Pablo Montoliú, CIO de AON

El rol del CIO ha evolucionado desde hace unos años hasta ahora. Entrevistamos a cuatro CIOs y responsables de tecnología que ofrecen su opinión acerca de cómo han vivido esta evolución.

Entrevista con Pablo Montoliú, CIO de AON

El CIO ha pasado de optimizar sistemas a tener una visión conjunta de toda la empresa que no sólo afecta al departamento TIC, ¿Qué ha supuesto esta transformación para usted?

Desde que el CIO se convirtió en CIO (con C), asumiendo y ejerciendo la C que encabeza su título, asumió un rol diferente, consistente en apoyar el/los negocio/s de su Organización y facilitar lo máximo posible el desempeño de los empleados de la misma. Si además, la función incorpora otras tareas, como Innovación, o una participación activa en la (mal llamada) “Transformación Digital” (que desde mi punto de vista debería más bien denominarse “Evolución Digital”, dada su definitiva permanencia en el tiempo), el rol cambia sensiblemente, convirtiéndose más en un gestor y facilitador, que en un tecnólogo. Y por supuesto, con una clara orientación a negocio.

¿Ha cambiado la relación que tiene con el comité directivo? ¿Le prestan más importancia a la labor del departamento de tecnología?

Desde luego. Generalmente, en el largo plazo, cualquier miembro del Comité Directivo será más valorado en función de su aporte al resultado y evolución de la compañía. Teniendo en cuenta la importancia que la tecnología tiene en la vida de los empleados, clientes y demás stakeholders de una Organización, una actitud constructiva, pero al mismo tiempo realista respecto a cómo utilizar la tecnología para añadir valor a dichos grupos de interés y por tanto al resultado de la Compañía, redundará en una mayor relevancia de la figura del CIO y en su capacidad de influencia sobre el resto de áreas.

¿Qué cree que, en materia tecnológica, deben aprender las empresas tradicionales de las que son meramente digitales?

Paradójicamente, pienso que lo que más deben aprender las empresas tradicionales de las digitales, no es de tecnología, sino de la forma de trabajar, en Organizaciones más planas, ágiles y dinámicas, con margen y empoderamiento para la innovación constante y margen para la aceptación de errores. El concepto DevOps, al trabajo por sprints, aplicando metodologías ágiles, es otra de las enseñanzas más relacionadas con tecnología que las Corporaciones pueden adoptar. Asi mismo, la importancia del dato y su utilización en beneficio del negocio es otra característica habitual de las empresas digitales no siempre relevantes en las grades Organizaciones.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta un CIO en la actualidad?

Conjugar el corto plazo con el largo, considerando lo rápido que evoluciona la tecnología en la actualidad, y el ritmo de cambio de los negocios. Ser capaz de liderar el cambio cultural al que se deben enfrentar las Organizaciones, y prestar unos niveles de servicio excelentes, en entornos cada vez más abiertos y con una mayor “superficie”, sin renunciar por ello a unos niveles de ciberseguridad adecuados, cuya gestión es cada vez más dinámica y compleja.

Puedes leer el reportaje completo PULSANDO AQUÍ

>