Que la nube es algo que se ha instalado en la empresa es algo fuera de toda duda. Las empresas ven en la nube un aliado para incrementar la productividad, ser más eficientes y reducir costes. Ahora de lo que se trata es saber qué tipo de nube se desea, qué proyectos, soluciones o incluso infraestructuras se puede subir al cloud. Trataremos, con ayuda de alguno de los actores más relevantes del sector TIC, de resolver alguna de estas cuestiones. Manuel Navarro Ruiz

Publicidad

Actualmente, la adopción de Cloud se encuentra en un momento de crecimiento exponencial y de expansión. Las compañías y profesionales IT están abordando sus proyectos sobre este nuevo modelo de gestión de los recursos tecnológicos, que les permite contar con la capacidad de computación que necesitan cuando la necesitan, sin inversiones iniciales ni compromisos contractuales a largo plazo, eliminado gran parte de sus complejidades técnicas y delegándolos en su proveedor Cloud.

Aunque hay muchos informes que ratifican con datos estas tendencias, basta señalar que los fabricantes de software ya desarrollan casi exclusivamente pensando en Cloud y la Nube es ya la tercera prioridad para los máximos responsables técnicos de las empresas españolas. En los próximos dos años, la adopción de IaaS pasará del 30% al 68% entre las empresas españolas, según la consultora Penteo. En nuestro caso, por ejemplo, estamos registrando un crecimiento interanual del 40% en nuestra división de Cloud Hosting. En opinión de Javier Martínez, Director Técnico de NetApp, “prácticamente todas las empresas emplean el cloud de alguna forma. Así como la mayoría de los clientes eran reacios a apostar por un único proveedor para la tecnología en sus instalaciones, optarán por trabajar con varios proveedores de cloud. La prevención de bloqueos, la influencia en las negociaciones o el simple deseo de elegir les llevará a buscar un cloud híbrido que no le cierre la puerta a ningún proveedor”. Desde HP también se afirma que el mercado cloud sigue en auge. Para Nieves Torrecilla, Especialista de Cloud de HP Iberia, “en este momento, el mercado Cloud se encuentra en plena expansión en el entorno empresarial y se configura como una de las grandes tendencias tecnológicas del momento. La realidad es que las empresas han encontrado en la nube una vía para ser más ágiles, flexibles y poder así ahorrar en infraestructuras TI, pero también están descubriendo las posibilidades que la nube ofrece para abordar su transformación de cara al futuro. Algunas consultoras como Gartner indican que el 60% del gasto total TI en 2020 será en Cloud. De hecho, es un área estratégica para HP que destaca en la actualidad por ser un foco de inversión y crecimiento de la compañía”. Y desde Kio Networks, su Director of Business Development, Hermann Ballesteros, afirma que “Cloud Computing se encuentra en el momento de mayor crecimiento y madurez. La automatización y orquestación de los recursos de la infraestructura como servicio es hoy posible, contando con la seguridad necesaria para hacer de la nube una opción viable y necesaria para la disminución de costes en las empresas. La consultora PENTEO calcula que entre 2015 y 2016 más del 65% de las empresas Españolas contarán con el Cloud en sus departamentos de TI, cifra que actualmente está en el 30%”.

A día de hoy, muchas empresas se preguntan aún por qué deben elegir soluciones basadas en Cloud. Desde DATISA afirman que en un primer momento –hace ahora algunos años- la gran ventaja del cloud para las empresas en términos de ahorro de costes, con una visión  táctica. En la actualidad, movemos –que no abandonamos- el foco de dicha visión táctica a una perspectiva más estratégica del negocio, buscando una mayor agilidad en los procesos  (por encima del intrínseco ahorro de costes); donde la pregunta que se hacen los gerentes de las empresas con la nube ya no es, cuánto ahorro, sino cuánto puedo crecer.

Por ello, la nube permite visualizar a las empresas otra serie de ventajas o prebendas más allá del consabido ahorro de costes. Hace pocos años, con el uso del cloud se buscaban soluciones concretas a problemas específicos. Hoy, la nube permite a la empresa ofrecer una visión más estratégica del negocio, aumentando la agilidad en los procesos del mismo.

Si uno de los principales argumentos que esgrimían los proveedores cloud hasta hace pocos meses era ese mismo ahorro de costes, hoy las empresas, grandes, medianas y pequeñas, ya no piensan sólo en eso. Su foco ha cambiado y ahora buscan la manera de poder crecer de manera eficiente. Y es en este sentido, donde la nube aporta una gran agilidad al negocio, no solamente en tareas periféricas (o secundarias), sino en el propio core business . En este sentido, un elevado porcentaje de empresas han movido ya una gran parte de sus infraestructuras a la nube; y las que todavía no lo han hecho, es porque se encuentran en fase de amortización de antiguos sistemas de TI; muy presumiblemente, según se cumplan las amortizaciones, el resto de empresas se irán “subiendo” a la nube como parte de su estrategia.

