin antes hacer referencia al mundo cloud y es que, la adopción por parte de las organizaciones del entorno cloud ha posibilitado que el almacenamiento se convierta en un factor fundamental y que gracias a él puedan desarrollarse tendencias como el Big Data o la Inteligencia Artificial.

En estos momentos, el mundo del almacenamiento se encuentra en un periodo en el que se está produciendo una convergencia entre el almacenamiento físico y las nuevas tendencias hacia el almacenamiento en entornos virtuales, por lo que estamos presenciando un escenario completamente nuevo en cuanto al almacenamiento de datos. En este sentido, Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston, afirma que “cabe destacar que se está produciendo una expansión en la gama de soluciones de almacenamiento disponibles tanto para el mercado corporativo como para el de usuario final. Además, no sólo aumenta la cantidad de dispositivos a disposición de los usuarios, sino que también vemos como estos mismos productos son cada vez más completos y cuentan con mejores especificaciones técnicas, centradas fundamentalmente en la seguridad y la capacidad”.

En estos momentos, el mundo del almacenamiento se encuentra en un periodo en el que se está produciendo una convergencia entre el almacenamiento físico y las nuevas tendencias

La evolución del mercado del almacenamiento, además, evoluciona de la mano del resto de tendencias tecnológicas como el Big Data, el almacenamiento flash o la cada vez más real hiperconvergencia. Todo esto hace que el almacenamiento vaya a continuar siendo una de las principales áreas de crecimiento dentro del sector de IT. Ante el constante crecimiento de los datos que tanto usuarios como empresas y administraciones públicas generan, se necesitan infraestructuras capaces de soportar, almacenar y gestionar esa información para su análisis y, de esta forma, convertirla en un valor estratégico.

Por eso, David Rebollo, Storage Sales Specialist, Lenovo Data Center Group, es claro al asegurar que “el almacenamiento flash será el protagonista dentro de las soluciones de gestión y almacenamiento de datos, ya que ofrece a las organizaciones mejoras en cuanto a la velocidad y capacidad de respuesta de sus principales operaciones de negocio. Y es que el almacenamiento flash acelera enormemente las cargas de trabajo críticas y ofrece un sistema sólido de gestión de loas datos, protección integrada y escalabilidad uniforme”.

Por su parte, Marco Blanco, country manager de España y Portugal de Pure Storage cree que “Hay varias tendencias en juego en el mercado actual, sin embargo, apuntalando todas ellas está cerrar la brecha entre el almacenamiento en la nube privada y pública. A medida que más y más clientes adoptan la nube híbrida, es fundamental que su infraestructura esté optimizada para la movilidad de los datos. Otro punto clave es que las empresas buscan el movimiento hacia el almacenamiento flash. El flash emergió rápidamente como fuerza dominante en el mercado de almacenamiento hace unos años, y muestra un crecimiento positivo, mientras que los discos duros y las cabinas flash híbridas están disminuyendo su presencia. Fuimos el primer proveedor en impulsar la adopción generalizada de almacenamiento 100% all-flash, y desde entonces la infraestructura basada en flash ha hecho posibles nuevas innovaciones”.

En definitiva, lo que está ocurriendo es que estamos viendo una explosión en la cantidad de datos que se generan y que crecen de forma exponencial día a día. Según el estudio Global Data Protection Index, elaborado por Dell Technologies se revela los números de ese incremento espectacular: un 569% del volumen de datos que gestionan las organizaciones de todo el mundo durante el periodo 2016-2018, así como un crecimiento de 50 puntos porcentuales en la adopción de tecnologías de protección de la información. El dato más significativo es que las organizaciones han pasado de gestionar, en término medio, 1,45 PB en 2016 a 9,70 PB en 2018. También es destacable que el 92% de los encuestados dice ser consciente del valor potencial de sus datos y que un 36% ya ha puesto en práctica fórmulas para monetizarlos.

Pero un factor importante que hay que destacar es que las empresas ya no se limitan a guardar esos datos sino que necesitan analizar estos datos en tiempo real posible para obtener información y una ventaja competitiva. Y es aquí donde aparece uno de los principales retos a los que se enfrentan las empresas ya que trabajar con semejante cantidad de datos hace que sea más difícil moverlos por lo que las empresas tienen que implementar soluciones que permitan analizarlos donde se crean, y hacerlo de forma rápida y fácilmente.

