tarjetas de credito tarjetas virtuales
Durante este 2020, con motivo de la pandemia por el covid-19, muchas empresas se han visto obligadas a realizar recortes, por lo que la implementación y crecimiento de las tarjetas virtuales ha sufrido cierto retraso. Los expertos esperan que una vez se reactive la economía las operaciones con tarjetas virtuales crecerán hasta en cinco trillones en los próximos cinco años.
 
Los consumidores y las empresas ya han mostrado su predilección por las tarjetas virtuales a la hora de pagar compras, alquileres y realizar otras transacciones económicas. Justo antes de la pandemia los expertos habían pronosticado un crecimiento importante de este tipo de tarjetas, pero con la parada económica fruto del confinamiento, se ha retrasado un poco el crecimiento esperado.
 
Juniper Research, acaba de publicar los datos de una investigación en la que han intentado determinar cuál es el futuro cercano para las tarjetas virtuales, tras estos meses de gran incertidumbre económica. Los técnicos están convencidos de que este año su valor llegará a los 1,6 trillones de dólares, y que en tan sólo cinco años más, alcanzarán los cinco trillones.

Los expertos esperan que una vez se reactive la economía las operaciones con tarjetas virtuales crecerán hasta en cinco trillones en los próximos cinco años

 Los datos del estudio también apuntan que las tarjetas virtuales B2B supondrán el ochenta por ciento del valor total de las operaciones realizadas con  tarjetas virtuales, aunque para este 2020 se estima que habrá una reducción del gasto de un 4%, aunque estiman, por otro lado, un crecimiento del 11% de las transacciones en el mismo período temporal. 
 
Apple se lleva la palma en los mercados de consumo en relación al uso de tarjetas virtuales, por lo que los analistas están convencidos de que crecerán rápidamente en los próximos años. De hecho esperan que un veinte por ciento de los consumidores de Internet opten por esta modalidad de pago en el próximo lustro.
 
James Moarcoautor de este estudio afirma que normalmente las tarjetas virtuales necesitan un software adicional para poder ser utilizadas, y ahora mismo la mayoría de usuarios no ocuparía tiempo en configurar su tarjeta, por lo que apunta se hace necesario automatizar más los servicios de estas tarjetas para que sean más prácticas y funcionales.