COVID-19 Las mejores estrategias para adaptar tu modelo de negocio a la nueva realidad

La crisis sanitaria que vivimos provocada por la pandemia del Covid-19 nos ha hecho reparar a todos en la importancia la tecnología a al hora de seguir avanzando, lo que incide directamente sobre las empresas y sus modelos de negocio. Todo ha cambiado, la forma de trabajar, la forma de vender, la forma de comunicarse. La nueva situación requiere de un análisis profundo y sereno de enfoques renovadores que nos permitan seguir creciendo.

Cierto es que algunas empresas han sabido adaptarse rápidamente, quizás por un espíritu previo en la apuesta por las tecnologías incorporadas al trabajo, pero hay muchas otras que esta nueva situación les ha sorprendido a pie cambiado, y no han sabido responder de forma efectiva, y sólo han podido dar una respuesta parcial o inclusa nula, ante el nuevo escenario.

Aunque hasta ahora los cambios llegaban de forma fluida, poco a poco, en estos días nos hemos enfrentado a un cambio radical, de 180 grados, que ha impactado como un meteorito en el corazón de muchas empresas, que como décimos, llega por sorpresa.

La pandemia ha abierto la puerta a un nuevo paradigma empresarial, en el que las empresas, todas; las pequeñas, las medianas y las grandes, tendrán que adaptarse rápidamente, innovando en servicios y protocolos, en manuales de procedimiento adaptados, reevaluando casi en tiempo real, cada una de las áreas e implementando nuevos enfoques de resolución de problemas a solucionar, buscando alternativas flexibles y lo más positivas posibles de cara a los empleados y a los clientes.

La transición digital en las empresas es ahora mismo la supervivencia, no hay futuro sin ella, y tendremos que ajustar a los que nos sean millennials al nuevo momento, mediante formación concreta, funcional y efectiva que permita calibrar la capacidad de respuesta a la demanda actual.

Los expertos señalan que la clave está en realizar campañas publicitarias en las plataformas sociales, destinadas a generar confianza en las herramientas digitales de compra-venta, así como a la vez, crear nuevos servicios electrónicos que resulten útiles a los consumidores, generando protocolos concretos, lejos de las improvisaciones que vemos en estos días.

Los sistemas e-commerce serán esenciales para que muchos negocios puedan seguir funcionando, pero para ello es capital contar con canales de distribución a la altura, y un sistema solvente en línea de cobros con suficiente solvencia y liquidez.

Este cambio no podemos dejarlo para mañana, es fundamental ajustar una APP e implementar cambios en la plataforma back-end, asegurando un cambio completo en la buena dirección, y en este sentido, la innovación es el principal activo.

Invertir en la plena transformación digital de los negocios es la senda hacia el éxito en el nuevo escenario que ha llegado para quedarse, y al que debemos adaptarnos rápidamente.