director de datos CDO transformación digital aenor sector retail

Contar con alguien que proporcione rendición de cuentas y responsabilidad de supervisión es cada vez más esencial en cualquier negocio. Un reciente estudio de la consultora digital West Monroe destaca la importancia de contar con la figura de un director de datos o CDO dado el innegable activo organizacional que suponen los datos en sí mismos.

Los datos son claros y señalan que aquellas organizaciones que no cuentan con un director de datos tienen siete veces menos probabilidades de generar valor monetario externo mediante sus datos, frente a las que sí que cuentan con este tipo de profesionales.

El autor de Infonomics, Laney señala que si una empresa quiere prosperar en esta era de la la economía de los datos e información, necesita un ejecutivo que se encargue de los activos de datos de la corporación. Estos datos bien gestionados proporcionan una ventaja competitiva innegable, por lo que suponen un activo empresarial que hay que tomarse muy en serio.

La responsabilidad de supervisión y rendición de cuentas, resultan capitales en este proceso de destacar los activos de datos dentro de cualquier corporación que tenga visión de futuro.

Aquellas organizaciones que no cuentan con un director de datos o CDO tienen siete veces menos probabilidades de generar valor monetario externo 

El análisis de los datos del estudio, de forma más concreta, arroja que el 69% de las organizaciones considera un impedimento para la búsqueda de una estrategia de gestión de datos, la falta de visibilidad descendente del consumo de los mismos. El 87% admite estar implementando nuevas iniciativas estratégicas de gestión de datos para intentar impulsar la rentabilidad.

Igualmente, el estudio destaca que muchos CDO cuentan con un alto grado de conocimiento y presentan una gran perspicacia comercial así como una importante comprensión de los conceptos y arquitecturas de datos.

Además, para cumplir con sus innumerables requisitos comerciales, los CDO se valen de las arquitecturas de gestión de datos, aprendizaje automático, gobernanza automatizada, blockchain, linaje de datos y de todas las nuevas tecnologías que les sean útiles para su cometido.

En resumen, si su empresa todavía no cuenta con un director de datos, es el momento de analizar y valorar la posibilidad de incorporar uno a corto medio plazo.