“Coincidiendo” con la publicación de mi artículo “¿Por qué no despega Windows 8?” , publicado en este Diario el viernes pasado, la agencia de prensa de la filial española (que hace un trabajo excepcional), me remitió un comunicado, titulado “Windows 8 seis meses después”, en el que se precisa que ya se han superado los 100 millones de licencias vendidas de Windows 8.

Concretamente hace referencia a los datos difundidos por Tami Reller, Chief Marketing Officer y Chief Financial Officer de Microsoft. Textualmente, se destacan las siguientes consideraciones:

  • Se han superado las 100 millones de licencias vendidas de Windows 8, un crecimiento que augura un futuro prometedor.
  • También, se han registrado que el número de dispositivos certificados para Windows 8 y Windows RT  se ha triplicado alcanzando ya los 2.400 y que cada vez son más los dispositivos que van llegando a las tiendas.
  • Windows Blue es un nombre en clave para una actualización que estará disponible más adelante este año. Esta actualización se está desarrollando para seguir construyendo Windows 8 en el futuro y que esté presente en la nueva generación de tabletas y PCs. Esto se traduce en el acceso a las últimas innovaciones que se están produciendo en el mercado y que están relacionadas con factores de forma de todos los tamaños, pantalla, duración de la batería y funcionamiento, al mismo tiempo que generará nuevas oportunidades a nuestro ecosistema. Además, proporcionará más opciones a las empresas y a los consumidores tanto en el entorno más relacionado con el ámbito más profesional como el de consumo.
  • El momento de las aplicaciones se ha mantenido estable, mientras el número de aplicaciones en la tienda se ha multiplicado por 6 desde el lanzamiento. En este tiempo hemos registrado 537 millones de visitas a la tienda, alrededor de 250 millones de aplicaciones descargadas en los primeros seis meses, mientras que casi el 90% de nuestro catálogo de aplicaciones ha sido descargado todos los meses.
  • Además, hemos desarrollado centenares de actualizaciones de aplicaciones propias de la compañía, incluyendo la mayor actualización de todas en las Apps de  Correo, Contactos y Calendario. Por su parte, hemos actualizado IE10, de forma que Flash funcione por defecto, lo que permite a la gente disfrutar más fácilmente del contenido de los sitios webs que más les gustan. Además de que el equipo de Bing también ha actualizado sus Apps. Esto, combinado con las capacidades táctiles de Internet Explorer 10, proporciona una experiencia web mucho más inmersiva de la que permiten otros dispositivos.

Yo, sinceramente, no sé qué tiene que ver esto con las opiniones que reflejaba en el mencionado artículo. Por cierto, escrito mucho antes (era el editorial de la revista Byte TI de mayo, elaborado a finales de abril) que el que publicaba Financial Times el martes de la pasada semana (http://www.ft.com/cms/s/2/330c8b8e-b66b-11e2-93ba-00144feabdc0.html#axzz2TAX9ZCWY), en el que le daba un “palo” a Windows 8, para hacerlo temblar. Comparaba el fracaso del lanzamiento de Windows 8 con el fiasco de la “New Coke” de hace treinta años… Mira que si el reportero del periódico inglés leyó mi texto antes de publicar el suyo…, no creo, ¿verdad?

Por lo demás, me reafirmo en que Microsoft no da cifras locales de sus licencias vendidas, los fabricantes están muy cabreados por la nula aportación a sus ventas, y en que instalar Windows 8 en un PC o un portátil sin pantalla táctil crea más problemas que ventajas.

5 Comentarios

  1. Mi experiencia de usuario profesional de PC: después de instalar Win8, si bien es cierto que parece ir más ligero que Win7 (también es cierto que recién instalado también Win7 iba mejor que Vista y pasado el tiempo el deterioro ha sido brutal), una de mis aplicaciones profesionales e imprescindible para mi trabajo no funciona correctamente. Además estoy harto de perder el tiempo buscando programas y funciones que antes tenía al alcance de un botón. Afortunadamente, hice la instalación en un PC de repuesto y no se me pasa por la cabeza instalarlo en el que uso cotidianamente.

  2. Claro Rafael. Otras situación muy distinta sería si los fabricantes tuvieran libertad de acción para vender las máquinas con distintos sistemas operativos, sin sufrir represalias de MS. Pero el liderazgo lo mantienen a base de eso, ¡viva el libre mercado!.