Y para dar mayor facilidad a todas las empresas, grandes o pequeñas, que quieran sumarse a disponer sus aplicativos en la nube, han de saber que la oferta actual es amplia, sobre todo dependiendo del tamaño de la compañía que desee implantar soluciones basadas en cloud. Para el portavoz de DATISA, “la madurez entre los proveedores de estas infraestructuras también es plena, con una oferta de cloud pública, privada, auto-gestionable, híbrida, etc. Así, vemos cómo hay empresas que prefieren construirse su propia nube mientras que otros se decantan por contratar nubes de terceros. Lo importante es que hay muchas opciones y que, entre todas esas posibilidades, no resulta difícil, encontrar una alternativa que convenza a unos y a otros.

Pero, con independencia del tipo de nube que se escoja, las ventajas que reporta este, digamos “sistema”, son indiscutibles: reducción del time to market, mayor escalabilidad, más flexibilidad,.. No obstante conviene recordar que también podemos “perder” algunos privilegios, como una posible personalización de nuestra nube”.

En definitiva, lo que se observa es una creciente oferta de servicios profesionales en la nube y que son subcontratados por muchas empresas. Por eso, en paralelo a los proveedores de infraestructuras de cloud, surge  -o se modifica- el perfil del CIO como un bróker de servicios. Esto es: mientras que en un modelo tradicional donde los sistemas de información residen en el cliente y es el CIO el responsable sólo de su área, al hablar de nube y servicios gestionados por terceros en nubes no propietarias, la actividad de los departamentos de sistemas girarán para identificar todas aquellas innovaciones donde el cloud permita transformar el negocio, con el foco puesto en hacerlo crecer.

Para quién

La utilización de soluciones basadas en cloud crece día a día, si bien es diferente el uso si se trata de una pyme o de una gran cuenta. El cambio en los últimos años se produce porque el factor de la reducción de costes, sobre todo en el caso de la pyme, empieza a no ser el elemento clave de elección, tal vez porque muchas empresas han comprobado las ventajas de la nube con su uso previo, y como ha funcionado de forma correcta, introducen nuevos elementos en la nube. Tal y como asegura Ángel Moreu, directora de cloud de IBM, “las empresas buscan combinar la innovación de las nuevas tecnologías sociales y móviles con los sistemas donde realizan las transacciones y guardan los datos. Cloud ayuda a empresas de todo tipo a afrontar los nuevos retos de la era digital: ayuda a manejar volúmenes grandes de información en tiempo real y al mismo tiempo adapta la infraestructura de la empresa a la demanda de forma dinámica”.

Pero a pesar de las ventajas y de que muchas grandes empresas ya trabajan en entornos cloud, siguen siendo reticentes en determinados aspectos. Al menos, esa es la opinión de Antonio Cortés, Gerente de Operaciones de Servicios de Infraestructuras de Gfi: “Las grandes empresa tienen todavía resistencia, excepto en Áreas muy concretas y no muy grandes. La ventaja principal es la mejora del “time to market” para ser más competitivos respecto a la competencia. También mejora la calidad de los servicios a través de la optimización y la estandarización de sus procesos técnicos, ya que en la actualidad realizar cambios en los procesos de servicio en las grandes compañías es muy costoso y el cloud es una de las formas de poder acometer dichos cambios”. Sin embargo, la mayoría de los actores considera que las empresas, independientemente de su tamaño, deberían apostar claramente por la nube porque les aporta numerosas ventajas. Así, Javier Cruz, director de desarrollo de negocio de soluciones de comunicación. Alcatel-Lucent Enterprise, afirma que “Para empresas que no quieren comprometer inversiones (porque no tienen clara la rentabilidad de dichas inversiones), las ventajas son claras: rápida adopción de innovaciones que pueden ayudarles en sus negocios con costes predecibles, basados en OPEX y con foco en las necesidades reales de negocio. Estas ventajas son aplicables tanto a pequeñas como grandes empresas. Aquellas empresas que deciden desplegar sus propias “nubes”, van a optimizar los recursos (software, servidores, redes de comunicación y contratos con proveedores de servicio) que precisan para soportar sus necesidades de TI/SI”. Y en la misma línea se sitúa Juan Manuel Robles, Director de Cloud Solutions en Arsys: “Cloud es una manera de consumir recursos IT y sus ventajas (flexibilidad, disponibilidad, eficiencia, facilidad de gestión, etc.) son transversales a cualquier empresa, de cualquier tamaño y sector, al permitir reforzar su competitividad a través de las IT de una forma más segura, eficiente e inmediata que con el modelo tradicional. Cada perfil de empresa está encontrando en Cloud la respuesta IT más indicada para su modelo de negocio, ya hablemos según el uso (SaaS, PaaS, IaaS) o el nivel de aislamiento y privacidad de sus recursos (Cloud pública, Privada o Híbrida). Simplificando, SaaS puede ser la mejor opción para los negocios tradicionales, pero IaaS suele ser muy indicado para la mediana y gran empresa y los profesionales IT (consultoras, desarrolladores, ISV…)”.

