Un total de 59 empresas de apuestas y juego online, que ya operan en nuestro país, han solicitado una licencia a la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) para seguir explotando este tipo de actividad en el nuevo mercado regulado por la Ley 13/2011, aprobada en mayo del año pasado. El Gobierno, según se comprometió, conce­derá de manera inminente las primeras licencias provisionales, y a partir de esa fecha las sociedades dispondrán de cuatro meses para presentar un informe avalado por una empresa homologadora que certifique que cumplen las condiciones marcadas por la normativa legal, y obtener así la licencia en firme.

En este contexto, CMC, consultora española del entorno de las tecnologías de la información, ha desarrollado una plataforma integral para gestionar esta actividad, específicamente diseñada además para satisfacer las nuevas  exigencias legales, ya que integra aspectos de seguridad y de verificación de identidades de avanzada tecnología. Ello ha sido posible gracias a la experiencia de la consultora en el desarrollo y la gestión de negocios en la red, el entorno digital y la movilidad, que ya aplica en negocios como el de los Seguros en nuestro país.

La solución de CMC -que al ser de carácter modular puede cubrir las carencias de otros software- proporciona a la empresa de juego online todas las garantías de seguridad, confidencialidad y privacidad requeridas en la relación con los clientes. Con este fin integra: firma electrónica, timestamping[1], emisión de certificados electrónicos itinerantes, Digitaliza­ción Certificada de Documentos, archivo seguro y notificaciones telemáticas certificadas.

Según estimaciones de CMC, el negocio del juego online puede generar este año en España un volumen de negocio en torno a los 11.000 millones de euros y unos beneficios de alrededor de 500 millones. Las cifras de 2010, facilitadas en la última reunión de empresas del sector en iGamingSummit, apuntaban un volumen de negocio de 10.000 millones y unos beneficios de 400 millones de euros.

De las 59 empresas que han solicitado licencia para la explotación de juegos online en nuestro país, algo menos de la mitad son de capital español, según estima la consultora.



[1] permite registrar en la información y/o documentación electrónica manejada un sello de tiempo con la fecha, hora, minuto y segundo del momento en que se ha producido tal información o documentación.