vodafone futbol antonio coimbra

El fútbol ha sido un dolor de cabeza para Vodafone en los últimos meses. Su decisión de no competir por los derechos televisivos le hizo perder miles de clientes. Pero la situación ya empieza a cambiar. Tal y como ha asegurado Antonio Coimbra, presidente de Vodafone, en la presentaci´pon de los resultados de la operadoras correspondientes al segundo trimestre, «el impacto del fútbol este año en nuestras cuentas es despreciable. Salimos del fútbol porque era un segmento no rentable para nosotros y, sabiendo que a corto plazo íbamos a perder clientes, apostamos por una estrategia a largo que empieza a dar resultados». Tal y como explicó Coimbra, la decisión fue la más acertada ya que «si hubiéramos seguido con el fútbol nos tendríamos que haber gastado 330 millones de euros e ingresado 300».

Publicidad

Por ello, el máximo responsable de la operadora se mostró optimista con los resultados que se irán presentando en los próximos trimestres, ya que aunque los ingresos por servicio han continuado en descenso, éste ha sido menor, lo que en opinión de Vodafone supone un cambio de tendencia. Este optimismo viene dado además, porque se crece en el resto de segmentos: más clientes con móviles de contrato, aumento significativo en el número de clientes de fibra y, sí, también un incremento de 20.000 nuevos clientes en Vodafone TV.

Cambio de tendencia

La operadora ingresó por servicio 978 millones de euros en este trimestre, lo que supone un 8% menos que en el mismo periodo del año anterior, pero mostrando mejoría frente al primer trimestre (-9,3%). En el conjunto del semestre, los ingresos por servicio ascienden a 1.966 millones de euros, un 8,7% menos respecto al mismo periodo del año anterior.

Vodafone España ingresó 1.078 millones de euros en el primer trimestre para cerrar los seis meses iniciales del año fiscal en 2.161 millones de euros

En cuanto a los ingresos totales, Vodafone España ingresó 1.078 millones de euros en el primer trimestre para cerrar los seis meses iniciales del año fiscal en 2.161 millones de euros. Estas cifras reflejan el impacto del reposicionamiento comercial del negocio llevado a cabo en el último año, la decisión estratégica de salir del fútbol por su falta de rentabilidad y el empuje de proposiciones low-end, factores que condicionaron los resultados del segundo trimestre, si bien se aprecia una mejoría respecto al primero por el éxito de las iniciativas estratégicas impulsadas por la compañía en los últimos meses y por el crecimiento de la base de clientes en los principales segmentos.

Por otro lado, el margen de EBITDA en este primer semestre del año fiscal decreció 0,2 p.p. respecto al mismo periodo del año anterior hasta el 21,3%, principalmente debido al descenso de los ingresos por servicio, compensado parcialmente por la reducción de costes operativos tras la implantación de la nueva estructura de la compañía y los avances en el proceso de digitalización que permiten a la compañía adaptarse a la preferencia de sus Clientes por los canales digitales (servicio y venta) de una forma más eficiente.