Tener datos en el cloud significa que se puede acceder a ellos con flexibilidad y desde cualquier punto del planeta, gozando de una gran escalabilidad y facilidad de acceso. Para ello, en el pasado, las organizaciones tenían que crear, albergar y mantener centros de datos. Esto implicaba mucho trabajo, mucha dedicación y un gran coste. Hoy en día es posible firmar contratos con proveedores de servicios cloud en poco tiempo, lo que brinda a las empresas un acceso y un alcance globales. Tal y como afirma Javier Martínez, Director Técnico de NetApp, “para las organizaciones más pequeñas y para las empresas de nueva creación, a menudo se trata de una decisión muy sencilla, que les pone en igualdad de condiciones frente a la competencia y que ofrece un acceso sin precedentes a soluciones de software para jóvenes y ambiciosos innovadores. Un número cada vez mayor de grandes empresas están descubriendo las ventajas de migrar sus datos al cloud, a menudo a través de arquitecturas híbridas que combinan implementaciones tanto en sus instalaciones físicas como fuera de ellas”.

La elección

A pesar del éxito de las soluciones en la nube y de que cada vez son más las empresas que están apostando por incorporar servicios cloud, no siempre se tienen claras cuáles son las necesidades, y bien por defecto como por exceso, son muchas las firmas que caen en la tentación de la moda cloud sin saber muy bien cuáles son las necesidades reales. En muchas ocasiones el obstáculo es el consejo directivo de una compañía el que hace que, normalmente guiándose exclusivamente por el ahorro de costes o por el retorno de la inversión a corto plazo, el que frena al CIO en sus pretensiones de apostar por un determinado proyecto. Si se produce esta situación, que es mucho más frecuente de lo que parece, a la larga, el coste será mayor y el supuesto ROI se habrá disuelto como un azucarillo. Sin embargo, parece que las empresas tienen más clara cuál debe ser la estrategia que deben seguir en el mundo cloud. Tal y como asegura João Carvalho, Director de soluciones y desarrollo de negocio de SAP España, “percibimos que tienen las cosas claras cada vez más. Las estrategias varían entre empresas más o menos innovadoras, pero sí tienen una estrategia claramente definida. Es recomendable para todo tipo de empresas. Lo que deberá decidir cada una, en función de sus necesidades, es si opta por un modelo 100% cloud o híbrido. Desde la perspectiva de SAP estamos convencidos de que la mayoría de las organizaciones optará por este último modelo, en el que combinen el uso de aplicaciones on-premise con cloud”. Y es que como asegura Nieves Torrecilla de HP, “la nube está disponible en sus diferentes sabores para satisfacer un amplio campo de necesidades tecnológicas. Empresas que requieren de un modelo de automatización de diversos entornos, así como organizaciones que desarrollen un número considerable de aplicaciones, y por supuesto, todas las empresas que son potencialmente consumidoras de software” y en la misma línea se sitúa el portavoz de Arsys: “La Nube es recomendable para cualquier empresa que quiera poner en marcha algún tipo de proyecto tecnológico y hacer crecer su negocio. Y eso, hoy en día, supone hablar de cualquier empresa, de cualquier tamaño y sector, porque las IT ya no son patrimonio de los grandes presupuestos y mucho menos ahora, con la irrupción del Cloud. Ya hablemos de proyectos que necesitan gestionar un único servidor, a pymes que requieren una plataforma más compleja sobre la que desplegar un auténtico Centro de Datos virtual, la gestión de recursos IT en Cloud es la mejor opción hoy en día. Lo más importante es que la empresa tenga claro que la Nube es el modelo de computación y externalización IT que le va a permitir mejorar los servicios que ofrece a sus clientes, internos y externos. La flexibilidad de Cloud y de soluciones que permiten ser más ágiles en las decisiones de negocio, sin complicaciones de ningún tipo”.

Pero no todo son parabienes. También hay quien cree que las empresas no están preparadas para la nube o no confían en ella. Tal es el caso del portavoz de Kio Networks quien asegura que “todo el mundo habla de la nube, de los tipos de nube (Pública, Privada, Hibrida) y de los modelos de prestación de servicios sobre esta (IAAS, PAAS, SAAS) pero cuando preguntas a cada quien sobre el tema, obtendrás definiciones distintas. Adicionalmente los informáticos de las empresas, grandes enemigos del cloud, suelen proteger su propia infraestructura ya que sienten que al migrar a cloud están perdiendo control de su territorio por lo que evitan, por lo general, plantearse estrategias al respecto a menos de que sea el departamento financiero o la dirección general quien les solicite esto puntualmente. Es cuando migran cuando entienden los grandes beneficios que ganan y el tiempo libre que ahora pueden dedicar a mejorar su negocio y/o sus aplicaciones, que es al final lo que realmente importa a sus empresas. La adopción de la nube es recomendable para todas las empresas y en el futuro no muy lejano será la manera estandarizada en que todo el mundo adquirirá capacidad de cómputo”.

Hacia la nube híbrida

Hay una serie de razones que están llevando a los usuarios a la nube, y lo creamos o no, poco tiene que ver con la propia palabra «nube».  Varias compañías tecnológicas están incorporando el nombre de la «nube» a sus ofertas por el simple hecho de poder decir que tienen una oferta en la nube. Pero no es esto lo que emociona a los usuarios; son las ventajas que aporta la propia nube: una inversión de capital cero que se convierte en gastos variables, costes variables bajos, elasticidad, más tareas completadas en menos tiempo y con menos recursos, centrar los recursos en aquello que diferencia a la empresa, etc. Todas estas ventajas solo están disponibles una vez la organización prescinde de la dependencia de infraestructuras físicas en sus instalaciones. Por estos motivos, Antonio Alonso, Director General para el sur de Europa, Amazon Web Services afirma que “vemos cómo muchas compañías ahora llaman a los servicios informáticos que ofrecen a través de sus centros de datos físicos como nubes «privadas».  Si nos fijamos, veremos cómo es la vieja guardia de entre las compañías tecnológicas la que está impulsando las tecnologías de nube privada. Estas compañías llevan 20 años operando con márgenes brutos de beneficio de entre el 70 y el 80%. La computación en nube y el modelo que impulsamos desde AWS no constituye un negocio con márgenes brutos elevados. Se trata de un negocio de márgenes reducidos, por lo que constituye una gran amenaza para estas compañías. Creo que es precisamente por esto que están fomentando las nubes privadas; porque no altera sus negocios y aún les reportan altos márgenes de beneficio”.

