inteligencia artificial en la contabilidad

No cabe duda de que la inteligencia artificial y la automatización van a revolucionar la forma en la que trabajamos. Pero, ¿cómo afectará esto a una de las profesiones más antiguas del mundo? La contabilidad es una profesión que requiere años de capacitación y práctica. Es fácil pensar que la industria es inmune a las grandes transformaciones. Sin embargo, estamos en un punto de cambio fundamental. La naturaleza repetitiva y automatizada de muchas tareas de contabilidad dan a ver que es la hora de que se produzca un cambio.

Los modelos de aprendizaje automático aplicados a los datos pueden reducir el fraude, mejorar la confianza y aumentar el cumplimiento. La yuxtaposición de la tecnología de IA y la industria de la contabilidad coloca a la profesión en el centro de una nueva era emocionante.

La IA lo cambia todo

Hoy en día, seguimos escribiendo algoritmos y códigos para resolver problemas y aprender de los escenarios que se nos presentan. Todavía estamos muy lejos de la verdadera IA, donde, en teoría, los ordenadores pueden pensar por sí mismos.

Pero la IA ya es buena para automatizar tareas repetitivas, aumentar la precisión y la eficiencia, y descubrir ideas y tendencias ocultas. Puede interpretar el mejor camino para lograr una respuesta y aprender las rutinas que obtienen el mejor resultado. Puede cargar documentos automáticamente, comprender entradas y clasificarlas en los códigos de contabilidad correctos. La IA nunca duerme, nunca se desgasta y no comete errores.

Esta crea el potencial para hacer más con los recursos limitados que tenemos. Se automatizan las tareas administrativas, los contables pueden dedicar más tiempo y energía a la creatividad, analizando e interpretando los datos para extraer un valor real para el negocio y sus clientes.

La contabilidad es una profesión que requiere años de capacitación y práctica. Es fácil pensar que la industria es inmune a las grandes transformaciones

Muchos profesionales están entusiasmados con los beneficios que la IA puede ofrecer. De hecho, según el informe Practice of Now de Sage, más de la mitad (58%) de los despachos están de acuerdo en que la IA ayudará a mejorar su empresa en el futuro.

A medida que avanzamos con la aplicación de la IA, vemos tres áreas claras de beneficio para la profesión contable: contabilidad invisible, auditoría continua e información activa. Esto proporcionará a las empresas la capacidad de capturar la actividad comercial en tiempo real, realizar una reconciliación continua y realizar ajustes, como las acumulaciones durante todo el mes.

Contabilidad invisible

La IA permite que las tareas repetitivas se eliminen de la carga de trabajo diaria de un empleado, y también aumenta la cantidad de datos fácilmente disponibles al alcance de la mano.

Uno de los valores reales de las “reglas bancarias” es la cantidad de tiempo ahorrado por el usuario. Aunque los usuarios tienen la libertad de crear hasta 300 reglas por cuenta, por lo general, las pequeñas empresas necesitan cinco o seis para conciliar sus funciones contables básicas.

Generar confianza a través de una mejor protección y control financiero

La IA también puede reducir significativamente el robo financiero y minimizar los errores contables, a menudo causados ​​por la supervisión humana. El auge de la banca online ha traído una serie de ventajas, pero también ha creado nuevas vías para el fraude financiero. Las posibilidades de que un pago deshonesto se deslice a través de la red aumentan a medida que aumenta el volumen de datos.

De esta manera, IA y contables pueden trabajar juntos para proporcionar un servicio más predictivo y estratégico, utilizando los datos disponibles para detectar posibles problemas antes de que surjan.

Los insights ayudan a impulsar mejores decisiones

Independientemente del sector, la IA se puede utilizar para analizar grandes cantidades de datos a velocidad y a escala. Tiene la capacidad de detectar anomalías en el sistema y optimizar el flujo de trabajo. Los profesionales de finanzas pueden usar la inteligencia artificial para ayudar con la toma de decisiones comerciales, basándose en información procesable derivada de datos demográficos del cliente, datos transaccionales pasados ​​y factores externos, todo en tiempo real.

Las empresas pueden usar los datos para realizar pronósticos de flujo de efectivo, predecir cuándo el negocio podría quedarse sin dinero y tomar medidas para protegerse de la situación con anticipación.

La profesión contable se está modernizando y se está volviendo más sofisticada. Aunque las reglas de las finanzas siguen siendo las mismas, las reglas de cómo se realiza el trabajo están cambiando.

Shivani Govil,

EVP Emerging Technology & Ecosystem, Sage