Compuware ha decidido unificar su unidad de negocio de soluciones para la gestión del rendimiento de aplicaciones (APM), bajo la denominación Dynatrace. Con esta decisión la compañía quiere reflejar su nivel de unificación y simplificación conseguido durante los últimos años en este entorno y que ha llevado a la compañía a liderar este mercado.

Según Gartner, en 2013 el negocio de aplicaciones de gestión del rendimiento creció un 13,1% con respecto a 2012 y se situó en 1.700 millones de euros, triplicando así el crecimiento del  negocio global de software de infraestructura (4,1%). Compuware es la primera compañía de este mercado con más del 12% de la facturación superando en más de 77 millones de euros a su siguiente competidor. Esta misma consultora ha seleccionado a Compuware en cuatro ocasiones consecutivas como líder en su cuadrante mágico por su visión de este negocio. Asimismo, la compañía ha recibido reconocimientos de IDC, OVUM o Frost & Sullivan, como la empresa que dispone actualmente de las mejores soluciones APM del mercado.

La división de soluciones APM de Compuware, ahora Dynatrace, ha sido uno de los motores de crecimiento de la compañía durante los últimos años y el cambio de nombre de la división estaba previsto anteriormente a la adquisición de la compañía por parte del fondo de inversión  Thoma Bravo, anunciada el pasado 2 de septiembre.  Esta división aglutina a 1.600 empleados en todo el mundo, de los cuales 600 están centrados en I+D+i, y dispone de 5.500 clientes

Compuware entró en el mercado APM en 2005 con la adquisición de Adlex y como respuesta a la explosión de internet en el mercado y la necesidad de las empresas de tener una visión de la experiencia del usuario. En 2009, Compuware adquirió Gomez debido al importante auge de la actividad del eCommerce y así trasladar la visibilidad del rendimiento de las aplicaciones hasta la web. Posteriormente, en 2011, el rápido crecimiento de las aplicaciones móviles y la cada vez mayor complejidad de las TI en las empresas, debido al impacto de la nube, IoT, Big Data, etc. lleva a Compuware a adquirir dynaTrace, una herramienta que permitía a los clientes tener una visión más profunda de las aplicaciones y conocer cualquier fallo producido en cualquier punto de la cadena desde el centro de proceso de datos hasta al usuario final.

Según Bob Paul, presidente de Compuware, el cambio de nombre es una evolución lógica de los productos y del mercado y representa el siguiente paso que “permitirá dar a los clientes una visión más amplia y profunda de la gestión del rendimiento” y añade «durante años, hemos estado definiendo el futuro de los negocios digitales lo que ha permitido a las empresas adoptar con confianza la nube, el móvil e Internet de las cosas”.

Por su parte,  representantes de Thoma Bravo han mostrado su apoyo a esta estrategia ya que consideran clave el mercado APM en el futuro de la compañía. Thoma Bravo cuenta con una amplia experiencia en los sectores de servicios de tecnología y software empresarial e  infraestructura. La firma inversora posee otras empresas dentro del entorno APM, tales como Keynote pero afirma que se va a centrar al 100% en el crecimiento de Dynatrace.