José Velázquez director general de Infor

La pandemia ha afectado a los clientes de Infor que han tenido que hacer un sobreesfuerzo para ayudar a sus clientes. Hablamos con José Velázquez, director general de la compañía que cuenta los retos que tienen por delante.

Entrevista con José Velázquez, director general de Infor

¿Cómo ha afectado a Infor la pandemia?

Nos ha afectado como a todo el mundo. Es verdad que estábamos preparados para el teletrabajo, pero el hecho de no ver a las personas y trabajar de forma diferente requiere un esfuerzo para no perder la productividad. En lo que se refiere a negocio también nos ha afectado ya que somos una compañía que ofrece soluciones para el entorno industrial al que, sobre todo, durante la primera fase de confinamiento, le afectó mucho la situación ya que es un sector que estuvo prácticamente parado.

También hemos visto cómo a otros clientes les creció de manera desorbitada la demanda y aquí los retos estaban en la logística porque muchas cadenas de suministro tenían problemas, los productos que venían de fuera no llegaban… Infor ha intentado ayudar en ambos terrenos lo que hemos aprovechado para suplir los déficits que tenían todos estos sectores. En definitiva, el Covid ha sido dramático, pero también tiene sus aspectos positivos.

¿Cómo han afrontado el reto de la cadena de suministro? ¿Qué les ha faltado a los clientes?

Ha habido varias cosas que les faltaban, pero sobre todo carecían de la capacidad de adaptarse al negocio físico. En este caso les hemos proporcionado soluciones específicas para afrontar la nueva realidad. También hemos visto que había clientes que tenían estructuras antiguas, que no han migrado a la nube y que les ha costado adaptarse al teletrabajo. Y por último, en todo aquello que se refiere a la gestión de la logística, la gran mayoría de clientes no estaban preparados para afrontar un reto tan grande. En este caso se requiere de sistemas mucho más flexibles y aquí se han podido aprovechar de nuestra gama de soluciones en la nube que lo que proponen son dos cosas fundamentales: digitalización y flexibilidad para que los clientes puedan adaptar de forma rápida sus diferentes escenarios a los retos que están por venir.

¿Se ha adaptado la cadena de suministro a esta nueva realidad que comenta?

Estamos en ello, todavía. Se puede ayudar con algún parche puntual como se hizo al principio, pero la infraestructura tiene que ser totalmente nueva y eso lleva más tiempo. En la segunda mitad del año pasado vimos cómo las empresas se lanzaron a adoptar la digitalización, a transformar de forma radical sus procesos y eso se aceleró muchísimo entonces y mantiene la misma velocidad en la actualidad.

¿Dónde está incidiendo más Infor en estos momentos? ¿Qué es lo que más se está demandando?

Infor se enfoca en dos grandes tipos de soluciones: el ERP en cloud especializado en diferentes industrias y en soluciones de procesos específicos como la parte de logística, mantenimiento, gestión de la mano de obra, etc. Y estamos notando que clientes nuestros, que estaban en ERPs antiguos, están acelerando el cambio a nuestra cloud suite específica para su industria. Y lo hacen con proyección estratégica, con contratos transformadores.

Además hay clientes que buscan herramientas muy particulares departamentales que les ofrezcan las mejores soluciones para un proceso determinado. De esta forma estamos viendo un incremento muy importante de la demanda de nuestra solución de EAM. También en nuestras soluciones de analítica. Todo lo que es analizar datos en tiempo real para sacar conclusiones es una demanda muy importante por parte de las empresas.

¿Cómo va la migración de sus clientes a los entornos cloud? ¿Hay clientes que se niegan a moverse a la nube?

Hemos hecho un esfuerzo enorme en tener el mejor producto cloud del mercado. Con la ventaja de que es un producto cloud nativo, que se ha construido desde cero y esto es algo que ven los clientes y que es fruto de una inversión en I+D de más de 5.000 millones de dólares.

Lo que estamos viendo, en general, es que las reticencias hacia los entornos cloud, sobre todo en este último año, han desaparecido casi totalmente. Hace un año, había muchas empresas que ponían en duda las ventajas de la nube. Así que estamos viendo una gran demanda por parte de los clientes. Es verdad que algunos tienen todavía dudas pero se van acercando poco a poco hacia la nube a través de pequeños proyectos, en vez de apostar de primeras por un gran proyecto transformador, y a partir de ahí empiezan a incorporar más servicios.