Por eso, Andrés Rey, Ingeniero de Sistemas Senior de Nutanix, resume las necesidades futuras de este mercado en las siguientes: “cada vez veremos mas entre las “grandes” empresas del sector, destaca una vitalización del mismo, además de una integración con el resto de componentes de la Infraestructura. Realmente, esta es la única opción para poder competir en un mercado cada vez más definido por SDDC. Además de la integración y vitalización, veremos unidades cada vez más rápidas basadas en all-flash, las cuales no servirán de mucho si antes no se consiguen eliminar los problemas heredados de rendimiento por el uso de controladoras. Viendo la tendencia hacia una “cloud mixta”, y hacia el hecho de que cada vez estemos más abocados al uso de Datacenters mixtos basados en Clouds públicas y privadas, el mercado de almacenamiento debe adaptarse a nuevos requerimientos como la integración con proveedores externos para compartir de forma transparente el uso de almacenamiento e integrar el reparto de cargas entre Datacenters. En lo que respecta a la gestión de los backups, y a pesar de que esta opción aún se sigue considerando antes que la creación de Snapshots de LUN, es importante reseñar que esta forma de trabajar cambiará, dando paso a una visibilidad a nivel granular de VM o APP para realizar Backups eficientes sin tener en cuenta dónde esté el dato”.

Almacenamiento Definido por software

Como decíamos al principio de este reportaje la culpable de este desarrollo ha sido la nube que ha posibilitado que las empresas hayan conseguido una mayor agilidad en el centro de datos. Aunque el almacenamiento en cloud es fácil de implementar rápidamente y en incrementos pequeños, colocar datos en el cloud no resulta viable en todas las situaciones y, además, recuperar o repatriar datos tiene un coste tanto en tiempo como en dinero. Y gracias a la nube, la tendencia más clara del almacenamiento pasa por el SDS o almacenamiento definido por software. De hecho se puede afirmar que ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una realidad ya que el almacenamiento definido por software permite ser más ágil en el momento de solucionar problemas. Y es que, gracias al SDS se pueden copiar las ventajas de la nube moverse a los entornos de nube híbrida y permite negociar con el proveedor de software que más le interesa a las empresas. SDS aporta economía de escala que permite a las empresas crecer de forma ordenada. En opinión de Jaime Balañá, director técnico de NetApp, “el almacenamiento definido por software es una realidad que responde a la necesidad de adaptabilidad y agilidad similares a las de la nube para entornos on-premise, y que gracias a su abstracción de la capa de infraestructura permite soportar servicios de almacenamiento especialmente adaptados en multitud de entornos. Así, por ejemplo, con las soluciones SDS de NetApp es posible poner en marcha soluciones de almacenamiento empresarial en ubicaciones remotas o para dar soporte a aplicaciones móviles, en los que el espacio y el soporte tecnológico sean limitados, y, a su vez, estos sitios remotos pueden participar plenamente en la infraestructura de tecnología compartida sin renunciar a otras prestaciones”. Rafael Díaz-Guardamino, Modern Data Center Sales Enterprise Iberia de Dell Technologies, el auge del SDS esdebido a las ventajas de versatilidad, automatización y sencillez características de este tipo de soluciones. Por eso, cada vez más empresas optan por soluciones de almacenamiento definidas por software en su más pura esencia. Esto es tanto así que incluso nuestras soluciones de almacenamiento más tradicionales han sido evolucionadas para poder ser definidas y gestionadas desde capas de software externas y por tanto puedan beneficiarse de estas ventajas”.

En este sentido, Antonio Pizarro, Head of Enterprise Solutions de OVHcloud señala que “la principal ventaja que aporta el almacenamiento definido por software es que brinda más flexibilidad y escalabilidad al no tener que depender del hardware, lo que es muy útil por ejemplo a la hora de realizar migraciones, al permitir que ya no se tenga que supeditar el hardware en origen con el de destino”.

