jose manuel de riva ametic operadoras
jose manuel de riva ametic operadoras

Se aproximan las elecciones y, aunque no ocupa un lugar prioritario en la agenda de los políticos ni en sus programas electorales, las Tecnologías de la Información se cuelan en algún que otro debate, sobre todo si sirve para espolear al adversario. Para hablar de los últimos cuatro años, así como de las prioridades que tendría que establecer el futuro Gobierno a partir del 21 de diciembre, hablamos con el presidente de Ametic, José Manuel de Riva.

Por Manuel Navarro Ruiz

¿Cuál es la situación del mercado tecnológico español más allá de las cifras?

El mercado tecnológico español vive un momento importante por la relevancia de las tecnologías en la situación socioeconómica actual. La necesaria transformación digital (llamada por algunos la cuarta revolución industrial) que se antoja imprescindible para todos los sectores productivos y ámbitos de servicio a los ciudadanos, sitúa al mercado tecnológico en un punto clave para posibilitar el avance y la modernización de las empresas, las Administraciones Públicas y la sociedad en general.

En lo económico, es positivo ver como el hipersector español ha vuelto a la senda del crecimiento, donde esperamos que pueda mantenerse en los próximos años. Para ello, es importante no perder la perspectiva de que depende de nosotros acometer con profundidad esa transformación digital, conscientes eso sí de que es un proyecto que debe planificarse y acometerse con un alto grado de profesionalidad.

¿En qué se tendría que centrar el próximo Gobierno para potenciar este sector?

Desde AMETIC trazamos entendemos prioritarias tres grandes líneas de actuación.

Primero, se debe trabajar en el fortalecimiento del propio sector TIC como industria y como elemento transformador. Es importante que en el discurso del Gobierno tenga más en cuenta a las tecnologías como eje de modernización, otorgándole el valor estratégico que se le supone, dando ejemplo al resto de la sociedad y marcando el camino a seguir.

En segundo lugar, nos encontramos el hito de conseguir un Mercado Único Digital en los términos establecidos recientemente por la Unión Europea. Un mercado en el que se fomente el diálogo y el comercio entre países europeos, promoviendo reglas comunes y, en definitiva tratando de incrementar el potencial de la industria digital.

Tercero, es importante potenciar la ya mencionada transformación digital, tanto de nuestro tejido productivo, como el de las propias Administraciones Públicas.

Como complemento a estos puntos, cabe citar que iniciativas que permitan establecer una hoja de ruta, así como realizar un seguimiento de las acciones y los objetivos son aplaudidas desde el sector, siempre y cuando se les dote de recursos, se establezca el debido diálogo con la industria y se realice un seguimiento real, permanente y transparente.

Alguien que quiera buscar alguna referencia en los programas electorales de los partidos políticos sobre las propuestas TIC para la próxima legislatura no encuentra prácticamente nada, ¿no da votos o simplemente no interesa?

Es una realidad que se conoce y en la que se viene trabajando desde el sector. Además, venimos encontrando un cierto desequilibrio entre la teoría y la práctica; aparentemente los responsables políticos son conscientes de la importancia de las tecnologías y así nos lo transmiten, pero a la hora de plasmarlo en propuestas concretas, no ocupamos el papel que deberíamos tener en relación con nuestra relevancia.

¿Qué hay que mejorar en la relación empresa TIC / Administración Pública?

Primero de todo, la Administración debe comenzar por ser consciente de que la transformación digital del país comienza con su propia transformación. Es cierto que existen muchas iniciativas relacionadas con este proceso, pero todavía queda un largo camino para tener una verdadera Administración Digital y sin papeles. Es necesario fijar unos plazos y objetivos ambiciosos, así como dotarlos de los recursos presupuestarios correspondientes.

Una vez que en la Administración pública existe la voluntad de transformarse, es importante trabajar en optimizar la comunicación y la colaboración Empresas-Administración. Es fundamental que la empresa privada sea una parte clave en la identificación de las necesidades del sector público, así como en la definición de las soluciones. Es decir, es necesario que se convierta en un auténtico socio tecnológico de la Administración, en contraposición con el modelo actual, en que el papel de las empresas en la decisión de la mejor de las soluciones a las necesidades de la Administración se ve muy limitado pudiendo solo participar en las licitaciones de soluciones muy delimitadas.

¿Cómo valora estos cuatro años de legislatura? ¿Qué se ha hecho bien? ¿Y mal?

La legislatura se ha visto marcada por una contención del gasto público muy importante y, lamentablemente, el ámbito de las TIC no ha sido una excepción. Los programas y medidas han evolucionado lentamente, habiéndose echado en falta el apoyo y liderazgo político del máximo, que podría haber aportado el carácter estratégico y el impulso necesarios.

Si hemos de destacar algunas iniciativas de esta legislatura, no podemos dejar de citar la aprobación de la Ley General de Telecomunicaciones, como clara contribución al desarrollo del sector, y la Agenda Digital para España, siendo esta última muy positiva como iniciativa para la mejora digital del país, si bien no exenta de la escasez de recursos y dinamismo que venimos comentando.

>