SAS alcanzó el pasado año una facturación global de 2.870 millones de dólares, un 5,4% superior a 2011. El pasado año marcó un nuevo récord de ingresos en la compañía tecnológica estadounidense, que suma ya 37 años seguidos dando beneficios y ayudando a sus clientes a tomar decisiones precisas y proactivas.

El crecimiento de la facturación de SAS se ha mantenido el pasado año a pesar de la situación de incertidumbre económica en determinadas zonas. América del Norte y del Sur aportó el 47% del total de los ingresos; EMEA (Europa, Oriente Medio y África) el 41% y el 8% restante la región de Asia-Pacífico.

En las divisiones tradicionalmente más fuertes de SAS, como análisis avanzado y soluciones de business intelligence, los incrementos de facturación superaron la media de la empresa. Las soluciones de customer intelligence, detección del fraude, gestión del riesgo y gestión de la cadena de suministros crecieron a doble dígito. Los ingresos por soluciones on-demand aumentaron el 15%, demostrando la confianza de los clientes en las soluciones de Saas (software-as-a-service) y de hosting de SAS.

Por sectores, también subió la facturación en comunicaciones, educación, energía y utilities, servicios financieros, salud, turismo y hostelería, farmacia, manufacturing, sector público y distribución minorista.

La oferta