En definitiva, el almacenamiento definido por software representa un cambio de filosofía, tanto en la forma de trabajar, monitorizar… En el almacenamiento definido por software podemos gestionar 1GB o Petabytes de una forma sencilla, asegurando una mayor escalabilidad y sin afectar al rendimiento, además de obtener una visión global de nuestro almacenamiento mediante la eliminación de silos. Importante también es el mayor rendimiento conseguido cuando el almacenamiento por software utiliza hardware distribuido. Como asegura el portavoz de Nutanix, “todas las empresas que comienzan con esta nueva filosofía no quieren volver atrás; las ventajas obtenidas son muchas”.

La nube que todo lo cambió

Son los entornos cloud los que han posibilitado que el mercado del almacenamiento to viva una segunda juventud. Por otra parte, cada empresa se encuentra en una etapa diferente de su viaje por la nube. Sin embargo, la nube híbrida ha surgido como una tendencia clave de almacenamiento. La infraestructura de TI tradicional no se creó para satisfacer las demandas de un entorno empresarial moderno y de uso intensivo de datos, sino que se construyó a lo largo del tiempo, proyecto por proyecto, dando como resultado una infraestructura fragmentada y aislada. Pero el problema, como afirma el portavoz de Pure Storage, “la nube ha complicado aún más las cosas ya que existe un dilema común: la nube pública no está diseñada especialmente para las necesidades de las empresas y el almacenamiento de nivel empresarial no es tan fácil de usar como la nube, lo que ha provocado que hasta ahora muchas empresas se hayan visto obligadas a elegir entre una y otra opción. Independientemente de dónde se encuentren las organizaciones en este camino a través de la nube, la recomendación es que permitan que sus objetivos generales de negocio guíen su decisión sobre si desplegar sus aplicaciones on-premise o en diferentes nubes. Deberían aprovechar lo mejor de lo que hay disponible ambos mundos para construir aplicaciones híbridas que saquen partido de lo mejor de cada uno de ellos. Lo importante es tener la capacidad de trasladar las aplicaciones nacidas en la nube a un entorno local, o viceversa”.

El almacenamiento definido por software es una realidad que responde a la necesidad de adaptabilidad y agilidad similares a las de la nube para entornos on-premise

Y es que, el mercado de almacenamiento ya se está viendo afectado por la implantación del clouds hibridas o cloud públicas. Ahora, las empresas requieren menos almacenamiento y gran parte de los servicios tradicionales ya están externalizados. Tal y como asegura el portavoz de Nutanix, “aunque inicialmente se pensó que el impacto podía ser mayor, las empresas de almacenamiento están adaptándose al cambio, ofreciendo soluciones más completas y cada vez más integradas con soluciones cloud privadas, al contrario que con nubes públicas. A raíz de esto, las empresas “tradicionales” de almacenamiento que no se adapten al cambio podrían sufrir una disminución de su cuota de mercado”.

La realidad es que la nube es un elemento esencial y como afirma el portavoz de OVH, “la mayoría de los proyectos nuevos ya están en cloud, pero todavía existe una serie de retos con respecto al legacy y la integración de cargas onpremises en una gran parte de empresas. Es importante que los proveedores demos diferentes opciones para migrar a la nube y trabajemos con estándares y soluciones interoperables, pues es la única forma de avanzar hacía entornos híbridos y multicloud basados en las necesidades específicas de cada cliente”.

Y dentro de la nube cobra especial importancia la nube híbrida. Y esto es porque con la nube las empresas se encuentran ante un modelo flexible pero que tiene ciertas limitaciones técnicas. Justo lo contrario de lo que le ocurre al tradicional almacenamiento on-premise que es un modelo que carece de limitaciones técnicas pero que no es nada flexible. Así que la nube híbrida soluciona ambos problemas. En este sentido, José Moreno Vieco, Head of Business Development de Fujitsu Product Business Line “los servicios cloud ofrecen muchas ventajas, pero por cumplimiento ya hay muchas empresas y organismos que no pueden usarlo, teniendo en cuenta que a día de hoy, los hiperescalares no tienen CPDs en España. Y del resto, determinados servicios como el correo electrónico ya tiene una implantación masiva, otros van más lentos. Bajo mi punto de vista, las aplicaciones de negocio aun tardaran en subirse al cloud, la apuesta va más por soluciones de cloud híbrido”. Por su parte, el portavoz de Dell Technologies, “quizás uno de los cambios más relevantes en el mundo de las infraestructuras de IT es la eclosión de la nube como modelo operativo. Estos últimos años hemos visto cómo este modelo operativo no es unidireccional hacia la nube pública, sino que la realidad actual presenta la nube híbrida como la opción elegida en la mayoría de los clientes, ya que permite a la empresa mantener una infraestructura privada para los recursos confidenciales”.

