El portal creado por Microsoft en 2006, que estaba pensado para ser el gran contenedor de proyectos relacionados con la compañía, acaba de cerrar. Microsoft cierra Codeplex, y lo hace sin que prácticamente importe a nadie. Lo hace además recomendando a sus usarios pasarse a Github, con la cual se ha asociado para todo aquello que tenga que ver con el albergue de sus propios proyectos de código abierto.

Microsoft cierra Codeplex, y lo hace sin que prácticamente importe a nadie

Y es que el mercado manda, y si hace poco veíamos cómo cerraba también Google Code, la tendencia actual discurre por otros derroteros. El mercado del desarrollo se está volviendo mucho más democrático, y ya pocas empresas piensan o sueñan en tener una preponderancia sobre el resto. Los proyectos opensource (lenguajes, librerías, herramientas) en el mundo del desarrollo triunfan por doquier, y plataformas tradicionales como .NET se resienten en favor de estos nuevos jugadores.

Adaptarse o morir. Si no puedes con ellos, únete a ellos… Estas frases están desde hace unos cuantos años ya grabadas a fuego en los baños de la empresa de Redmond, que a todas luces no ha conseguido hacer perdurar su modelo de desarrollo cerrado, pese a que el mercado llevaba años diciéndole que “por ahí no”.

En cualquier caso, aquí no pierde nadie. Las empresas son bienvenidas a cualquier proyecto opensource mientras respeten las reglas. Veremos.

>