Fernando Jofre

Según el último Índice de Riesgo Cibernético Mundial (CRI) elaborado conjuntamente por Trend Micro y el instituto Ponemon, y correspondiente al análisis realizado durante el segundo semestre del pasado año, resulta que el 18% de las empresas españolas cree que sufrirá alguna vulnerabilidad en 2022.

De tal manera que el trabajo remoto y la infraestructura cloud son los principales riesgos para las organizaciones.

Nada menos que el 76% de las organizaciones globales creen que serán atacadas con éxito en los próximos 12 meses, y de ellas, un 25% estima que será “muy probable” y “probable” el 30%.

Todas las cifras anteriores, son “creencias”, pero ahora abordemos realidades…

En este mismo documento el 84% de las organizaciones encuestadas afirma haber sufrido uno o más ciberataques con éxito en los últimos 12 meses, y esta cifra desciende a un 29% en España. Casi una de cada tres.

Pero más de un tercio de los encuestados reconoce que esa cifra de ataques era de siete o más en esos doce meses, y concretamente en España nada menos que un 18% había sido víctima de ese rango de ataques.

¿Qué es lo que más preocupa a nivel mundial? No sorprende la respuesta la verdad… El ramsomware, el phishing/ingeniería social, la denegación de servicio (DoS), las redes de bots y los ataques man-in-the-middle. Evidentemente las consecuencias negativas de estas acciones son la pérdida de datos, el coste de consultores expertos externos y la pérdida de clientes.

Quizá precisamente la adecuación al nuevo escenario cloud y al trabajo remoto se haya hecho aceleradamente a raíz de la pandemia, y necesite cierta revisión.

Ante esta realidad, si el 18% de nuestras empresas cree que va a tener problemas de ciberseguridad, resultaría imperdonable que los autónomos y pymes no aprovecharan recursos como el Kit Digital para mejorarla. Cierto es que 125 € por dispositivo de los empleados no es mucho, pero algo seguro que se puede hacer.