hp csic vacuna anticovid

El descubrimiento de una vacuna que elimine el Covid-19 parece la única opción de acabar con la pandemia. En este sentido, el CSIC es uno de los centros mundiales en los que las tareas de investigación llevan más tiempo en desarrollo. El apoyo de las compañías privadas, entre ellas las tecnológicas, es fundamental también para acelerar el descubrimiento de la vacuna.

Una de las empresas que más está colaborando con diferentes entidades y organizaciones es HP. Y, en nuestro país, acaba de anunciar la donación al CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de su dispensadora digital HP D300e para el estudio y análisis de la interacción de las proteínas “pico” del COVID-19 con anticuerpos de suero de pacientes positivos y su posterior monitorización para alcanzar la inmunidad total contra el virus.

En HP creemos que la combinación de ciencia e innovación en esta emergencia sanitaria ha supuesto un valor diferencial en la lucha contra esta pandemia. Desde el primer día, nuestro compromiso se ha centrado en ayudar a las personas y la sociedad, y luchar en primera línea contra la enfermedad”,  afirma Helena Herrero, presidenta de HP para España y Portugal. “Desde iniciativas enfocadas a la impresión 3D para la producción de material sanitario, hasta ayudar a las empresas y a nuestros clientes a mantener sus infraestructuras IT para hacer frente a la nueva realidad económica, así como proporcionar nuestra experiencia de 80 años en innovación, que nos ha permitido adaptar nuestra tecnología de impresión para ayudar acelerar la producción de una vacuna que permitirá salvar vidas”.

El CSIC utilizará la dispensadora digital de HP, para investigar cuestiones clave a la hora de conocer cómo reacciona la proteína SPIKE del COVID-19 en la población más expuesta a la enfermedad o que presenta mayores factores de riesgo o patologías que les hacen más vulnerables a la enfermedad como es el caso de profesionales sanitarios, fuerzas de seguridad, personas de avanzada edad o grupos de riesgo. También contribuirá en la investigación de nuevos fármacos capaces de controlar la interacción del receptor ACE2 de la proteína S del COVID-19, principal puerta de entrada del virus; y mapear la proteína “pico” del SARS-COV-2 utilizando distintos fragmentos y epítopos de proteínas, entre otros.

El CSIC utilizará la dispensadora digital de HP, para investigar cuestiones clave a la hora de conocer cómo reacciona la proteína SPIKE del COVID-19 y poder desarrollar una vacuna

Esta bio-impresora permite una dispensación o “impresión” más rápida y fiable de moléculas pequeñas y biomoléculas directamente en las placas de ensayo. Esta tecnología funciona de una forma similar a los cartuchos de microfluidos de las impresoras de tinta, con la diferencia de que dispensa sin contacto volúmenes de 11 picolitros a 10 microlitros de moléculas pequeñas de forma rápida y precisa.

Esto se traduce en una optimización de las muestras, consiguiendo resultados más rigurosos y consistentes en comparación con la manipulación manual y la reducción significativa de los costes y del tiempo dedicados al descubrimiento de nuevos fármacos y en campos como la genómica y la investigación proteómica.

Con la ayuda de la tecnología de HP, el CSIC espera tener las proteínas “pico” recombinantes del COVID-19 en un par de semanas y desarrollar el estudio que, previamente validado, se aplicará de forma masiva a la población.

Laboratorios y centros de investigación de todo el mundo ya utilizan la dispensadora digital como el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que cuenta con este sistema en cuatro áreas regionales de su Red de Laboratorio de Resistencia Antibiótica (AR).