Pero el éxito de cloud, parece que va a venir de la mano de las nubes híbridas, mucho menos costosas que las privadas. En este sentido, Javier Martínez, Director Técnico de NetApp afirma que “los servicios de nube pública han venido para quedarse y, para la mayoría de las empresas, ofrecen una propuesta de valor atractiva. Para muchas compañías, sin embargo, renunciar a invertir en su propia infraestructura de centro de datos aún no es una opción. Con la expansión apresurada de su infraestructura hacia la nube pública sin implementar un dominio de gestión de datos dominante, las organizaciones tecnológicas pueden exponer rápidamente sus empresas a mayores riesgos. El caos resultante cuando hablamos del control de datos puede ser peor que no adoptar una nube pública en absoluto. Los directores de información deben planificar adecuadamente e implementar el control de datos en su departamento de tecnología y en entornos de nube privada antes de adoptar los servicios de nube pública. El control de datos debe tener en cuenta las necesidades empresariales, las necesidades de las tecnologías de la información y muchas necesidades externas como los requisitos de gobierno, normativas y cumplimiento de normativas”. Por su parte, el portavoz de Alcatel-Lucent cree que “para cualquier empresa que considere que determinados servicios necesitan de un trato o cuidado especial que prefieren mantener en el ámbito de la empresa. Hay empresas que prefieren hospedar servicios e información confidencial en “nubes” privadas, mientras que el resto lo prefiere confiar a un proveedor de servicio externo. En cualquier caso, las empresas deberán hacer un balance entre el nivel de confianza que desean o no conceder a un proveedor externo y los costes asociados”.

Pero, ¿qué ofrece la cloud híbrida que no ofrezcan las otras dos? La Cloud Híbrida combina lo mejor de la Cloud Pública y lo mejor de la Cloud Privada, pero la decisión depende de las necesidades y requerimientos del negocio. Para el portavoz de Arsys, la nube híbrida “es un modelo que aporta gran flexibilidad. Por ejemplo, si disponemos de una infraestructura en Cloud Privada o basada en servidores dedicados, alojada bien en un proveedor o bien en las propias instalaciones, y queremos ampliarla para poner en marcha ciertos desarrollos de pruebas, o vamos a tener una carga puntual o poco predecible de recursos (por causas estacionales o porque se va a realizar una fuerte campaña de publicidad en un determinado momento). En ese caso, ampliar los servidores de forma tradicional supondría un desembolso económico inicial muy elevado, pagando por recursos que no vamos a necesitar de forma continuada, sino de forma puntual. Sin embargo, apoyar nuestra Nube Privada en la Nube pública en una plataforma híbrida nos permite contar con esa capacidad que necesitamos a golpe de clic y mantener los requerimientos del negocio”.

Es también una cuestión del rendimiento de las tecnologías que forman parte de cada arquitectura de servicio. Es, por ejemplo, muy frecuente combinar entornos frontales en Cloud que crecen y decrecen de forma elástica a la demanda trabajando sobre un  back end de base de datos en cluster residente en servidores dedicados. El motivo de esta configuración híbrida radica en que, en función del entorno de base de datos, su rendimiento puede ser mejor que en entornos virtualizados.

En definitiva y como apunta el portavoz de Amazon Web Services, los motivos de para apostar por la nube híbrida viene porque“por lo que vemos con nuestros clientes, hay muchas empresas que tienen datacenters que aún no están listos para retirarlos. Y lo que realmente quieren hacer es combinar sin fisuras el uso esos datacenters con AWS. Es por eso que hemos trabajado tanto en los últimos años, y continuaremos haciéndolo, para crear capacidades que permitan a clientes como Samsung a trabajar en un modelo híbrido sobre AWS. Para facilitar a los clients este tipo de cargas de trabajo, en los últimos años hemos invertido para habilitar arquitecturas híbridas en áreas como redes integradas, control de acceso, copias de seguridad en la nube y la gestión a través de un panel único. Por ejemplo, hemos creado servicios como Amazon Direct Connect, VPC, AWS Storage Gateway, VM Import/Export, y soporte SAML 2.0, por nombrar algunos. Estamos siempre innovando en formas de facilitar la vida a nuestros clientes, y esta área no es excepción. Continuaremos haciendo inversiones en esta área mientras nuestros clientes nos sigan pidiendo que lo hagamos”.

