El negocio actual se encuentra ante el continuo desafío de la evolución y el crecimiento de datos. La era de la información y el nacimiento Big Data se combinan con una restricción en los presupuestos de los departamentos de tecnología, donde cada vez resulta más complicado invertir en cabinas de almacenamiento o servidores. Por Agustín de los Frailes – Country manager de MMD y AOC para Iberia

Afortunadamente, el almacenamiento cloud (ya sea cloud privado, público o una solución híbrida que une ambos) acaba con estas barreras presupuestarias y de espacio dentro de una empresa. Son muchas las organizaciones que apuestan por la nube y la consideran una ventaja competitiva a la que no renunciarían.

A través de cloud, las aplicaciones empresariales pueden gestionarse desde cualquier lugar. La nube no es sólo un espacio de almacenamiento, sino también una herramienta que puede integrar todas las funciones que simplifican la gestión de la infraestructura, mediante una implementación rápida a un menor coste. Un ejemplo de este avance tecnológico son los escritorios virtuales que ofrecen rentabilidad, seguridad y mayores opciones de movilidad a las compañías, eliminando la necesidad de adquisición de nuevos equipos informáticos.

Un escritorio virtual ofrece múltiples ventajas. En primer lugar, permite acceder directamente a la infraestructura empresarial y a las aplicaciones informáticas centralizadas, además de almacenar la información corporativa con la máxima seguridad. En segundo lugar, ofrece la máxima flexibilidad al empleado y mejora las capacidades de administración dentro de la empresa.

Desde MMD hemos apostado también por desarrollar los entornos de Citrix y VMware de escritorio virtual, y recientemente hemos presentado una base cloud permite conectarse con la infraestructura de escritorio digital de la empresa. Esta base se conecta con los monitores compatibles, proporcionando todos los beneficios de mantener los datos y el software en el servidor, y eliminando la necesidad de potencia de cálculo de los escritorios individuales. Hemos apostado por simplificar el entorno de trabajo, donde no se necesita un PC ni un portátil. Actualmente, el escritorio virtual se materializa con un teclado, ratón y monitor conectados a la base cloud de la empresa.

Además, el escritorio virtual es uno de los mejores baluartes de la seguridad empresarial. Los usuarios pueden acceder a las aplicaciones centralizadas y almacenar datos sin que exista la posibilidad de una pérdida de datos. Sólo existe un único punto de gestión dentro de la organización, por lo que resulta más fácil la protección de la información para los administradores TI. Todos los datos permanecen seguros en cloud y están sincronizados con el servidor principal, lo que ofrece un acceso instantáneo a los usuarios cada vez que acceden a su puesto de trabajo.

Los principales beneficios del escritorio virtual son la rentabilidad, la seguridad y facilidad de gestión que ofrece a las empresas. Soluciones de este tipo nos permiten optimizar del proceso de negocio, sin necesidad de invertir en nueva infraestructura de hardware cada cierto tiempo. Ante un contexto económico complicado, las nuevas tecnologías virtuales nos ofrecen todo un abanico de posibilidades para mejorar la eficiencia de nuestra empresa.