MMD, la compañía que comercializa los monitores LCD con marca Philips, ha presentado un nuevo monitor de 21’5 pulgadas con conectividad USB. La principal novedad de este monitor es que puede ser conectado al ordenador utilizando sólo un cable USB que, además de enviar las señales de vídeo, le sirve como fuente de energía.

En realidad, el equipo viene bien para ordenadores portátiles, en los que la pantalla no es muy grande y en determinados momentos, se necesita una visión más amplia, que la pantalla de estos ordenadores no ofrece. Evidentemente, también puede ser utilizado en un ordenador convencional, pero en este caso, la pantalla de 21,5” es del tamaño habitual que se utiliza en tareas de trabajo.

Lo que ofrece el nuevo monitor LCD 221S3UCB de Philips al usuario de PC es trabajar con un segundo monitor siempre que lo necesite – sin tener que buscar otro enchufe al que conectarlo. Para los más ocupados, supone una cosa menos por la que preocuparse – al mismo tiempo que se traduce en un ahorro de energía.

Nada más que un vistazo a la cajonera de un escritorio de oficina es suficiente para comprobar la cantidad de cables de conexión y de otras funcionalidades de los que se dispone y no se utilizan para nada. El nuevo monitor 221S3UCB, la última incorporación de la línea Philips S-line para profesionales, contribuye a dar un uso eficiente a esos cables inútiles. Estamos ante el un gran equipo Plug & Play: no hace falta ni cableado VGA o DVI (con sus incómodas conexiones “plug-and-crew”) ni tampoco otra toma de corriente.

Al estar conectado a un cable USB el usuario puede ver mejorado el trabajo fuera de la oficina, permitiendo a aquellos profesionales que lo necesiten hacer unas presentaciones ante cliente impecables o trabajar en grandes hojas de cálculo que requieren gran precisión haciendo uso de todo el espacio de la pantalla. También se pueden ver películas en HD sin necesidad de enchufarlo a un punto de corriente o enredar cables. Normalmente, un notebook puede aportar energía a dos monitores sin una fuente externa, pero en el caso de que sean necesarias más pantallas, la conexión USB 2.0 hace mucho más fácil el conectar pantallas adicionales.

Como el monitor no necesita estar conectado a la corriente a través de un adaptador externo, desaparece uno de los componentes más contaminantes para el medio ambiente: la fuente de alimentación. Sólo esto supone ya una gran diferencia con respecto a otros monitores, pero su exclusividad no se queda aquí. Para ser energéticamente eficiente utiliza una retroiluminación LED de bajo consumo, que es lo que le permite poder tomar la energía del ordenador. El dispositivo consume apenas 8 watios, lo cual se traduce en que el consumo energético se ve reducido casi a la mitad del de un monitor estándar. Al contar con la tecnología eco-friendly también busca el máximo bienestar de los usuarios ya que ayuda a aquellos que pasan un gran número de horas ante la pantalla a lograr una postura mucho más sana y contribuye al confort físico. Para ello, integra el dispositivo Compact Ergo Base que permite inclinar y girar el monitor para ajustarlo a cada usuario y poderlo colocar en la posición correcta a la altura de la vista.