Altran España ha presentado la tercera edición de su estudio sobre la “Evolución del macro-sector de las telecomunicaciones en España,  en el XXVIII Encuentro de las Telecomunicaciones, celebrado en El Palacio de La Magdalena de Santander y auspiciado por la UIMP.

Como visión general, el estudio muestra como en los últimos cinco años el negocio del sector ha caído en más de un 25% en términos acumulados y aún no se ha detenido su deterioro ya que en los dos últimos años la caída interanual ha sido próxima al 8%. El negocio de los operadores de telecomunicaciones ha disminuido más de un 20% durante dicho periodo, mientras que los operadores audiovisuales lo han hecho en más de un 30%.

Respecto a los operadores de servicios de telecomunicaciones, se trata de un sector deflacionario, donde se combina la disminución del consumo con la reducción de precios, del orden del 30%, para mantener una oferta competitiva, que está llevando a la situación anteriormente descrita. A esta situación, los operadores están respondiendo con acciones de reducción de gastos y reducción de inversiones para tratar de minimizar el impacto sobre sus cuentas de resultados y tratar de evitar el deterioro de sus beneficios. En el periodo 2008-2012, los operadores invirtieron algo más de 16000 M€, de los que más de un 40% se debieron a Telefónica de España mientras que sus competidores más directos, Vodafone y Orange, sumaban entre ambos algo más del 35%. Los operadores han mantenido un esfuerzo inversor en torno a algo más de 3000 M€ anuales, pero han dilatado en el tiempo las nuevas inversiones en fibra y en 4G (LTE). En este aspecto, con objeto de optimizar inversiones, se están creando alianzas y fusiones entre ellos para acometer estas nuevas áreas.