1. Empleando teléfonos móviles u ordenadores portátiles y sitios web para emitir video en streaming, los empleados podrán llevar a cabo transmisiones improvisadas de vídeo en directo de las reuniones internas de la compañía o presentaciones en conferencias del sector.  Estas transmisiones de vídeo en directo supondrán mayor carga para los enlaces WAN de la empresa y las pasarelas de Internet, provocando a menudo su saturación total.
  2. El vídeo de alta definición en directo y bajo demanda se volverá más frecuente en la web, creando “avalanchas de vídeo” más importantes que pueden saturar los enlaces WAN de la empresa y las pasarelas de internet. Sin embargo, el video 3D en la web seguirá siendo una novedad y casi no tendrá impacto en las redes corporativas.
  3. El tráfico de la web, incluyendo textos, gráficos, audios y vídeos, representará más del 75% del tráfico de red de la empresa, frente al 50% que alcanzó en 2010.
  4. Las redes sociales se convertirán en el segundo tipo de tráfico web más importante en las redes corporativas, tras el vídeo en directo y las web de vídeo bajo demanda.
  1. Un mayor número de empresas empezará a considerar las redes sociales como una herramienta clave para el negocio y comenzará a aplicar políticas para permitir la  comunicación en redes sociales, pero controlando el uso de los juegos en medios sociales y otras aplicaciones.

 Las compañías adoptarán de manera más rápida el SharePoint y la gestión de documentos basados en el cloud, alejándose de los tradicionales modos de compartir archivos basados en servidores y prestando menos importancia a la optimización WAN para el protocolo CIFS y más importancia a la optimización y aceleración HTTP.