Movilidad en la nube

Son tres los factores que están impulsando el progreso empresarial actual. Estos son la analítica de grandes datos, la informática en la nube y el nuevo modelo de relaciones, que está transformando las empresas tanto a través de las redes sociales y la relación online con sus clientes, como a través de la movilidad, tan revolucionaria hoy como lo fue Internet hace dos décadas. La informática en la nube lo que hace es acelerar la creación de soluciones de movilidad y las hace asequibles para todas las empresas. En este aspecto, Rufino Honorato, CTO y Director Preventa de CA Technologies, “la movilidad, como “punta de lanza” de la innovación digital, que está empujando la economía de las aplicaciones, está íntimamente ligada al modelo cloud. La movilidad aporta ubicuidad, acceso universal, time-to-market acelerado y, sobre todo, acceso a nuevos canales de ingresos y nuevos modelos de negocio que están revolucionando todas las industrias desde retail a banca. La movilidad, con su crecimiento exponencial, no podría producirse sin la existencia del modelo cloud, siendo dos fuerzas en el mismo fenómeno de la Economía de las Aplicaciones. Las herramientas alrededor de la movilidad y cloud no paran de crecer y de innovar, como por ejemplo las soluciones de gestión de APIs de CA Technologies que permiten conectar los datos de la empresa a los dispositivos móviles de manera sencilla y segura, o el acceso a servicios cloud y plataformas de desarrollo de aplicaciones móviles rápida y eficazmente”.

La movilidad es por tanto un elemento fundamental en el desarrollo de la nube. Uno de los pilares que más necesitan los servicios de movilidad es la disponibilidad de servicios en modo nube: tendremos acceso a aplicaciones y datos desde cualquier dispositivo en cualquier momento y geografía. En la actualidad, las aplicaciones colaborativas y de movilidad son las que están dando mayores pasos en entornos cloud computing. El mercado demanda cada vez más el acceso a información desde cualquier lugar, evolucionando hacia una mayor flexibilidad y movilidad. El auténtico valor de la nueva tecnología no es otro que la inmediatez en acceder a información de gestión en tiempo real lo que permite agilizar la toma de decisiones, evitar errores y minimizar los riesgos. El uso generalizado de dispositivos móviles, a través de los cuales es posible controlar el negocio desde cualquier lugar, aporta numerosos beneficios para áreas tan específicas como servicio al cliente, fuerza de ventas, trazabilidad en la entrega de productos, gestión de inventarios o gestión de rutas, pero también en términos generales ya que las empresas se benefician de un aumento de la productividad, reducción de costes, mayor calidad de servicio e incluso de la generación de nuevos modelos de negocio. La demanda generada por los usuarios obliga a los fabricantes a reforzar nuestra apuesta e inversión en soluciones de movilidad que faciliten el acceso a la información, no solo en los centros de trabajo, sino desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo. Por todo ello no es difícil entender por qué cloud y movilidad caminan de la mano, marcando tendencia en el sector de las TI. No obstante para Juan Manuel Robles, Director de Cloud Solutions en Arsys, “aunque estén relacionados, movilidad y Cloud son conceptos distintos. A grandes rasgos, la movilidad se basa en acceder a la información que necesitamos cuando la necesitamos e independientemente del dispositivo, pero Cloud va más allá y es una manera de consumir recursos IT como un servicio. Cloud aporta a la movilidad lo mismo que al resto de conceptos tecnológicos: un entorno más eficiente, flexible y seguro que la arquitectura tradicional. La movilidad ha sido uno de los grandes aliados en la expansión del Cloud porque, por sus características y crecimiento exponencial, ha hecho patente la necesidad de contar con una manera más flexible y eficiente para gestionar los recursos IT”. Sin embargo, para el portavoz de NetApp, la nube y la movilidad están íntimamente relacionadas: “Durante los últimos años se está hablando mucho de las ventajas que supone para las empresas la movilización de ciertos procesos y aplicaciones de negocio a cloud. Así, destacan algunos beneficios como el aumento de la productividad, la reducción de costes, el incremento de la satisfacción del cliente y de los empleados e, incluso, la generación de nuevos modelos de negocio innovadores posibilitados por las nuevas tecnologías móviles”.

Seguridad

Una tecnología que facilita la productividad, mejora la flexibilidad y supone importantes ahorros de costes tiene que tener algún pero y las compañías lo tienen claro: se llama seguridad. Al igual que sucedía cuando los primeros portales de comercio electrónico aparecían y los usuarios no se fiaban de dejar sus datos de la tarjeta de crédito, ahora tienen incertidumbre de alojar datos que son importantes para el funcionamiento de la compañía que no se sabe muy bien dónde pueden estar alojados. Pero, ¿realmente son preocupantes los riesgos que conlleva la nube? Las ventajas de las soluciones cloud son evidentes, pero también es cierto que son muchos los que todavía cuestionan riesgos relativos a la custodia de la información por los proveedores de servicios en la nube. A este respecto hay que decir que todavía se está trabajando en la estandarización necesaria para unificar las normas y niveles de servicio que los proveedores deban facilitar, pero podemos decir que siempre que busquemos servicios en la nube encontraremos una gran oferta y con una diferencia de costes importantes. Elo portavoz de CA Technologies, cree que “la flexibilidad y la ubicuidad implican una pérdida del perímetro tradicional, en los servicios cloud la información puede alojarse en nuestro CPD o en el de un proveedor, o en ambos a la vez, es difícil construir un perímetro de protección en un entorno sin barreras, y éste es uno de los principales riesgos de este modelo. El nuevo perímetro es la Identidad Digital, y las nuevas vías de comunicación son las APIs que los proveedores cloud y SaaS ponen a nuestra disposición. En el nuevo modelo cloud es necesario cambiar el modo de aproximarse a la seguridad”.

