índice de amenazas redes de telecomunicaciones

No es ninguna novedad decir que con la crisis por la pandemia del Covid-19, el tráfico en Internet se ha multiplicado exponencialmente, y que muchos expertos alertaban del problema que ello podría suponer para las redes de telecomunicaciones, aunque los proveedores han dicho por activa y por pasiva que están más que preparados para soportar tal situación.

Según el operador de nodos de interconexión en Europa, DE-CIX, el tráfico solía subir entre un diez y un cincuenta por ciento cada año, pero durante la crisis, lo ha hecho cada día. Una cifra que marea al más pintado y ha colocado al límite al sistema.

Frankfurt y Madrid han llegado a picos que superan los 500 Gbps, superando los nueve Terabits segundo. Los expertos señalan que en la historia de la red, estos picos coincidían con momentos muy concretos, pero que ahora se han convertido casi en la norma que alcanza en las horas punta su máximo esplendor.

El teletrabajo ha disparado estas cifras ya que son muchas las personas que desempeñan su labor desde el hogar coincidiendo un gran número de trabajadores a la vez, compartiendo y recibiendo contenidos, que son soportados al mismo tiempo, por la Red. Este incremento se ve reflejado no sólo en las horas habituales de trabajar, también en horarios mucho más ampliados a lo largo de todo el día.

El teletrabajo ha incrementado de forma sensible el tráfico que están soportando las redes de telecomunicaciones

Los técnicos señalan que aunque parece un desbordamiento de uso, las infraestructuras actuales están más que capacitadas para afrontar tal situación, e incluso mucho más. La clave ha sido que antes de la pandemia, ya se había pensado en adelantarse a picos más duraderos en el tiempo del tráfico total.

Donde sí parece haber ciertos problemas es en las infraestructuras subyacentes, por lo que se hace necesario una transformación digital de muchos servicios, administraciones e instancias públicas, para estar a la altura de la nueva situación.

Desde los años noventa, Internet ha crecido imparablemente, pero el Coronavirus ha revolucionado el uso de la red, la ha puesto a prueba, y ha demostrado su innegable valor añadido en pro de la sociedad.

La digitalización de todos los servicios es capital para llegar a buen puerto en esta senda que nos hemos marcado. La conectividad avanza imparable y debemos estar preparados para dar respuesta, en cada momento, a las necesidades que se planteen, para conseguir conexiones resistentes, flexibles y especialmente seguras.

>