Ingecom ha dado a conocer las medidas que deben seguir las farmacéuticas para evitar los ciberataques en estos momentos en los que la vacuna ya ha salido a la luz. La compañía dispone de soluciones de fabricantes como SealPath, Forcepoint y Bitdefender, entre otros, para prevenir que la información sensible sea hackeada.

La industria farmacéutica, así como los organismos oficiales de Sanidad, se enfrentan no sólo a una batalla contrarreloj para tener lista la vacuna contra el Covid-19 lo antes posible, sino también para impedir el hackeo de estos documentos confidenciales.

“En los últimos ransomwares, se ha visto que los atacantes realizan un doble chantaje que ocasiona un daño reputacional y un daño económico. Extraen los datos de las organizaciones y si éstas se niegan a pagar, les amenazan con publicar en Internet su información crítica”, afirma Javier Modúbar, CEO de Ingecom.

Qué pueden hacer las farmacéuticas para evitar los ciberataques 

El primer paso a dar es que las organizaciones cifren los datos con tecnología IRM para determinar en todo momento quién accede a la información, a qué datos, con qué permisos y desde dónde, es decir, tanto dentro como fuera de la compañía.

Ingecom ha dado a conocer las medidas que deben seguir las farmacéuticas para evitar los ciberataques 

Adicionalmente, hay que evitar la fuga de información accidental o por exfiltración con una solución de DLP que prevenga la pérdida de datos detectando potenciales brechas de datos o transmisión de los mismos mediante el monitoreo, detección y bloqueo de información sensible mientras está en uso, en movimiento y en reposo.

Finalmente, para garantizar la seguridad de la información, necesitamos también implementar una solución de seguridad XRD que evite y de respuesta a los incidentes de seguridad maliciosos que quieren robar la información, tipo ransomware o ataques dirigidos.