José Luis Laguna,  Systems Engineer Manager de Fortinet, enfoca el tema de la seguridad desde otra perspectiva. En su opnión, “si nos fijamos en la Disponibilidad, probablemente el Cloud es capaz de proporcionar mejores niveles de disponibilidad a un menor coste para los clientes finales, que las soluciones tradicionales; si nos fijamos en los criterios de Integridad y Confidencialidad, es quizás donde algunos clientes pueden  tener mayores reticencias y por lo tanto decidan no llevar al Cloud servicios con información sensible. Sin embargo estas mismas organizaciones que no confían su información sensible a los proveedores Cloud, tienen la necesidad de compartir la información con sus clientes y proveedores, de modo que esta información sensible tiene que ser finalmente accesible a través de internet, donde existen las mismas amenazas que afectan también a los proveedores del Cloud. Para proteger la información tanto los departamentos de TI, como los proveedores Cloud, potencialmente pueden implementar las mismas medidas de seguridad, si bien un buen proveedor de servicios en la nube puede disponer de más recursos a un menor coste para sus clientes a la hora de implementar y monitorizar los sistemas de protección. En definitiva, el nivel de Seguridad proporcionado en un servicio en el Cloud dependerá de las medidas implementadas por el proveedor de dicho servicio. Por este motivo es muy importante consultar (antes de contratar el servicio) las medidas llevadas a cabo por el proveedor para asegurar los niveles de disponibilidad, integridad y Confidencialidad, tales como la redundancia de Data Centers y ubicación física de estos, redundancia de la conectividad y los sistemas de información, equipamiento de protección frente a amenazas, copias de seguridad, Mecanismos de autenticación para el acceso, etc”.

Otra de las empresas especializadas en seguridad, Trend Micro, tiene claros cuáles son los riesgos que ahora mismo afectan a la nube. Francisco Verdugo, responsable del negocio de seguridad en Data Center y Cloud de la compañía, cree que “en la seguridad y en la opacidad en cuanto al tratamiento de los datos.En Trend Micro creemos que es aquí donde están los principales peligros de la nube. Últimamente se están dando muchos casos de grandes empresas afectadas por Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) o ataques dirigidos que han conseguido extraer datos confidenciales de sus servidores sin que esos usuarios se dieran cuenta de ello. Este tipo de amenazas y ataques se producen por no prestar atención al panorama del malware actual; los ataques son ahora dirigidos a víctimas específicas y debemos, además de aprovisionar nuestras máquinas con herramientas antimalware de última generación, protegernos de un modo especial si nuestra información está alojada en servidores remotos (nubes) que no vemos ni gestionamos nosotros. Por eso, una solución de protección mediante encriptación va a proteger nuestros datos forma personaliza y evitará también que se produzcan accesos que nosotros no queramos permitir”.

Sin embargo y como señala Nieves Torrecilla de HP, “es preciso dejar claro, que no existe una verdad absoluta en materias de seguridad y nada prueba que los modelos de TI tradicional son más seguro que un servicio en la nube, sobretodo porque la nube cuenta con mecanismos de seguridad mucho más avanzados. Un fallo en la nube puede ocasionar, entre otros, importantes problemas de disponibilidad y seguridad, como son la interrupción más o menos prolongada de los servicios, o la fuga, destrucción y uso fraudulento o indebido de datos e información sensible. Todo ello puede comprometer muy gravemente la actividad de la organización y ocasionar importantes perjuicios a sus clientes. Estos son aspectos realmente críticos en los que las compañías que ofrecemos soluciones y servicios Cloud estamos poniendo un foco especial. En este sentido, en HP estamos  desarrollando soluciones con una alta disponibilidad, latencia reducida y muy alta seguridad, equivalente a si la infraestructura estuviera dentro de la propia organización”.



La presión que sienten los CIOs se cura con Cloud Computing

Jose Femenia, director de marketing y comunicación de  Alcatel-Lucent Enterprise para España y Portugal

Ya hay informes mundiales que destacan que siete de cada diez profesionales TI (70%) están bajo una creciente presión de altos ejecutivos y empleados de la llamada generación Millennials para configurar, desplegar y dar soporte a un espacio de trabajo más flexible, competitivo e inalámbrico. Estos perfiles profesionales piden espacios más colaborativos en el entorno de trabajo.

Los estudios más recientes sugieren que la creación de un lugar de trabajo ágil y totalmente inalámbrico pasará pronto de ser una opción a una necesidad. Además de ser una importante ventaja competitiva, los líderes empresariales admiten los beneficios de este enfoque que, ya en nuestro país, comienza a determinar un nuevo modelo de entorno laboral que contribuye (de forma probada) al aumento de la productividad y al ahorro de costes.

