La cantidad de trabajo que podemos realizar con un dispositivo móvil aumenta rápidamente. La empresa vive en un mundo hiperconectado y sus trabajadores esperan que el departamento de TI facilite un acceso sencillo tanto a los sistemas como a la información corporativa desde smartphones, tabletas o portátiles. Si una empresa realiza esto tendrá unos empleados mucho más productivos a la par que más satisfechos con su trabajo dentro de la organización.

Según un reciente estudio patrocinado por HP, el 73 % de las empresas que adoptan y explotan la tecnología digital para generar resultados empresariales reales indica que diferenciar las TI lleva directamente a una posible alteración del sector. Dicho de otro modo, cuanto menos tarde una empresa en adoptar las funcionalidades de la nueva infraestructura de TI para ofrecer compatibilidad con el mundo móvil, mejor será el resultado empresarial.

Actualmente, la infraestructura de TI de una empresa debe proporcionar ancho de banda de red, acceso y almacenamiento de datos, así como servicios de escritorios virtuales que permitan a sus empleados utilizar aplicaciones de productividad en sus dispositivos preferidos. Pero el camino está lleno de obstáculos por lo que es importante asegurarse de que la empresa está buscando la productividad adecuada en los formatos correctos. El objetivo debe ser el acceso universal a las personas, las aplicaciones y los datos.

Ejecutar la estrategia móvil

Con independencia de dónde se encuentre la empresa en su camino hacia la movilidad, un enfoque estratégico puede ofrecer a sus usuarios móviles el apoyo que necesitan y proporcionarles las herramientas de productividad definitivas. La organización de TI puede establecer un lugar de trabajo enormemente productivo donde:

  • Las comunicaciones, ya sean internas o externas, sean eficientes y sin interrupciones
  • Los procesos y las herramientas empresariales heredados se han adaptado a la movilidad tras evaluar dónde se encuentra el mayor valor empresarial
  • Es posible expandir y contraer flexiblemente la empresa, algo esencial para que cualquier organización pueda competir con éxito hoy en día

En definitiva, una estrategia de movilidad completa combinada con una infraestructura que apoye su ejecución puede ayudar a habilitar una plantilla para multiplicar los ingresos al permitirles trabajar en cualquier momento y lugar. Independientemente de esto, existen cinco áreas fundamentales para ayudar a la empresa a ajustar su estrategia de movilidad e iniciar el recorrido para habilitar un lugar de trabajo hiperconectado:

  • Conseguir una imagen clara de su objetivo final. El acceso universal significa que los usuarios pueden ser productivos con cualquier dispositivo. Es obligatorio proteger los datos y el acceso a ellos para mitigar el riesgo, garantizar la conformidad y proteger a los clientes y la propiedad intelectual, de un modo lo más transparente posible y que satisfaga la referencia que representa la experiencia del cliente.
  • Eliminar nichos de TI u operativos que creen cuellos de botella. Es obligatorio evaluar dónde han tenido éxito las iniciativas de movilidad en una organización y el porqué. Es probable que los éxitos se hayan caracterizado por enfoques que eliminaban los nichos y creaban nuevas eficiencias y oportunidades de colaboración entre equipos con funciones complementarias.
  • Priorizar la estrategia para agregar, almacenar, gestionar, analizar y proteger los datos corporativos, y hacerla accesible desde cualquier dispositivo. En el pasado, la movilidad venía impulsada principalmente por la necesidad de habilitar la tendencia BYOD. En la actualidad, el objetivo consiste en habilitar una empresa móvil. Los usuarios piden un acceso universal a los datos que necesitan para trabajar, y esto significa que hay que protegerlos asegurándose de que la seguridad sigue a los datos, no sólo al dispositivo, sin afectar negativamente a la experiencia. Es necesario buscar soluciones donde el cifrado siga a los datos.
  • Identificar a los actores. Cuando se trata de la movilidad, hay una serie de grupos de las áreas de TI y línea de negocio que necesitan estar sentados en la misma mesa, desde los equipos de DevOps y los de recursos humanos, hasta los de marketing y otros. Los estudios de HP confirman que los directores de TI y de línea de negocio están colaborando para impulsar la transición hacia El nuevo estilo de TI: el 86 % de los directores de línea de negocio y el 73 % de los líderes de TI encuestados coincidieron en que “la organización de TI puede ofrecer una funcionalidad más avanzada de lo que las áreas de negocio pueden encontrar externamente”.
  • Determinar qué referencias o KPI se utilizarán para calibrar el éxito o proporcionar asesoramiento sobre dónde es necesario corregir el rumbo. Esto debería incluir métodos para medir el impacto de la tecnología móvil sobre la productividad y la satisfacción de los empleados, el tiempo de comercialización de productos y servicios, así como el aumento de los ingresos y la reducción de costes.
>