telcos recuperación económicawocu monitorización redes
telcos recuperación económicawocu monitorización redes

La resiliencia de los países tecnológicamente avanzados depende, cada vez más, de la fortaleza de sus empresas de telecomunicaciones. Esto es algo que ya casi nadie discute, en relación al correcto funcionamiento de las organizaciones y el futuro económico de todo el planeta. Efectivamente, la recuperación económica no será posible sin la participación de las telcos.

Los expertos señalan en un informe reciente que las telecomunicaciones han sido capitales a la hora de dar respuesta durante la pandemia por el Covid-19, permitiendo el funcionamiento de empresas mediante teletrabajo, y atención remota a clientes, entre otras muchas cosas.

Las telcos no sólo han respondido bien durante la crisis, también han demostrado ser fundamentales para que los sistemas se mantengan y con ellos se atienda la demanda de trabajo y servicios, algo que sin duda tendrá que implementarse como una norma en tanto empresas privadas como en organismos públicos. La solidez de las redes ha estado a la altura, con algunas pequeñas excepciones, más relacionadas con las subestructuras no capaces que con el servicio global.

Las telcos no sólo han respondido bien durante la crisis, también han demostrado ser fundamentales para que los sistemas se mantengan y se pueda producir una recuperación económica

A pesar de que históricamente las telcos no han sido nunca favorecidas por los distintos gobiernos y legislaciones del planeta, ahora parece que sin duda se hace necesario que esta situación cambie, y se apueste por él como fuente indiscutible de crecimiento.

Pero los técnicos van mas allá de la pura utilidad de las telecomunicaciones durante la crisis, y afirman que es una de las mejores vías para asegurar una recuperación tras el shock económico que sufre el Planeta, de una forma ordenada y correcta. A lo que se suma el hecho que la detección de nuevos casos y prevención pasa por el uso de estas tecnologías, con el consiguiente beneficio que aporta a todos.

El crecimiento del Producto Interior Bruto, gracias a las telecomunicaciones es el ejemplo más claro de la necesidad de una apuesta serie y firme de los gobiernos por ellas en años venideros.

>