El e-commerce o las compras online están convirtiéndose rápidamente en parte de nuestro día a día. El consumidor y especialmente las nuevas generaciones, se decantan en ocasiones por el comercio en línea por su facilidad y comodidad. La tecnología, por tanto, necesita seguir avanzando y cada día crea mayores y mejores opciones para optimizar nuestra experiencia a través de Internet. La disponibilidad de estas innovadoras tecnologías y plataformas va cambiando el comportamiento del consumidor que va escogiendo con más frecuencia la alternativa que le permita encontrar y adquirir los productos deseados de manera más rápida y preferiblemente desde casa, o mejor, desde el móvil.

Publicidad

Un ejemplo de este avance constante es la colaboración entre Snapchat y Amazon con el lanzamiento de la función de búsqueda visual. ¿Qué quiere decir esto? Que los usuarios de Snapchat pueden tomar una foto de cualquier producto (un par de zapatillas, una mochila o una paleta de maquillaje) a través de la app y ésta le redirigirá directamente a la aplicación o página web de Amazon, donde podrán encontrar y comprar el producto exacto o similares. La nueva función también permite el “escaneo” de códigos de barra, permitiendo encontrar el producto que deseas rápida y cómodamente, con sólo un snap. Esta función, de momento, sólo está disponible para unos pocos usuarios de Snapchat en Estados Unidos pero la plataforma, espera poder desarrollarla a nivel mundial muy pronto. Esta colaboración puede llegar a ser beneficiosa para ambas partes. Snapchat necesita recuperar los usuarios que fueron “robados” por Instagram con la llegada de las “historias” y Amazon está intentando llevar la función de búsqueda visual a los más jóvenes, ganándole, así, terreno a Ebay.

Otro concepto que está cambiando nuestra forma de comprar es la página agregadora. Lo que antes era casi exclusivo de comparadores de vuelos y seguros, ahora también lo tenemos en el mundo de la moda. Portales como Zalando o Asos nos permiten encontrar miles de productos de cientos de marcas en un único sitio web. Lyst, por ejemplo, reúne más de 900 marcas y 2000 tiendas en un sólo portal. Estas páginas nos permiten agilizar enormemente la búsqueda y compra de artículos de moda, sin tener que visitar los sitios web de cada marca por separado.

Todas estas opciones permiten al consumidor ahorrar tiempo y energía en la ya cómoda compra online. Si buscas el culmen de la facilidad y además te gustaría que te asesoraran en eso de la moda, los muy ya populares servicios de suscripción son una buena opción. Empresas como Stitch Fix y Thread han ganado popularidad en los últimos años ofreciendo la colaboración de un estilista profesional. Con solo darles un par de datos sobre tu personalidad y tu estilo, tu estilista, elegirá y te enviará mensualmente algunas prendas y si no te convencen, las devuelves. Así de sencillo.

Con la rapidez que evoluciona el mundo del e-commerce y la velocidad a la que se va incorporando a nuestra vida diaria, habrá que esperar a ver qué innovadoras tecnologías tendremos disponibles en unos años y qué impacto tendrán éstas sobre la venta física.