VASS y CEPREDE han presentado su nueva entrega del informe TIC Monitor, el cual recoge que las empresas de servicios siguen de capa caída en comparación con las del ámbito TIC tras la pandemia por Covid-19. En total, son 6 puntos porcentuales los que separan ambas áreas de negocio. 

Esta situación se refleja en la evolución de la cifra de negocio, que cae un -13,5% en términos interanuales que mejora la entrega del mes anterior y va consolidando una tendencia lenta pero constante desde el mes de mayo gracias a las flexibilidades tecnológicas que tiene la propia actividad y que le otorgan una mayor resiliencia. 

“Es una situación estacionaria, donde los puestos de trabajo que se destruyen son por el momento compensados con los que se crean. No obstante, hay una muy potente base de empresas ágiles y dinámicas que permanecen combativas en un mercado que es de los que, sin ninguna duda, van a salir reforzados de esta crisis”, explica Antonio Rueda, director de VASS Research y responsable de TIC Monitor.

Desconfianza y empate de opiniones de los empresarios según TIC Monitor

Si el mes pasado, el 62,5% de los empresarios confiaba en un crecimiento de la facturación hasta final de año, este mes cae al 50,9% debido al recrudecimiento de la segunda ola. Lo mismo sucede en el ámbito de la creación de empleo neto con una caída del indicador de los +14,3 puntos hasta los +7 puntos en una escala de +/-100.

El informe recoge que las empresas de servicios siguen de capa caída en comparación con las del ámbito TIC tras la pandemia por Covid-19

Y es que, solo un 53,5% de los empresarios del sector TIC esperan una creación neta de puestos de trabajo a corto plazo (noviembre- diciembre- enero). En comparación con los datos de la UE-27, las empresas TIC empeoran también sus expectativas en ambas facetas, pero lo hacen sólo ligeramente y mantienen en ambos casos mejores registros que las empresas españolas. 

“Tanto en actividad como en empleo, octubre ha distanciado a España de Europa, por ese empeoramiento diferencial de la segunda ola y la particular incertidumbre política derivada de una siempre compleja negociación de mayorías, torturada por la heterogeneidad de un hemiciclo instalado definitivamente en la radicalidad”, concluye Rueda.