La nueva generación de trabajadores aprieta fuerte a los CIOs. Para el personal TI de cualquier empresa, abrazar la nube se erige como una buena solución para integrar y aplicar las tecnologías móviles, sociales y de bigdata en el entorno de trabajo. Además, las empresas con alta adopción de la nube consiguen casi el doble del crecimiento en ingresos y beneficios brutos, que el de empresas similares que aún no han integrado en sus estructuras soluciones de Cloud Computing. Con todo, es preciso no perder de vista las infraestructuras tecnológicas existentes para maximizar la rentabilidad de la inversión.

Los grandes beneficios del Cloud Computing

La clave consiste en decidir correctamente qué datos y qué aplicaciones encajan mejor en dónde y en que a través de un eficiente plan de integración de soluciones Cloud en la empresa, las compañías aprovecharán dos elementos fundamentales para mejorar su competitividad: la eficiencia TI y una mejora de la agilidad de negocio.

El Cloud Computing ofrece modelos de despliegues escalables, que racionalizan el uso de los recursos y mejoran el acceso y la utilización de la infraestructura TI, bajo demanda, en tiempo real y a un coste asequible donde    se consolida cada vez más el pago por uso (modelo elegido por proveedores de servicio para favorecer la innovación y la adopción de nuevas capacidades sin comprometer inversiones)

Por otra parta, la posibilidad de escalar las soluciones Cloud bajo demanda, contribuye a un correcto rightsizing de la infraestructura en las empresas y erradica en las organizaciones la necesidad de sobre-provisionamiento para cubrir los picos de demandas, que pueden ser atendidos con agilidad mediante soluciones cloud computing diseñadas a la carta.

El Cloud Computing maximiza el retorno de la inversión en TI y es la mejor herramienta para mejorar el time to market. La nube ofrece fórmulas para desarrollar de manera más rápida y eficiente aplicaciones de nueva generación, lo que hace posible desplegar nuevos negocios en horas en vez de días, semanas o incluso meses. La nube, se convierte así en un poderoso aliado para las organizaciones, ya que pueden desplegar aplicaciones críticas de manera más sencilla que con la infraestructura TI tradicional, lo que les permite adaptar, cambiar y  mejorar sus servicios TI. Claro que conocer las variables a considerar para elegir correctamente el proveedor de Cloud debe ser un imperativo para los CIOs de las empresas, cuyo doble objetivo pasa por transformar y operar el negocio.


Startups, ¡usad el Cloud Computing para apoyar vuestro crecimiento!

Por Antonio Alonso Lopez, Director General para el sur de Europa, Amazon Web Services

Las startups siempre han buscado la optimización de costes, tiempos y gestiones administrativas. De hecho, buscan ahorrar costes y demostrar un gran potencial de innovación para imponerse en sus segmentos de mercado. Esto por esto que las start-ups optan cada vez más por los servicios informáticos en la nube.

Ahorrar desde el principio

Implementar una infraestructura tradicional es un proceso largo que exige una importante inversión inicial, así como tiempo y personas cualificadas para la implementación y gestión diaria. Las startups normalmente no cuentan con recursos financieros ni tiempo para dedicarse a las infraestructuras TI, ya que suelen estar más centrados en ofrecer un producto o servicio de calidad a los consumidores y a temas relacionados con el lanzamiento de su negocio.

Además, la instalación de una infraestructura TI física requiere de una cuidadosa planificación de las necesidades, ya que es particularmente caro y consume mucho tiempo añadir nuevas capacidades. Por el contrario, la infra-utilización de la infraestructura conduce a pérdidas que pueden ser devastadoras para una estructura cuyo flujo de caja no es estable. Por esta razón el cloud computing parece ser una buena solución para las startups que no disponen de un historial de años para poder predecir sus necesidades futuras y que tienen recursos financieros limitados al comienzo de sus actividades.

Muchas de las startups de mayor crecimiento y éxito construyen y escalan su negocio en AWS, es el caso de Airbnb, Pinterest, Dropbox, Dropcam, Flipboard y SmugMug. Una de las razones por la que la mayoría de estas nuevas empresas se quedan en AWS es porque ahorran cada vez más con AWS conforme se van escalando. Estas son startups muy significativas, muchas de ellas ya han pasado la fase de startup y se han convertido en grandes compañías que han crecido más allá de los 50.000 dólares al mes. Y siguen felizmente creciendo con AWS.

Tener la estructura de un gigante

Que los pequeños negocios se suban a la nube se debe en parte a que los pone al mismo nivel que las grandes organizaciones, simplificando el proceso de creación de una infraestructura TI fiable y escalable y favoreciendo el surgimiento de grandes proyectos internacionales.

La nube permite el lanzamiento de nuevas aplicaciones en solo unos minutos y en cuanto surge la necesidad. De este modo, las startups pueden desplegar, al igual que las grandes compañías, cientos o miles de servidores en minutos sin la lentitud burocrática. Esto es una ventaja para las startups que gestionan un número limitado de proyectos con un presupuesto ajustado, y que no tienen la posibilidad de dedicar recursos internos a la implementación y gestión de una infraestructura, que además no suele ser su negocio principal. La simplicidad de construir una infraestructura en la nube permite a las startups ser más reactivas con el mercado y responder mejor a sus clientes.