Almacenamiento – Todo es flash

Es otra de las tendencias que se han convertido en realidad. El almacenamiento flash es asumido por la práctica totalidad de empresas. Según los datos de IDC, correspondientes al primer trimestre de este año, el mercado de almacenamiento flash generó más de 2.470 millones de dólares en ingresos, creciendo un 17,5% interanual. Estos datos avalan la tendencia del mercado hacia los sistemas de almacenamiento de estado sólido, dado que las organizaciones no pueden perder ni un segundo en la gestión de los datos críticos y necesitan acceso rápido a sus aplicaciones a la vez que buscar proteger esos datos con una latencia mínima de acceso a los mismos.

Tal y como afirma Jaime Balañá de NetApp, “la tecnología Flash evolucionará a ritmo de dos dígitos anualmente.  Hoy por hoy no se concibe otra tecnología de “disco” que no sea el SSD. Salvo para algunas aplicaciones que necesitan discos rotacionales, pero que son cada vez más periféricas. El uso del Flash se ha generalizado ya que, gracias a las tecnologías de reducción del dato, es incluso más competitivo en precio teniendo en cuenta, además, su densidad, fiabilidad, gran rendimiento, y su relación de coste $/GB.  En la actualidad, y en el corto plazo, se continuarán desplegando dos niveles de almacenamiento (Flash y NL-SAS/SATA) para aplicaciones empresariales y almacenamiento de larga retención y elevado volumen respectivamente”. Por su parte, Pedro González de Kingston considera que “estamos siendo testigos de la implementación de soluciones de almacenamiento virtual, pero el modelo tradicional en dispositivos físicos sigue predominando. Este hecho, unido al auge de los centros de datos corporativos impulsará el crecimiento del almacenamiento flash en productos como los SSD. Por otra parte, los principales beneficios que ofrecen a las empresas son sus funcionalidades de seguridad y protección de la información que almacenan, así como un crecimiento significativo en las capacidades y velocidades de transmisión de información, entre otras. Gracias a este desarrollo, las empresas cuentan con dispositivos que les permiten desarrollar sus actividades con total fiabilidad”.

El éxito que están teniendo las tecnologías flash viene dado porque tiene una serie de ventajas importantes para las empresas. El portavoz de Dell Technologies, Rafael Díaz-Guardamino, señala alguna de ellas: “en primer lugar, esta tecnología contribuye a la modernización de la infraestructura de centro de datos y permite ejecutar a la perfección las aplicaciones de misión crítica a una velocidad y a un precio inimaginable hace varios años. Hay que tener en cuenta que la tecnología Flash cubre actualmente todas las capas de TI, independientemente de si son entornos virtualizados o no. Además, la tecnología Flash no sólo agiliza la gestión, sino que también permite incorporar a los sistemas nuevas funciones, algunas tan importantes como la deduplicación de la información, mediante la cual los sistemas de almacenamiento evitan que la información redundante sea grabada en el sistema de almacenamiento. La consecuencia de esto, cuando se dispone de un número muy elevado de puestos de trabajo virtualizados de características similares y que comparten información común, es que podemos gestionar varios miles de puestos con la infraestructura de almacenamiento correspondiente a menos de la mitad tanto en cuanto a la compra, como a gastos ambientales, lo cual aporta una mayor sostenibilidad”.

