iPhone sin puertos

Cada vez más voces hablan de la apuesta firme de la compañía Apple por un iPhone sin puertos, un terminal que no contaría con ningún tipo de conexión externa, y que supondría el primero en su estilo y génesis, y que muy probablemente revolucionaría por completo la concepción actual de las conexiones en el resto de terminales y dispositivos comerciales.

La noticia se ha hecho pública mediante un post en la cuenta de Twitter de Fudge, que ya en otras ocasiones se adelantó con cierta precisión a los lanzamientos de Apple, como fue le caso del  iPhone 12‌ Pro y del escáner LiDAR, mucho antes de que salieran al mercado. Y aunque siempre hay que recibir estas noticias con cierta cautela, no cabe duda que de ser así, la compañía daría un paso gigantesco en su producción creativa de nuevos dispositivos y formas de conexión.

Otoño sería la fecha elegida por la multinacional tecnológica para la puesta de largo de su nueva generación de iPhones, que contarían con un puerto Lightning para realizar las cargas de los terminales e igualmente para traspasar datos, suponiendo esto la desaparición del USB-C actual, probablemente para siempre, ya que no sería necesario en este caso.

La fuente mencionada también señala que Apple ha explorado la posibilidad de un iPhone 12 que contara con un puerto USB-C, pero finalmente han descartado esta opción y no ha llegado ni a la fase de producción. Lo que supone una adelantamiento por la derecha del puerto Lightning, que a buen seguro, ha llegado para quedarse, y que irá implementando mejoras en tiempos venideros.

2021 parece el año elegido para el cambio de paradigma en las conexiones de los terminales y dispositivos de Apple, ya que también se espera que el iPhone 13 carezca de conectores externos

2021 parece el año elegido para este cambio de paradigma en las conexiones de los terminales y dispositivos de Apple, ya que también se espera que el iPhone 13 carezca de conectores externos, y que realice sus cargas de forma inalámbrica además de contar para las transferencias de datos con un sistema Smart Connector que no tendrá puerto y permitirá sincronizar y enviar datos de forma fiable y estable.

Apple conseguiría así, aunque no lo parezca a priori, cambiar radicalmente el escenario comercial de dispositivos, al margen de acabar con los conceptos hasta ahora estandarizados en relación a las formas de conexión, para cargar y realizar transferencia de datos entre terminales y dispositivos interconectados. Una apuesta atractiva, que si sale bien, será el inicio de un nuevo futuro para las conexiones.