Por definición los fabricantes de tecnología han de marcarse como objetivo poner a disposición del mercado las soluciones que mejor solución den a los múltiples requerimientos y desafíos que el día a día les plantea de modo permanente, más allá de las propias tendencias del mercado.

Las multinacionales y grandes corporaciones, que cuentan con abultados presupuestos y recursos, disponen siempre de la más novedosa tecnología y de los equipos más profesionales. Sin embargo, en las pequeñas y medianas empresas, con recursos mucho más limitados, los sistemas de impresión suelen alargar su vida útil más años de los que, en principio, sería aconsejable. Pese a esta realidad, las PYMES no pueden dejar de contar con sistemas de impresión eficaces, que les permitan competir con las grandes compañías en imagen de calidad, en sus materiales gráficos, y en sus comunicaciones.


En este sentido, las PYMES necesitan equipos que impriman sus documentos corporativos con calidad profesional y que, no solo ofrezcan calidad de impresión, sino también la posibilidad de imprimir profesionalmente sobre una amplia variedad de soportes. 


La introducción del láser/LED color en el segmento de la PYME contribuye de forma importante al ahorro de la empresa, ya que con programas de coste por copia adecuados, este tipo de empresas, que en nuestro país viene a ser el grueso del tejido empresarial, puede amortizar rápidamente el equipo, al tiempo que pueden internalizar las impresiones de documentos corporativos en múltiples soportes de papel.


La amplia variedad de equipos que actualmente conviven en el mercado hace que la única cuestión a decidir sería cuál es la impresora más conveniente y que mejor se ajusta a las necesidades de impresión de cada cliente.


OKI ha venido desarrollando en los últimos 20 años soluciones que han permitido popularizar una serie de tecnologías de impresión, a las que buena parte de los usuarios profesionales carecían de acceso. Por eso, el fabricante nipón es capaz de respaldar a la PYME con equipos que proporcionen máxima durabilidad y mínima intervención por parte del usuario, y que como en el caso de la C500 introducen mejoras tecnológicas de diseño que contribuyen a tal fin, como es una unidad de imagen (tambor) por separado y cartuchos de impresión (tóneres) independientes y fáciles de reemplazar, mejorando la duración del tambor.


Entre las ventajas que la impresora puede proporcionar a la empresa se encuentran las siguientes:

  • Precios que se encuentran en torno a 300 €
  • Alta calidad, fiabilidad y coste ajustado.
  • Potente rendimiento, con una rápida impresión de 26ppm a color y 30ppm en monocromo.
  • Funcionalidad inteligente modo ECO, agiliza automáticamente pequeños trabajos y reduce el consumo de energía.
>