Alcance global en minutos

Además de la sencillez de la puesta en marcha, gracias a la nube también es posible desplegar una infraestructura global en cuestión de minutos. Por el contrario, es difícil ofrecer un buen servicio a usuarios de todo el mundo con una infraestructura convencional, que incita a las startups a centrarse en una sola área geográfica para ahorrar tiempo y dinero y asegurar a sus clientes una buena experiencia.

Hoy en día, gracias a la nube es posible desplegar fácilmente una aplicación en todo el mundo, permitiendo a las empresas ofrecer la tasa de latencia más baja y una experiencia de usuario óptima a bajo coste. Las empresas ya no necesitan estar físicamente ubicadas en un país para llegar a los clientes locales y ofrecerles sus servicios.

Ser visible

También hay que añadir que muchas firmas de capital riesgo, que buscan invertir en capital de compañías con fuerte potencial, valoran más a las compañías que optaron por el cloud computing en su toma de decisiones. Algunas de estas firmas de capital riesgo dicen claramente que solo invierten en negocios que son globales desde el primer día. Y el uso de soluciones en la nube se considera un requisito esencial antes de invertir en startups, ya que puede reducir el riesgo de cash flow y tranquiliza a los inversores sobre el futuro financiero de la compañía. Además, las startups web que eligen un modelo ágil y fiable desde el principio están creciendo rápidamente, aumentando su visibilidad y, por extensión, su número de usuarios.

Con el apoyo de un experto

Las startups necesitan estar apoyadas desde el comienzo de sus proyectos. Necesitan tener los recursos adecuados, soporte técnico, y, si fuera necesario, acceso a formación que les ayude a diseñar aplicaciones en la nube seguras, sofisticadas y escalables.

Es por esto que AWS ofrece a las startups el programa AWS Activate, diseñado para ayudar a las startups a familiarizarse rápida y fácilmente con la nube de AWS, a la vez que pone a su disposición los recursos que necesitan para volverse operativos en nuestra plataforma. Tienen acceso a soporte técnico, así como a formación online y sesiones formativas individuales para ofrecerles el mejor apoyo en sus proyectos.



Pasarse a la nube: las ventajas

La gran ventaja de la nube es que brinda a empresas de todos los tamaños acceso a soluciones de almacenamiento, computación, bases de datos y otras muchas tecnologías siguiendo un modelo de pago por consumo, desde cualquier punto del planeta. Cualquiera que cuente con conocimientos de informática básica, una idea y una tarjeta de crédito puede acudir a aws.amazon.com y conseguir acceso a infinitos recursos de computación y almacenamiento bajo demanda, pagando exclusivamente por lo que consuman.

Las ventajas de la computación en nube se puede resumir en cinco características clave: No requiere inversiones de capital, permiten pagar únicamente por lo que se usa, ofrecen elasticidad en su capacidad, gran agilidad y velocidad en implementaciones y brinda a las empresas la capacidad de centrarse en sus actividades clave. En AWS dan las claves principales:

  • No requiere inversiones de capital: esto significa que las empresas no tienen por qué invertir su capital en servidores o centros de datos.  Esto les permite traducir las inversiones de capital en gastos variables, lo que representa una gran ventaja para las empresas que no quieren invertir su capital en infraestructuras.

  • Pague únicamente por lo que use: el uso de la computación en nube no comporta gastos adelantados ni tarifas de ingreso, no requiere contratos ni permanencias. Los clientes pagan únicamente por lo que consumen y cuentan con la flexibilidad para elegir el modelo de precios que mejor se adapte a las necesidades de su negocio.

  • Capacidad elástica: los clientes tienen la posibilidad de aumentar y reducir la escala de sus servicios y, gracias a la nube, no tienen por qué mantener un exceso capacidad de computación que no necesitan.  Además, la nube permite a aplicaciones y negocios expandirse de forma orgánica, tan rápidamente como lo necesiten.  Cuando el cliente ya no necesite esta capacidad, podrá prescindir de ella con la misma inmediatez.

  • Velocidad y agilidad de implementación: en la nube, las organizaciones pueden moverse mucho más rápidamente sean cuales sean sus proyectos.  Así, las organizaciones pueden reunir una gran capacidad de servidores en cuestión de minutos, en lugar de tener que esperar días o incluso semanas a que se los asignen, lo cual representa una gran ventaja en un mundo en el que una diferencia de milisegundos puede traducirse en una gran variación en los beneficios. Como ejemplo de una organización financiera española que se ha beneficiado de ello es Bankinter. Bankinter ejecuta simulaciones de riesgo financiero en la nube con el fin de evaluar la salud fiscal de sus clientes. Al incorporar la nube a su entorno de TI, Bankinter ha conseguido reducir el tiempo que requería para ejecutar sus simulaciones, pasando de 23 horas a tan solo 20 minutos.  Además, Bankinter estima que el uso de la nube ha permitido a la compañía gastar una centésima parte del gasto que habría tenido que realizar en hardware.

La capacidad para centrarse en las actividades clave: al valerse de la computación en nube, los clientes pueden aprovechar unos recursos de ingeniería reducidos y, en lugar de invertirlos en mantener operativas sus infraestructuras, que no es un aspecto clave de ninguna compañía como parte de su actividad, pueden invertirlos en proyectos que potencian la rentabilidad de sus ofertas de cara a sus clientes y permiten a la empresa diferenciarse frente a sus competidoras.