Big Data y Almacenamiento

Una de las tendencias que se ha visto evolucionada por la evolución que ha sufrido el mercado del almacenamiento es Big Data. El análisis masivo de grandes cantidades de datos ha dejado de ser un fenómeno para convertirse en una realidad que muchas empresas emplean para conseguir una ventaja competitiva. De acuerdo con la consultora IDC, el mercado de soluciones para Big Data alcanzará este año los 45.000 millones de euros y la expectativa es que se continúe el ritmo de crecimiento en inversiones en software, infraestructura (tanto en el Cloud como en On-Prem) y desarrollo ya que las iniciativas de Big Data Analytics ya empiezan a formar parte del core de negocio de las empresas. Jaime Balañá de NettApp cree que “la adopción del uso de sistemas y soluciones de Big Data Analytics y el continuo desarrollo de nuevos entornos y aplicaciones de procesamiento masivo que se han ido incorporando al ecosistema de Big Data en los últimos años ha hecho que los distintos tipos de información que se necesitan procesar (no estructurada, semi-estructurada y estructurada) creen silos y complejidad, a la vez que suponen un gran reto en cuanto a escalabilidad, gestión y protección del dato. Si bien es cierto que las iniciativas basadas en modelos Cloud resuelven de manera nativa el problema de la escalabilidad y gestión, estas no son factibles a veces debido a regulaciones en lo relativo a la privacidad y confidencialidad de los datos y hacen que las empresas opten por modelos de cloud híbrida”.

Seguridad en el Almacenamiento

Y llegamos al tema clave. Otro elemento que ha evolucionado mucho en los últimos años, pasando de ser considerado como algo secundario a ser un elemento fundamental para cualquiera de los modelos de almacenamiento. La importancia creciente que tienen los datos en las organizaciones, ha posibilitado que la seguridad se llegue a convertir en una obsesión. La protección del dato es una de las primeras cuestiones que plantean los directores de IT y Arquitectos de soluciones; son conscientes de la importancia que conlleva la continuidad del negocio. Y el portavoz de Nutanix pone algunas preguntas: “¿qué RPO/RTO necesitamos en nuestra corporación? ¿qué coste conlleva? o ¿podemos variar RPO/RTO y qué no sea en ambos casos 0? son vitales para un correcto dimensionamiento de nuestra solución. De hecho, siempre se suele incluir en las previsiones. No obstante, estos responsables tecnológicos se enfrentan a la dura tarea de «defender» estos presupuestos en sus empresas: se trata de un servicio critico que, en la mayoría de ocasiones, no es visible si no hay “fallos” que requieran de una recuperación del entorno”.

Lo cierto es que para poder asegurar el dato, sobre todo en lo que respecta a entornos cloud es “trabajar con proveedores y soluciones certificados oficialmente y que aseguren la seguridad de los datos tanto a nivel legal como de disponibilidad –por ejemplo, ante ataques DDoS u otras brechas de seguridad–, sobre todo en el caso de datos sensibles. También las empresas deberían examinar en detalle las regulaciones que afectan al almacenamiento de sus datos pues, por ejemplo, si están alojados en proveedores americanos –incluso en territorio europeo– pueden estar sujetos a la CLOUD Act y la Patriot Act estadounidenses.”, afirma Antonio Pizarro de OVH. Pero es que además, tal y como afirma Marco Blanco de Pure Storage, “el modelo tradicional de backup/ protección de datos de “disco a disco a cinta” está fracasando a la hora de cumplir con las exigencias de la era de la nube. Las organizaciones que miran hacia el futuro deben mirar hacia un modelo más moderno, de ‘flash-to-flash-to-cloud’. La combinación de flash y cloud ha reinventado la protección de datos, permitiendo una rápida recuperación local desde flash, una retención a largo plazo de bajo coste y la reutilización de datos en la nube”.

Las tecnologías de seguridad del dato están en constante evolución, ya que este dato es un elemento fundamental y de gran valor para cualquier tipo de empresa. Las organizaciones cada vez están más concienciadas de la importancia de salvaguardar sus datos con entornos de backup y recuperación, Disaster Recovery, garantía de privacidad y cumplimiento de normativas. Con esto, Jaime Balañá, director técnico de NetApp, las empresas quieren conseguir:

– evitar la pérdida de datos accidental, protegerse del ransomware, virus u otros ataques maliciosos, o evitar en general que sus datos sufran ningún daño;

– protegerse frente a fallos energéticos, cumplir los requisitos más exigentes en cuanto a puntos de recuperación, y aprovechar todo el potencial del cloud para modernizar los entornos de recuperación de desastres;

– cumplir con las normativas gubernamentales, gestionar la seguridad de los datos de forma eficiente a lo largo de los distintos niveles de almacenamiento, incluido el cloud híbrido, y cumplir los requisitos de recuperación ante desastres y archivado sin comprometer la seguridad de los datos;

– y bloquear los ficheros de escritura única y lectura múltiple.