CFOs Dinero jm finn firma de inversión

A muchas empresas la llegada del confinamiento total provocada por Covid-19 les pilló con el pié cambiado. Y es que buena parte de las organizaciones no estaban preparadas para el teletrabajo y mucho menos, que todos los empleados pudieran trabajar desde sus casas de golpe. Este hecho hizo que muchas compañías tuvieran que experimentar a marchas forzadas para poder seguir con su negocio, en muchos casos afectando a la seguridad de los sistemas. Sin embargo, algunas de ellas lo han podido hacer en tiempo récord como la firma de inversión JM Finn, con sede en la city londinense.

El problema de esta firma de inversión es que la gran mayoría de sus empleados trabajan con equipos de alto rendimiento. Este era el caso concreto de los «dealers» y los «traders», que dadas las características de su equipamiento tecnológico, no podían trabajar en remoto. Así que, en la firma de inversión se pusieron a la búsqueda de una empresa que pudiera resolver el problema para que sus empleados no arriesgaran su salud y a su vez pudieran seguir con su labor desde otra ubicación. La solución la encontraron en Nutanix que implementó el teletrabajo en sólo una semana.

Y es que en JM Finn ya tenían una ventaja. Como señala Jon Cosson, Head of IT y CISO en JM Finn, «nuestra infraestructura ya estaba completamente virtualizada, lo que supuso una gran diferencia a la hora de implementar el trabajo en remoto. Tener la infraestructura adecuada es extremadamente importante y es evidente que muchas organizaciones financieras no han dado prioridad a este tema. Nuestra infraestructura de nube privada de Nutanix, que alimenta todas nuestras cargas de trabajo, incluyendo el VDI, ha jugado un papel clave para hacer que nuestros empleados trabajen en remoto de forma segura y sean productivos.

El problema

Uno de los mayores desafíos para la firma de inversión era, como hemos dicho, establecer un entorno de trabajo en remoto para dar servicio a los trabajadores que necesitan máquinas de alto rendimiento. Este reto puede ser increíblemente complejo, ya que estos profesionales requieren equipos muy potentes, con tolerancia cero a retrasos o tiempo de inactividad, gran capacidad de almacenamiento, memoria y entre cuatro y ocho monitores. Muchas empresas no pueden permitir que estos usuarios trabajen a distancia, pero el equipo de JM Finn, sin embargo, está ahora completamente configurado para trabajar desde casa sin sacrificar en ningún momento rendimiento ni seguridad.

Uno de los mayores desafíos para la firma de inversión JM Finn era establecer un entorno de trabajo en remoto para dar servicio a los trabajadores que necesitan máquinas de alto rendimiento

Asegurar que la empresa cumpliera plenamente con los requisitos regulatorios era otra de las principales preocupaciones del equipo de TI de JM Finn. Muchas soluciones cloud, que algunas empresas están utilizando para ofrecer rápidamente plataformas de trabajo remoto, no garantizan el cumplimiento normativo. Gracias a la infraestructura de nube privada de Nutanix, el equipo de la firma de inversión puede garantizar que todos los datos e información necesaria se almacenan localmente y de forma segura. De hecho, para incrementar aún más la seguridad, la compañía también ha implantado una autenticación de dos factores y ha construido un sistema de llamadas.

La solución

Tal y como asegura Dom Poloniecki, General Manager, Sales, Western Europe y Sub-Saharan África de Nutanix, «gracias a la infraestructura de nube privada de Nutanix, el equipo de JM Finn está preparado para trabajar a distancia con la plena confianza de que se encuentra en un entorno seguro. El hecho de contar con la infraestructura adecuada y una solución definida por software que puede adaptarse fácilmente a las necesidades de la empresa, les permitió responder rápidamente a la situación actual y garantizar que la empresa pudiera seguir atendiendo a sus clientes».

Haberse preparado previamente para lo inesperado, permitió a la firma de inversión JM Finn responder de forma rápida y ágil a la situación generada por el COVID-19 sin causar interrupciones en su negocio. Gracias a esta infraestructura de nube privada definida por software han sido capaces de tener a sus empleados teletrabajando de forma segura y en el tiempo récord de sólo una semana.