Aunque más tarde que el resto, Panda Security acaba de sacar su solución de seguridad para smartphones y tabletas que funcionan bajo el sistema Android. La espera ha merecido la pena.

Disponible desde el pasado mes de junio en Google Play, la solución desarrollada por la multinacional española destaca por su simplicidad de uso y su prácticamente nulo gasto de recursos del dispositivo móvil. Ni el sistema se ve ralentizado ni la batería se consume en exceso, algo que no sucede con otras soluciones de seguridad de firmas competidoras.


Si uno se descarga una solución de seguridad para un smartphone lo hace en primer lugar para comprobar si el dispositivo tiene algún tipo de malware. En este sentido la app de Panda Security cumple a la perfección ya que su protección antivirus analiza las nuevas aplicaciones instaladas antes del primer uso y también bajo demanda, además del contenido de la tarjeta de memoria. La app trabaja en segundo plano, con lo que el usuario no tendrá necesidad de hacer click en la solución para pasar el antivirus. Si detecta algún virus avisa inmediatamente. Además, desde el apartado principal se puede ver en qué ha estado trabajando la aplicación desde el inicio de su instalación.

Y es que, otro de los aspectos en los que destaca es en la protección contra amenazas de descargas: analiza las aplicaciones y  actualizaciones de las mismas en busca de amenazas y aplicaciones no deseadas, sin disminuir el rendimiento del dispositivo.


También la tarjeta SD


La solución incluye el análisis exhaustivo de la tarjeta SD ya que analiza automáticamente este tipo de tarjetas de memoria SD para localizar posibles amenazas que se encuentren en ellas.

Otro de los aspectos que más sorprende es el denominado auditor de privacidad, que se encuentra situado en la ventana que da acceso a todas las funciones de la app. Graciás a él se analizan y muestran los derechos de acceso de las aplicaciones instaladas y se informa al usuario de cuales de ellas tienen acceso a los datos personales, el acceso a cuentas del usuario, cuáles acceden a la información de identidad, cuáles a la lista de contactos o cuales rastrean la localización entre otras. Gracias a ellas el usuario podrá desinstalar aquellas con las que no está conforme que accedan a determinados servicios.

Otro apartado interesante que también se encuentra en la ventana principal es el gestor de procesos (task-killer) que analiza el consumo de las apps instaladas en el dispositivo, e informa sobre su tamaño, su consumo de CPU, y sobre su memoria empleada, permitiendo además su bloqueo.

No obstante, lo que más nos ha llamado la atención ha sido la facilidad de uso. La aplicación es muy simple y fácil de utilizar, algo realmente sorprendente si se tiene en cuenta todas las funcionalidades que alberga.

En cuanto a la rapidez de análisis uno básico lo realiza en un Samsung Galaxy S3 en apenas cinco minutos, mientras que uno completo tarda en realizarlo algo más del doble de tiempo.

La versión de Panda Mobile Security para Android es de momento una beta y se espera que la versión definitiva se encuentre disponible a lo largo del próximo mes de septiembre en la que previsiblemente se le incluirán nuevas funcionalidades y mejoras.

En definitiva nos encontramos ante una muy buena solución, que supera ampliamente a la de sus competidores y que es gratis, algo fundamental en entornos Android, en los que los usuarios apenas compran apps.